Ríndete a ti mismo. Cómo y cuando rendirte.

David Trias
David Trias

Ríndete a ti mismo,  es una de las prácticas con el rayo azul y sus minerales correspondientes es la de la rendición a uno mismo.

Aquí hay mucha tela que tejer, y muy gruesa si me permites dar un toque de humor a este tema tan sutil. Es el de los más fáciles y difíciles a la vez, es de las más rápidas y lentos a los que le solemos dedicar poco tiempo, pero más del que nos nace.

LA RENDICIÓN ES SOLO A UNO MISMO.

Tengo que reconocer que aquí me divierto mucho con las personas que compartimos esta práctica porque, a menudo, es tan evidente y tan sencillo, que parece imposible que no lo vea;  la persona lo tiene delante de sí misma de una manera tan obvia (desde fuera) que solo tiene que estirar la mano y darse un empujón hacia el interior de la tierra.

Y no lo hace, y le va dando vueltas al huevo buscando la puerta de entrada, y por muchas vueltas que le dé, no hay puerta, es ser o no ser, en sentir, dejarse ir, cerrar los ojos y aparecer dentro del huevo. Entonces es cuando nos miran sonrientes y nos repiten; “que fácil y que difícil era, Que lento y que rápido”. Y suelen suspirar un “por fin”

La rendición es solo a uno mismo, y muuuy importante para aquellos que leen demasiado rápido y después empiezan a crear otras cosas, solo a uno mismo.

A nada ni nadie más. Sobre todo y por lo que más quieras que espero que ya hayas aprendido que eres tú. No entres ni en tratos ni en formaciones, ni en meditaciones ni cortinas de humo que no sean así de claras, sencillas y directas: Solo un ser se puede rendir al mismo.

Cuando estemos practicando, estarás consciente, observando y practicando con tus propios valores, se te acompaña en la práctica meditativa para que puedas crear la intención y la dirección de lo que va a ser tu vida durante los próximos estadios de tiempo. Se te acompaña, ni se te hace el camino ni se te facilita ningún atajo ni se hace ninguna rendición por ti ni tú por nadie ni nada.

La verdadera rendición a uno mismo es un salto de fe a empezar a descubrir una mayor conciencia e intensidad de luz en ti. 

Entrar en un huevo, sin abrirlo, es simplemente maravilloso.

Dejémonos de banda los cuentos limitantes de la parte más densa de la tierra sobre karmas, egos y toda esa clase de lecciones divinas aparentemente de la luz que en realidad son todo lo contrario.

Abandonemos realmente las creencias de que somos solo humanos y que dependemos de nuestro campo cognitivo.

descarga rindete a ti mismo como y cuando rendirte i229673

Sin perder la individualidad para no dividir nuestro ser en el total del grupo practicante: ríndete a tu propio ser, ríndete a ti.

Observa las resistencias que te pones durante el proceso desde el amor y el respeto; no te castigues pues no lleva a ningún espacio más que a aquellos que son para repetir y repetir sin comprensión alguna. Observa las resistencias desde el amor y el respeto por ti y por tu proceso universal de vidas que llevas.

Tu camino pierde todo su sentido si no sientes amor incondicional por ti. Si te castigas no te amas y sobre todo, no respetas el recorrido que te ha llevado a esta reflexión de la que estás abriendo puertas cada vez más ligeras de vida en tu nueva vida después de tu propia rendición.

Deja ya a un lado castigarte y sabotearte.

Ya no nos sirve esa actitud densa y espesa de castigarse delante de la posibilidad de un crecimiento intenso de conciencia cada vez más ligera.

En el mismo nanosegundo en que uno se da cuenta del paso que da, suelta, y suelta con amor incondicional y plenitud, pues su ser siente en ese nanosegundo que todo lo que ha venido haciendo le ha llevado a ese infinitesimal instante. Por lo tanto, solo hay espacio suficiente para el agradecimiento de todos y casa uno de los caminos realizados, sin excepción, sin peros ni esques.

la resignacion rindete a ti mismo como y cuando rendirte i229673

En el momento en que sientas esta verdad con las emociones coherentes a la frecuencia de esta verdad, estarás dentro del huevo. Tu vida habrá dado un salto de calidad y cantidad que ahora mismo sé que puedes sentir pero no imaginar.

Cree en ti, date permiso para practicar y practicar la rendición tanto como respires, siente como te vas desprendiendo de los velos del mundo denso y vas despertando en el mundo ligero.

Ríndete, abrázate y amate.

Date permiso para desprenderte de ti, siente que todo está bien. 

El primer vídeo es para que puedas hacer  práctica orientativa para que te acompañe en los primeros momentos de poner tu intención y dirección. Las palabras han sido escogidas, claras, cortas y en positivo siempre, si siempre.

Déjate expandir repitiéndolas hasta empezar a crear las tuyas y crear tu propia rendición en tu propia practica llena de amor por quien eres, has sido y serás.

young female outdoors with fist in the air feeling strong and co

 

 

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx