Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » SHAMBHALA La Resplandeciente por Nicholas Roerich

SHAMBHALA La Resplandeciente por Nicholas Roerich

ROERICH - Nicolas Roerich con el cofrecillo sagrado

 

?¬°Lama, h√°blame de Shambhala!

 

?¬ęPero vosotros, los occidentales, no sab√©is nada de Shambhala, no dese√°is saber nada. Probablemente pregunt√°is s√≥lo por curiosidad; y pronunci√°is esta palabra sagrada en vano.¬Ľ

 

?Lama, no pregunto acerca de Shambhala sin un objetivo. En todas partes, las personas conocen este gran símbolo bajo nombres diferentes. Nuestros científicos buscan el menor indicio de este notable reino. Csoma de Koros sabía algo sobre Shambhala cuando realizó su prolongada visita a los monasterios budistas. Grunwedel tradujo el libro del famoso Tashi Lama, Pal?den ye?she, referido a La Ruta a Shambhala. Sentimos que se oculta una gran verdad bajo símbolos secretos. Verdaderamente, el ardiente científico desea saber todo acerca de la Kalachakra.

 

?¬ę¬ŅC√≥mo puede ser ello, cuando algunos de vuestros occidentales profanan nuestros templos? Fuman dentro de nuestros sagrados santuarios; no comprenden ni desean venerar nuestra fe y nuestras ense√Īanzas. Se mofan y se burlan de los s√≠mbolos cuyo significado no penetran. S√≠ nosotros visit√°ramos vuestros templos, nuestra conducta ser√≠a completamente diferente, porque vuestro gran Bodhisattva, Issa, es en verdad eminente. Y ninguno de nosotros difamar√≠a las ense√Īanzas de misericordia y justicia. ¬Ľ

 

?Lama, s√≥lo los muy ignorantes y est√ļpidos ridiculizar√≠an vuestras ense√Īanzas. Todas las ense√Īanzas de justicia est√°n como en un sitio sagrado. Y nadie que est√© en su sano juicio violar√° los lugares sagrados. Lama, ¬Ņpor qu√© crees que la ense√Īanza esencial del Santo es desconocida en Occidente? ¬ŅPor qu√© crees que en Occidente no sabemos nada sobre Shambhala?

 

Lama, sobre mi mism√≠sima mesa puedes ver la Kalachakra, la Ense√Īanza que trajo el gran Athisa de la India. S√© que si un esp√≠ritu elevado, ya preparado, oye una voz que exclama Kalagiya es el llamado a Shambhala. Sabemos que Tashi Lama visit√≥ Shambhala. Conocemos el libro del Sumo Sacerdote, T’aishan: El sendero rojo hacia Shambhala. Hasta conocemos la canci√≥n mongol acerca de Shambhala. Qui√©n sabe, quiz√°s incluso conozcamos muchas cosas nuevas para ti. Sabemos que hace muy poco un joven lama mongol escribi√≥ un nuevo libro centrado sobre Shambhala.

 

El Lama nos estudia con su mirada penetrante. Luego dice:

 

?¬ęLa gran Shambhala est√° mucho m√°s all√° del oc√©ano. Es el poderoso dominio celestial. No tiene nada que ver con nuestra tierra. ¬ŅC√≥mo y por qu√© vosotros, las personas de la tierra, os interes√°is en ella? S√≥lo en algunos sitios, en el Lejano Norte, pod√©is discernir los resplandecientes rayos de Shambhala.¬Ľ

 

?Lama, conocemos la grandeza de Shambhala. Conocemos la realidad de este reino indescriptible. Pero tambi√©n sabemos algo de la realidad de la Shambhala terrenal. Sabemos c√≥mo unos altos y pocos lamas fueron a Shambhala, c√≥mo en la ruta vieron las cosas f√≠sicas habituales. Conocemos las historias del lama buriato, de c√≥mo fue acompa√Īado a trav√©s una galer√≠a secreta muy estrecha. Sabemos que otro visitante vio una caravana de habitantes de las monta√Īas con sal de los lagos, en las fronteras de Shambhala. Es m√°s, nosotros mismos hemos visto uno de los tres fuertes fronterizos de Shambhala. De modo que no me hables s√≥lo de la celestial Shambhala, sino tambi√©n de la que est√° en la tierra, pues sabes tan bien como yo que en la tierra Shambhala est√° conectada con la celestial. Y en este v√≠nculo est√°n unidos los dos mundos.

 

El Lama se queda callado. Con los ojos medio ocultos por los p√°rpados, examina nuestros rostros. Y en el ocaso de la tarde comienza su relato:

 

?¬ęRealmente, es llegando el momento en que la Ense√Īanza del Santo una vez m√°s llegar√° al Sur desde el Norte. La palabra de la Verdad, que comenz√≥ su gran sendero desde Bodhigaya, regresar√° nuevamente a los mismos sitios. Simplemente debemos aceptarlo como es: el hecho de que la verdadera ense√Īanza abandonar√° el T√≠bet y aparecer√° otra vez en el Sur. Y en todos los pa√≠ses se manifestar√°n las alianzas de Buda. En realidad, grandes cosas est√°n llegando. Ven√≠s de Occidente, sin embargo tra√©is noticias de Shambhala. Debemos tomarlo muy en serio. Es probable que el rayo de la torre de Rigden Gyeppo haya llegado a todos los pa√≠ses.

 

La luz de la Torre de Shambhala resplandece como un diamante. El est√° all√≠, Rigden Gyeppo, infatigable, siempre vigilante de la causa de la humanidad. Sus ojos nunca se cierran y en su espejo m√°gico ve todos los acontecimientos de la tierra. El poder de su pensamien to penetra los sitios m√°s apartados. La distancia no existe para √©l; instant√°neamente puede brindar ayuda a quienes sean dignos de ella. Su poderosa luz puede destruir cualquier oscuridad. Sus inconmensurables riquezas est√°n listas para ayudar a todo aquel que est√© necesitado y se ofrezca a servir a la causa de la justicia. Hasta puede cambiar el karma de los seres humanos …

 

-Lama, me parece que hablas de Maitreya, ¬Ņno es as√≠?

 

– ¬ę¬°No debemos pronunciar este misterio! Hay mucho que no puede ser revelado. Hay mucho que no puede ser cristalizado en sonido. Con el sonido revelamos nuestros pensamientos. Con el sonido proyectamos nuestro pensamiento en el espacio y el resultado puede ser el de los da√Īos. Porque todo lo que se divulga antes del momento destinado desencadena un da√Īo incalculable. Hasta pueden provocarse las mayores cat√°strofes con estos actos tan atolondrados. Si Rigden Gyeppo y el Santo Maitreya son uno y el mismo para ti, que as√≠ sea. ¬°Yo no lo he dicho!

 

Incontables son los habitantes de Shambhala. Numerosas son las espl√©ndidas fuerzas nuevas y logros que de all√≠ se est√°n preparando para la humanidad … ¬Ľ

 

?Lama, el Ved√Ęnta nos dice que muy pronto ser√°n entregadas a la humanidad nuevas energ√≠as. ¬ŅEs verdad?

 

?¬ęInnumerables son las grandes cosas predestinadas y preparadas. A trav√©s de las Sagradas Escrituras sabemos de la Ense√Īanza del Santo sobre los habitantes de las estrellas distantes. De la misma fuente hemos o√≠do del p√°jaro de acero volador… de serpientes de hierro que devoran el espacio con fuego y humo. Tathagata, el Santo, predijo todo para el futuro. Sab√≠a que los ayudantes de Ridgen Gyeppo se reencarnar√≠an a su debido tiempo; que el ej√©rcito sagrado limpiar√≠a Lhasa de todos sus atroces enemigos; y que se establecer√≠a el reino de la justicia.¬Ľ

 

?Lama, si los grandes guerreros se encarnan, ¬Ņacaso las actividades de Shambhala no tendr√°n lugar aqu√≠, en nuestra tierra?

 

?¬ęEn todas partes, aqu√≠ y en el cielo. Todas las fuerzas ben√©volas se unir√°n para destruir la oscuridad. Todo el que preste ayuda en esta gran tarea ser√° recompensado cien veces y en esta mism√≠sima tierra, en esta encarnaci√≥n. Todos los pecadores contra Shambhala perecer√°n en esta encarnaci√≥n porque han agotado la misericordia.¬Ľ

 

?Lama, t√ļ conoces la verdad. Dime entonces por qu√© hay tantos sacerdotes indignos.

 

?¬ęCiertamente, √©sta no es una excusa, pero si la Ense√Īanza debe desplazarse hacia el Sur, entonces, no es sorprendente que muchos lamas sabios hayan abandonado el T√≠bet. En Occidente, ¬Ņsaben que Pan?chen?rinpoche (el Lama Tashi) est√° conectado con Shambhala?¬Ľ

 

?Lama, sabemos, por supuesto, que Pan?chen?rinpoche es muy estimado en todas partes. En diferentes países, no sólo entre los budistas, sino entre los pueblos de muchas naciones, hemos notado hasta qué punto favorable hablan de Su Santidad. Se dice incluso que en sus habitaciones privadas, mucho antes de su partida, se habían trazado en los frescos los detalles de sus futuros viajes. Y en esto sabemos que Pan?chen?rinpoche sigue las costumbres de todos los grandes lamas. Nos han dicho cómo durante su vuelo él y sus seguidores escaparon a muchos de los más grandes peligros.

 

Conocemos que en una √©poca sus perseguidores de Lhasa ya estaban sobre √©l, cuando una gran nevada les bloque√≥ el camino. Otro d√≠a, Pan?chen?rinpoche lleg√≥ a un lago en las monta√Īas; se vio ante un dif√≠cil problema. Sus enemigos estaban muy cerca de √©l, pero para escapar, le ser√≠a necesario dar un gran rodeo por el lago. De modo que Pan?chen?rinpoche se sent√≥ a meditar profundamente durante alg√ļn tiempo. Cuando se levant√≥, dio √≥rdenes de que, a pesar del peligro, toda la caravana deber√≠a pasar la noche a orillas del lago. Entonces sucedi√≥ lo inusual: durante la noche hubo una gran helada que cubri√≥ el lago de hielo y nieve. Antes del alba, cuando a√ļn estaba oscuro, el Lama Tashi dio √≥rdenes a su gente de moverse deprisa y √©l y sus trescientos seguidores cruzaron el lago sobre el hielo por la ruta m√°s corta, escapando de esta manera del peligro. Cuando los enemigos llegaron al mismo sitio, el sol ya estaba alto y sus rayos hab√≠an derretido el hielo. S√≥lo les quedaba rodear el lago. ¬ŅNo fue as√≠?

 

?¬ęVerdaderamente, as√≠ fue. Pan?chen?rinpoche recibi√≥ ayuda de la Sagrada Shambhala a lo largo de sus viajes. Vio muchos signos maravillosos cuando cruz√≥ las tierras altas hacia el Norte.¬Ľ

 

?Lama, no lejos de Ulan?Davan vimos un enorme buitre negro que volaba bajo, cerca de nuestro campamento. Cruzó en dirección a algo resplandeciente y bello, que volaba hacia el sur sobre nuestro campamento y que brillaba bajo los rayos del sol.

 

Los ojos del Lama parecían echar chispas, Con ansiedad, preguntó:

 

-¬ę¬ŅTambi√©n olisteis los perfumes de los inciensos de los templos en el desierto?¬Ľ

 

?Tienes toda la razón, Lama, en el desierto pedregoso, a varios días de cualquier sitio habitado, muchos de nosotros fuimos a la vez conscientes de un exquisito vestigio de perfume. Ello sucedió varias veces. Nunca olimos un perfume tan delicioso. Me recordó a un cierto incienso que un amigo mío me dio una vez en la India. De dónde lo obtuvo, no lo sé.

 

?¬ęAh, est√°is protegidos por Shambhala. El enorme buitre negro es vuestro enemigo, que est√° ansioso por destruir vuestro trabajo, pero la fuerza protectora de Shambhala os sigue en esta forma Radiante de la Materia. Esta fuerza siempre est√° cerca de vosotros, pero no siempre pod√©is percibirla. S√≥lo en ocasiones se manifiesta para fortaleceros y dirigiros. ¬ŅHab√©is notado la direcci√≥n en que se mov√≠a esta esfera? Deb√©is seguir misma direcci√≥n. Me hab√©is mencionado la llamada sagrada: ¬°Kalagiya! Cuando alguien oye este llamamiento imperativo, debe saber que la ruta hacia Shambhala est√° abierta para √©l. Debe recordar el a√Īo en que fue llamado, pues desde ese momento y para siempre el Santo Rigden Gyeppo le ayudar√° en todo. S√≥lo deb√©is saber y daros cuenta de la forma en que las personas reciben ayuda, pues muchas veces ellas rechazan la ayuda que les es enviada. ¬Ľ

 

?Lama, dime c√≥mo Shambhala ayuda a las personas simples. Tenemos noticia de los adeptos y de los ayudantes encarnados de Shambhala. Pero, ¬Ņde qu√© manera se manifiesta el poder de Shambhala entre los humildes?

 

?¬ęDe maneras indecibles y m√ļltiples. Cada uno que en encarnaciones pasadas sigui√≥ las ense√Īanzas de justicia y fue √ļtil para la Causa Com√ļn, recibe ayuda de esta Causa Com√ļn. No hace muchos a√Īos, durante la guerra y la inquietud, un hombre pregunt√≥ a un lama si deb√≠a cambiar de vivienda. El lama le respondi√≥ que pod√≠a quedarse en el mismo sitio durante seis meses m√°s, pero que despu√©s estar√≠a en grave peligro y que entonces deber√≠a huir sin tardanza. Durante los seis meses que siguieron, el hombre tuvo mucho √©xito en su trabajo; todo estaba en paz y sus posesiones se multiplicaron. Cuando los seis meses llegaron a su fin, pens√≥: “¬ŅPor qu√© habr√≠a de arriesgar mi propiedad abandonando este sitio tranquilo? Todo me parece tan pr√≥spero y no existe ning√ļn peligro aparente. Es probable que el lama se haya equivocado. “

 

Pero el fluido cósmico no se detuvo. Y el peligro predestinado surgió de repente. Las tropas de los enemigos se acercaron al lugar a toda velocidad desde ambas direcciones. Entonces, el hombre se dio cuenta de que había perdido su mejor oportunidad y de que ahora no podía huir. Se dirigió apresuradamente a ver al mismo lama y le contó lo que le había sucedido.

 

El lama le dijo que por ciertas razones era necesario que se salvara; pero ahora es m√°s dif√≠cil ayudarte ?a√Īadi√≥?. Perdiste la mejor oportunidad, aunque todav√≠a puedo hacer algo por ti. Ma√Īana, re√ļne a tu familia y dir√≠gete con ella hacia el Norte. En el camino te encontrar√°s con tus enemigos. Es inevitable. Cuando los veas avanzar, ap√°rtate del camino y permanece en silencio. Aunque se te aproximen, aunque te hablen, qu√©date callado e inm√≥vil hasta que hayan pasado.

 

Y as√≠ sucedi√≥. El hombre, con su familia y sus pertenencias, parti√≥ al alba. De repente, al final de la ma√Īana, distinguieron las figuras de un grupo armado que se acercaba a toda prisa. Se apartaron del camino y permanecieron en silencio, tensos.

 

Los salteadores pronto se aproximaron y el hombre oy√≥ gritar a uno de ellos: ?”Aqu√≠ est√°n. Veo personas aqu√≠. Probablemente hay un buen bot√≠n para nosotros. “

 

Otro le respondi√≥ riendo: ?”Amigo, seguramente has dormido mal anoche, puesto que no puedes diferenciar piedras de seres humanos. ¬°Est√°n muy cerca de nosotros y dices que no son piedras!”

 

El primero insisti√≥: -‚Äú¬°Pero si hasta veo un caballo!” El otro ri√≥: -‚ÄúNo creo que llegues Idos en un caballo tan p√©treo, ¬ŅCrees que un caballo, que nota la presencia de los nuestros, permanecer√≠a inm√≥vil?”

 

Todos se echaron a re√≠r de buena gana y, burl√°ndose del primero, pasaron muy cerca del inm√≥vil grupo. Luego desaparecieron en la neblina. As√≠, aun en la situaci√≥n m√°s dif√≠cil, aquel hombre se salv√≥. Porque hab√≠a sido √ļtil a Shambhala simplemente una vez.

 

Shambhala lo sabe todo. Pero los secretos de Shambhala est√°n bien protegidos.¬Ľ

 

-Lama, ¬Ņc√≥mo est√°n protegidos los secretos de Shambhala? Se dice que muchos servidores de Sambhala, muchos emisarios, est√°n en todo el mundo. ¬ŅC√≥mo pueden conservar los secretos que se les confiaron?

 

?¬ęLos grandes guardianes de los misterios observan de cerca a todos aquellos a quienes les confiaron su labor y les encomendaron grandes misiones. Si se les presenta un mal inesperado, reciben ayuda de inmediato. Y el tesoro confiado ser√° protegido. Hace unos cuarenta a√Īos, un gran secreto fue confiado a un hombre que viv√≠a en el Gran Desierto mongol de Gobi. Se le dijo que pod√≠a usar este secreto con un prop√≥sito en especial, pero que, cuando sintiera que se acercaba el momento de abandonar este mundo, deber√≠a encontrar a alguien digno a quien confiar este tesoro. Pasaron muchos a√Īos. Finalmente, este hombre cay√≥ enfermo, y durante su enfermedad se le acerc√≥ una fuerza maligna, y se qued√≥ inconsciente. En este estado, por supuesto, no pod√≠a encontrar a nadie digno de recibir la confianza de su tesoro. Pero los Grandes Guardianes est√°n siempre vigilantes y alertas. Uno de ellos del alto Ashram se apresuro a trav√©s del poderoso Gobi. Estuvo m√°s de sesenta horas sobre la montura sin descansar. Lleg√≥ ante el hombre enfermo a tiempo para revivirlo y, si bien fue por poco tiempo, le permiti√≥ encontrar a alguien a quien transmitir el mensaje. Quiz√°s os pregunt√©is por qu√© el Guardi√°n no se llev√≥ el Tesoro con √©l, y por qu√© la misma sucesi√≥n debi√≥ tener lugar. Porque el gran Karma tiene sus propios procedimientos y hasta los m√°s grandes Guardianes de misterios a veces no desean tocar los hilos del Karma. Pues cada uno de sus hilos, caso de romperse, produce como resultado la mayor de las calamidades.¬Ľ

 

?Lama, en Turfan y en Turkest√°n nos ense√Īaron cuevas con extensas galer√≠as sin explorar. ¬ŅPodemos llegar a los Ashrams de Shambhala a trav√©s de estas rutas? Nos dijeron que en algunas ocasiones, personas extra√Īas sal√≠an de estas cuevas y se dirig√≠an a las ciudades. Deseaban pagar con monedas extra√Īas y antiguas que ya est√°n fuera de uso.

 

?¬ęEs verdad, es verdad; los habitantes de Shambhala a veces emergen a este mundo. Se encuentran con los servidores terrenales de Shambhala. Por el bien de la humanidad, env√≠an regalos preciosos, notables reliquias. Puedo contaros muchas historias de los maravillosos regalos que se recibieron a trav√©s del espacio. Hasta el mism√≠simo Rigden Gyeppo aparece en ocasiones en cuerpo humano. De repente, se muestra en sitios sagrados, en monasterios, y en un momento predestinado pronuncia sus profec√≠as.

 

De noche o por la ma√Īana temprano, antes del alba, el Soberano del Mundo llega al Templo. Entra. Todas las luces se encienden solas al mismo tiempo. Algunos ya reconocen al Gran Forastero. Los lamas se re√ļnen con gran reverencia. Escuchan con la mayor atenci√≥n las profec√≠as del futuro.

 

Se aproxima una gran √©poca. El Soberano del Mundo est√° listo para luchar. Muchas cosas se est√°n manifestando. El fuego c√≥smico se est√° acercando nuevamente a la tierra. Los planetas est√°n manifestando los nuevos tiempos. Pero habr√° muchos cataclismos antes de la nueva era de prosperidad. Nuevamente la humanidad ser√° puesta a prueba, para ver si el esp√≠ritu ha progresado lo suficiente. El fuego subterr√°neo ahora busca encontrar contacto con el ardiente elemento Akasha; si todas las fuerzas buenas no combinan su poder, los mayores cataclismos son inevitables. Se relata c√≥mo el santo Rigden Gyeppo se manifiesta para dar √≥rdenes a sus mensajeros; c√≥mo en la roca negra, camino a Ladak, aparece el poderoso soberano. Y de todas las direcciones, los jinetes mensajeros se aproximan con gran reverencia para escucharlo, y a toda velocidad se apresuran a cumplir lo que ordena la gran sabidur√≠a.¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņc√≥mo es que los viajeros a√ļn no han descubierto la Shambhala terrenal? En los mapas puedes ver muchas rutas de expediciones. Al parecer ya est√°n marcadas todas las cumbres y se han explorado todos los valles y los r√≠os.

 

-¬ęEs verdad, hay mucho oro en la tierra y muchos diamantes y rub√≠es en las monta√Īas y ¬°todos est√°n tan ansiosos por poseerlos! ¬°Y tantas personas tratan de encontrarlos! Pero hasta el momento, estas personas no han encontrado todas las cosas, de modo que ¬°dejad que un hombre intente llegar a Shambhala sin haber sido llamado! Hab√©is o√≠do hablar de los arroyos envenenados que rodean las tierras altas. Quiz√°s hasta hab√©is visto personas morir a causa de estos gases cuando se les acercan. Quiz√°s hab√©is visto c√≥mo los animales y las personas comienzan a estremecerse cuando se aproximan a ciertas regiones. Muchos tratan de llegar a Shambhala sin ser llamados. Pero s√≥lo unos pocos alcanzan el punto sagrado, y s√≥lo si su karma est√° listo.¬Ľ

 

?Lama, hablas de un sitio sagrado sobre la tierra. ¬ŅExiste all√≠ una vegetaci√≥n rica? Las monta√Īas parecen yermas y los huracanes y heladas que todo lo devastan parecen, en general, severos.

 

?¬ęEn medio de las altas monta√Īas existen insospechados valles encerrados. Muchos manantiales c√°lidos nutren la rica vegetaci√≥n. Muchas plantas raras y hierbas medicinales pueden florecer en este terreno volc√°nico inusual. Quiz√°s hab√©is o√≠do que a s√≥lo dos d√≠as de Nagchu, donde no hay un √°rbol o planta a la vista, hay un valle con √°rboles y hierba y agua c√°lida. ¬ŅPero qui√©n puede conocer los laberintos de estas monta√Īas? Sobre las superficies pedregosas es posible distinguir las huellas humanas. No se puede comprender el pensamiento de la gente, y aquel que puede, permanece en silencio. Quiz√°s os hab√©is encontrado con numerosos viajeros durante vuestros peregrinajes, forasteros vestidos con simpleza, que caminan en silencio a trav√©s del desierto, haga calor o fr√≠o, hacia sus metas desconocidas. No cre√°is que porque el atuendo es simple el forastero es insignificante. Si sus ojos est√°n medio cerrados, no presum√°is que su mirada no es aguda. Es imposible discernir desde qu√© direcci√≥n se aproxima el poder. Todas las advertencias son in√ļtiles, todas las profec√≠as son in√ļtiles, pero s√≥lo a trav√©s del √ļnico camino de Shambhala se puede obtener el logro. Dirigi√©ndote t√ļ mismo directamente al Santo Rigden Gyeppo tendr√°s √©xito.¬Ľ

 

?Lama, dijiste que los enemigos de Shambhala perecer√≠an. ¬ŅC√≥mo perecer√°n?

 

?¬ęEs cierto, perecen a su debido tiempo. Sus propias ambiciones atroces los destruyen. Rigden Gyeppo es misericordioso. Pero los pecadores son agresores de s√≠ mismos. ¬ŅQui√©n puede decir cu√°ndo se entrega el premio merecido? ¬ŅQui√©n puede discernir cu√°ndo verdaderamente se necesita ayuda? ¬ŅY cu√°l ser√° la naturaleza de esa ayuda? Son necesarias muchas cat√°strofes, y tienen sus prop√≥sitos. S√≥lo cuando nuestra limitada inteligencia humana se convence de que todo se destruye, de que toda esperanza perece, entonces la mano creadora del Soberano proyecta su poderoso rayo.

 

¬ŅC√≥mo son aniquilados los pecadores? Un lama pintor ten√≠a el elevado don de pintar con incomparable belleza las im√°genes sagradas. Pintaba soberbiamente las im√°genes de Rigden Gyeppo, la del Santo Buda y de Dukhar, la que Todo lo Ve. Pero otro pintor sinti√≥ celos, y en su ira decidi√≥ hacer da√Īo al justo. Y cuando comenz√≥ a calumniar al lama pintor, su casa comenz√≥ a arder por alguna causa desconocida. Todas sus posesiones fueron destruidas y las tierras del calumniador se quemaron gravemente, tanto que durante mucho tiempo fue incapaz de trabajarlas.

 

Otro calumniador amenazó con destruir todos los trabajos de un hombre honesto. Y él mismo se ahogó al poco tiempo, mientras atravesaba el Tsampo. Otro hombre, que llevaba a cabo magníficas obras de caridad, fue atacado por alguien que buscaba destruir todas las posesiones que habían sido dedicadas a la causa de la humanidad. Pero nuevamente el rayo poderoso de Rigden Gyeppo alcanzó al agresor y en un día su riqueza desapareció y se convirtió en un mendigo. Quizá lo hayáis visto alguna vez, mendigando en el bazar de Lhasa.

 

En cada ciudad pod√©is o√≠r c√≥mo fueron castigadas aquellas criaturas indignas que dirigieron su veneno contra los dignos. S√≥lo a trav√©s del sendero hacia Shambhala pod√©is caminar a salvo. Cada desv√≠o de este camino de gloria os enredar√° en los m√°s grandes peligros. Todo sobre la tierra puede buscarse y repartirse. El Bendito no ordena fe ni un culto ciego, sino el conocimiento de la experiencia.¬Ľ

 

?Así es, Lama. También puedo decirte cómo uno cerca de nosotros se convirtió en un hermano de Shambhala. Sabemos cómo llegó a la India en una misión científica, cómo se perdió repentinamente de la caravana y cómo, mucho después, un mensaje inesperado reveló la noticia de que estaba en Shambhala.

 

Tambi√©n puedo decirte c√≥mo, del distante Altai, muchos Antiguos Creyentes fueron a buscar las llamadas ‘Belavodye” (aguas blancas) y nunca regresaron. He o√≠do los nombres de las monta√Īas, r√≠os y lagos que existen en la v√≠a hacia los lugares sagrados. Son secretos; algunos de los nombres est√°n alterados, pero se puede discernir su verdad fundamental.

 

Puedo decirte c√≥mo un digno estudiante de esta elevada ense√Īanza parti√≥ para llegar a Shambhala antes del momento que se le hab√≠a ordenado. Era un esp√≠ritu puro y sincero, pero su karma no se hab√≠a agotado y su labor terrenal a√ļn no estaba completa. Era pronto para √©l y uno de los grandes Maestros se lo encontr√≥ a caballo en las monta√Īas y personalmente habl√≥ a este viajero pirante. Misericordiosa y compasivamente le envi√≥ de regreso para que completara sus tareas sin terminar. Puedo hablarte de Ashrams m√°s all√° de Shigatse. Puedo decirte c√≥mo los Hermanos de Shambhala aparecieron en diversas ciudades y c√≥mo impidieron las mayores calamidades humanas, cuando la humanidad los comprendi√≥ como corresponde… Lama, ¬Ņhas conocido Azaras y Kuthumpas?

 

?¬ęSi tienes conocimiento de tantos incidentes, debes tener √©xito en tu trabajo. Saber tanto acerca de Shambhala es en s√≠ un arroyo de purificaci√≥n. Mucha de nuestra gente durante su vida ha encontrado Azaras y Kuthumpas y a los hombres de las nieves que los sirven. S√≥lo hace poco los Azaras han dejado de verse en las ciudades. Se han reunido todos en las monta√Īas. Muy altos, con pelo largo y barba, parecen hind√ļes a simple vista. Una vez, cuando caminaba a lo largo del Brahmaputra, vi un Azara. Intent√© alcanzarlo, pero r√°pidamente dio la vuelta m√°s all√° de las rocas y desapareci√≥. Sin embargo, no encontr√© ninguna cueva o caverna all√≠, todo lo que vi fue un peque√Īo Stupa. Probablemente no quer√≠a que lo molestaran.

 

Ya no se ven Kuthumpas. Antes aparec√≠an abiertamente en la regi√≥n de Tsang y en el lago Manasarowar, cuando los peregrinos iban al sagrado Kailash. Incluso hasta los hombres de las nieves se ven muy rara vez. La persona ordinaria, en su ignorancia, los confunde con apariciones. Existen profundas razones por las que, precisamente ahora, los Grandes no aparecen como antes. Mi viejo maestro me cont√≥ gran parte de la sabidur√≠a de los Azaras. Conocemos varios lugares donde estos Grandes vivieron, pero por el momento estos lugares est√°n desiertos. ¬°Qu√© gran raz√≥n, qu√© gran secreto!¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņentonces es verdad que los Ashrams han sido trasladados de las cercan√≠as de Shigatse?

 

?¬ęEste misterio no debe pronunciarse. Ya dije que los Azaras ya no se encuentran en Tsang.¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņpor qu√© vuestros sacerdotes dicen que Shambhala est√° mucho m√°s all√° del oc√©ano, cuando la Shambhala terrenal est√° mucho m√°s cerca? Csoma de Koros incluso menciona, justificadamente, el sitio: el maravilloso valle en la monta√Īa, donde se llev√≥ a cabo la iniciaci√≥n de Buda.

 

?¬ęHe o√≠do que Csoma de Koros cosech√≥ desgracias en vida. Y Grunwedel, a quien mencionaste, se volvi√≥ loco; porque ambos tocaron el gran nombre de Shambhala por curiosidad, sin darse cuenta de su prodigiosa importancia. Es peligroso jugar con fuego, y sin embargo, el fuego puede ser una de las cosas m√°s √ļtiles para la humanidad. Probablemente hab√©is o√≠do c√≥mo ciertos viajeros intentaron penetrar en el territorio prohibido y c√≥mo los gu√≠as se negaron a seguirles, dici√©ndoles: ?¬ęEs mejor que nos mat√©is¬Ľ. Hasta estas personas simples comprend√≠an que asuntos tan elevados s√≥lo pod√≠an tocarse con el mayor de los respetos.

 

¬°No ultraj√©is las leyes! Esperad en ardiente labor hasta que el mensajero de Shambhala llegue a vosotros, merecidamente. Esperad hasta que el de Voz poderosa pronuncie: “Kalagiya”. Entonces, pod√©is proceder sin cuidado e interpretar este asunto majestuoso. La curiosidad vana puede transformarse en un aprendizaje sincero, en una aplicaci√≥n de los elevados principios de la vida cotidiana.¬Ľ

 

?Lama, t√ļ eres un vagabundo. ¬ŅD√≥nde volver√© a encontrarte?

 

?¬ęTe ruego que no preguntes mi nombre. Es m√°s, si me encuentras en alguna ciudad o en otro sitio habitado, no me reconozcas. Yo me acercar√© a ti.¬Ľ

 

?Y si yo me acercara a ti, ¬Ņsimplemente te ir√≠as o hipnotizar√≠as de alguna manera?

 

?¬ęNo me obligues a utilizar estas fuerzas naturales. Entre algunas Sectas Rojas, est√° permitido aplicar ciertos poderes. Pero s√≥lo podemos emplearlos en casos excepcionales. No debemos quebrantar las leyes de la naturaleza. La Ense√Īanza esencial de nuestro Santo nos pide que seamos cuidadosos al revelar nuestras posibilidades interiores.¬Ľ

 

?Lama, dime m√°s, dime si has visto en persona a Rigden Gyeppo.

 

?¬ęNo, a√ļn no he visto al Soberano en carne y hueso. Pero he o√≠do Su Voz. Y durante el invierno, cuando la nieve cubr√≠a las monta√Īas, una rosa, una flor del lejano valle, fue Su regalo para m√≠. Me preguntas tanto, que puedo ver que tienes conocimientos sobre muchas cosas. ¬ŅQu√© har√≠as si comenzara a examinarte?¬Ľ

 

?Guardaría silencio, Lama.

 

El Lama sonrió.

 

?¬ęEntonces, sabes mucho. Quiz√°s hasta sepas c√≥mo usar las fuerzas de la naturaleza y c√≥mo en Occidente, durante estos √ļltimos a√Īos, se presenciaron muchos signos, en especial durante la guerra que t√ļ, o uno de vosotros, comenz√≥.¬Ľ

 

?Lama, con certeza esta matanza sin precedente de seres humanos debe de haber precipitado un inesperado flujo de reencarnaciones. Tantas personas murieron antes de la hora predestinada y a trav√©s de tales incidentes, tanto se distorsion√≥ y trastorn√≥…

 

?¬ęProbablemente no conoc√≠ais las profec√≠as por las que estas calamidades fueron predichas hace mucho. De haberlas conocido, nunca podr√≠ais haber comenzado este horrible holocausto.

 

Si sabes algo sobre Shambhala, si sabes c√≥mo utilizar tus fuerzas naturales escondidas, tambi√©n sabes acerca de Namig, las Cartas Celestiales. Y sabr√°s c√≥mo aceptar las profec√≠as del futuro.¬Ľ

 

?Lama, hemos oído que todos los viajes del Tashi Lama y del Dalai Lama fueron predichos en las profecías mucho antes de que ocurrieran.

 

?¬ęRepito que en las habitaciones privadas del Tashi Lama, por orden suya, se pintaron todos los aconteci mientos de sus futuros viajes. Con frecuencia, forasteros desconocidos pronuncian estas profec√≠as, y se pueden ver y o√≠r signos evidentes de los acontecimientos cerca nos.

 

Sabed que cerca de la entrada del gran templo de Geser Khan hay dos caballos, uno blanco y uno rojo. Y cuando Geser Khan se aproxima, esos caballos relin chan. ¬ŅHab√©is o√≠do que recientemente ocurri√≥ este sig no, y muchas personas oyeron el relincho de los caballos sagrados?¬Ľ

 

?Lama, has mencionado el tercer gran nombre de Asia…

 

?¬ęMisterio, misterio, no debes hablar demasiado. En alg√ļn momento hablaremos a un gran sabio: Geshe de Moruling. Este monasterio fue fundado por nuestro Dalai Lama el grande, y el sonido del gran Nombre es parte del nombre del monasterio. Se dice que antes de abandonar Lhasa para siempre, el gran Dalai Lama tuvo una misteriosa comuni√≥n en este monasterio. Es verdad, varios lamas desaparecieron de este monasterio para rea lizar grandes tareas nuevas.

 

All√≠ podr√≠as encontrar algo familiar para ti.¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņpuedes decirme algo acerca de los tres mo nasterios m√°s grandes cerca de Lhasa: Sera, Ganden y Depung?

 

El Lama sonrió.

 

?¬ęOh, son grandes monasterios oficiales. En Sera, puedes encontrar muchos luchadores verdaderos entre los tres mil lamas. Muchos lamas de pa√≠ses extranjeros, como Mongolia, est√°n en Ganden. All√≠ est√° el trono de nuestro gran Maestro, Tsong?khapa. Nadie puede tocar este gran asiento sin temblar. Depung tambi√©n tiene algunos lamas sabios.¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņhay algunas galer√≠as ocultas bajo el Potala? ¬ŅY existe un lago subterr√°neo bajo el templo principal?

 

El Lama volvió a sonreír.

 

?¬ęSabes tantas cosas que parecer√≠a que hubieras estado en Lhasa. No s√© cu√°ndo has estado all√≠. Da igual si estuviste all√≠ ahora o con otras vestimentas. Pero si has visto este lago subterr√°neo, debes de haber sido o bien un gran lama, o un criado que llevaba una antorcha. Pero como criado no podr√≠as saber todas las cosas que me has dicho. Probablemente sepas tambi√©n que en muchos lugares de Lhasa hay manantiales de aguas termales y en algunas casas las personas usan este agua para sus quehaceres.¬Ľ

 

?Lama, he oído que algunos animales ?ciervos, ardillas y chacales? se acercan a los lamas que meditan en las cuevas de los bosques de los Himalayas, y que los simios y monos a veces les traen su comida.

 

?¬ęPor mi parte, os pregunto, ¬Ņqu√© es imposible? Una cosa es evidente: que un ciervo no se acercar√≠a a un ser humano en una ciudad porque muy pocas veces se encuentran personas bien intencionadas en esos sitios atestados de gente. La humanidad no conoce la importancia y el efecto definido de los auras; no se dan cuenta de que no s√≥lo los seres humanos, sino hasta los objetos, tambi√©n poseen sus auras significativos y eficaces.¬Ľ

 

?Lama, sabemos de ello y hasta hemos comenzado a fotografiarlos. Y en cuanto a los objetos inanimados, Lama, también sabemos algo acerca del Trono del Maestro, y que nadie debe tocar este trono. De esta manera, la presencia del Grande siempre está cerca.

 

?¬ęSi conoc√©is el valor de un trono tan venerado, entonces conoc√©is el significado de la condici√≥n de Gur√ļ (Maestro espiritual). La relaci√≥n con √©l es la m√°s elevada que podemos alcanzar en vida. Esta condici√≥n nos protege y ascendemos a la perfecci√≥n conforme nuestra estima al Gur√ļ. Aquel que conoce el significado esencial del Gur√ļ no hablar√° en contra de las reliquias. En Occidente, tambi√©n ten√©is retratos de los seres queridos y sent√≠s una gran estima por los s√≠mbolos y los objetos que usaron vuestros antepasados y grandes Gu√≠as. De modo que no lo tom√©is como idolatr√≠a, sino s√≥lo como una profunda veneraci√≥n y recuerdo del trabajo que llev√≥ a cabo alguien grande. Y no es solamente esta veneraci√≥n externa, porque si sab√©is algo de la emanaci√≥n f√≠sica de los objetos, entonces tambi√©n sab√©is algo sobre la magia natural. ¬ŅQu√© pens√°is del cetro m√°gico que indica las riquezas subterr√°neas de la tierra?¬Ľ

 

?Lama, por todas partes conocemos muchas historias del extra√Īo poder de esta varilla m√≥vil, a trav√©s de la cual se localizan muchas minas, manantiales y pozos.

 

-¬ę¬ŅY qui√©n cre√©is que trabaja en estos experimentos, la varilla o el hombre?¬Ľ

 

?Creo, Lama, que la varilla es algo muerto, mientras que el hombre está lleno de vibraciones y poder magnético. De modo tal que la varilla es sólo una pluma en la mano.

 

?¬ęS√≠, en nuestro cuerpo todo est√° concentrado. S√≥lo deb√©is saber c√≥mo usarlo, y c√≥mo no abusar de √©l. ¬ŅAcaso en Occidente sab√©is algo en relaci√≥n a la Gran Piedra en la que est√°n concentrados poderes m√°gicos? ¬ŅY sab√©is de qu√© planeta vino esta piedra? ¬ŅY qui√©n pose√≠a este tesoro?¬Ľ

 

?De la Gran Piedra tenemos tantas leyendas como vosotros ten√©is im√°genes de Chintamani, Lama. Desde la antigua √©poca de los druidas, muchos pueblos recuerdan estas leyendas de verdad acerca de las energ√≠as naturales ocultas en este extra√Īo objeto de nuestro planeta. Muchas veces, en estas piedras ca√≠das hay diamantes ocultos, pero √©stos no son nada en comparaci√≥n con algunos otros metales y energ√≠as desconocidas que se encuentran todos los d√≠as en las piedras y en las numerosas corrientes y rayos.

 

Lapis Exilis (la Piedra del Exilio), as√≠ se llama la piedra que mencionan los antiguos Meistersingers (Maestros Cantores). Vemos que Occidente y Oriente est√°n trabajando juntos en muchos principios. No nos hace falta ir a los desiertos para o√≠r noticias de la Piedra. En nuestras ciudades, en nuestros laboratorios cient√≠ficos, tenemos otras leyendas y pruebas. ¬ŅAcaso alguien hubiera cre√≠do que los cuentos fant√°sticos que hablan del hombre volador se cumplir√≠an? Sin embargo, ahora, el correo de todos los d√≠as, los visitantes cotidianos, pueden llegar volando.

 

?¬ęCiertamente, el Santo dijo hace mucho que los p√°jaros de acero volar√≠an por el aire. Pero al mismo tiempo, sin la necesidad de levantar esas masas tan pesadas, podemos elevarnos en nuestros cuerpos m√°s sutiles. Vosotros los occidentales siempre so√Ī√°is con escalar el Monte Everest con pesadas botas; pero nosotros alcanzamos las mismas alturas y cimas mucho m√°s altas sin problemas. S√≥lo es necesario pensar, estudiar, recordar y saber c√≥mo atrapar conscientemente todas las experiencias propias en los cuerpos m√°s sublimes. Todo ha sido indicado en la Kalachakra, pero s√≥lo unos pocos lo han comprendido. Vosotros en Occidente, con vuestros aparatos limitados, pod√©is o√≠r sonidos a larga distancia. Hasta pod√©is captar los sonidos c√≥smicos. Pero hace mucho, Milarepa, sin ning√ļn aparato, pod√≠a o√≠r todas las voces supremas.¬Ľ

 

?Lama, ¬Ņes verdad que Milarepa, en su juventud, no fue un hombre espiritual? En alguna parte hemos le√≠do que hasta mat√≥ a toda la familia de su t√≠o. ¬ŅC√≥mo, entonces, puede un hombre semejante convertirse en un ser espiritualmente evolucionado, despu√©s de tales excesos de ira y hasta asesinato?

 

?¬ęTienes raz√≥n. En su juventud, Milarepa no s√≥lo mat√≥ a esta familia, sino que probablemente cometi√≥ muchos otros cr√≠menes horrendos. Pero los procedimientos del esp√≠ritu son inexplicables. De uno de vuestros misioneros, hemos o√≠do la historia de vuestro santo llamado Francisco. Sin embargo, en su juventud tambi√©n cometi√≥ muchas ofensas, y su vida entonces no era pura. ¬ŅC√≥mo pudo lograr en una vida tanta perfecci√≥n que en Occidente se le considera uno de los santos m√°s enaltecidos? De vuestros misioneros, que visitaron Lhasa en siglos pasados, hemos aprendido muchos cuentos, y algunos de vuestros libros est√°n en nuestras bibliotecas. Se dice que se pueden encontrar libros de vuestro evangelio sellados en algunos de nuestros Stupas. Quiz√° no sotros sepamos mejor que vosotros c√≥mo venerar las re ligiones extranjeras.¬Ľ

 

?Lama, es tan dif√≠cil para nosotros los occidentales venerar vuestra religi√≥n; muchas cosas son tan confusas, muchas cosas est√°n tan corruptas. Por ejemplo, ¬Ņc√≥mo podr√≠a comprender un forastero, al ver dos monasterios completamente iguales por fuera, que en uno se predi que el budismo, mientras que, el otro sea el enemigo ac√©rrimo del budismo? Todav√≠a m√°s, si entramos en es tos monasterios, vemos superficialmente casi las mismas im√°genes. As√≠, para un forastero, distinguir si una sv√°sti ca est√° puesta en direcci√≥n invertida o no, es tan dif√≠cil como comprender por qu√© la misma iconograf√≠a puede actuar a favor y en contra de Buda. Es dif√≠cil para un ex tra√Īo entender por qu√© las personas que son completa mente ignorantes y a quienes les da por beber tienen el mismo t√≠tulo de lama que t√ļ, que sabes muchas cosas y tienes tanta cultura.

 

?¬ęTienes raz√≥n. Muchos lamas usan la vestidura la ma√≠sta, pero su vida interior es mucho peor que la de un laico. Muchas veces, entre muchos miles de lamas, po d√©is conversar acerca de asuntos elevados y esperar una respuesta digna. ¬ŅPero acaso no sucede lo mismo en vuestra religi√≥n?

 

Hemos visto muchos misioneros; probablemente ha blan del √ļnico Cristo, pero se atacan unos a otros. Cada uno dice que su ense√Īanza es superior. Yo creo que Issa (Jes√ļs) brind√≥ s√≥lo una ense√Īanza, entonces ¬Ņc√≥mo este gran S√≠mbolo puede tener divisiones que se declaran hostiles entre s√≠? No cre√°is que somos tan ignorantes. Hemos o√≠do que ritos celebrados por una secta de sa cerdotes cristianos no son reconocidos por otro sacer dote tambi√©n cristiano. Por lo tanto, se deduce que de b√©is tener muchos Cristos opuestos.

 

En nuestros desiertos, se han encontrado muchas cruces cristianas. Una vez pregunt√© a un misionero cris tiano si estas cruces eran aut√©nticas y me dijo que eran cruces bastardas, que durante todas las √©pocas el falso cristianismo hab√≠a penetrado en Asia, y que no debemos considerar estas cruces s√≠mbolos elevados. Entonces, dime, ¬Ņc√≥mo distinguiremos la cruz aut√©ntica de la falsa? Nosotros tambi√©n tenemos una cruz en el Gran Signo de Ak?Doje. Pero para nosotros, es el gran signo de la vida, del elemento ardiente: el signo eterno. ¬°Nadie hablar√≠a en contra de este signo!¬Ľ

 

?Lama, sabemos que sólo a través del conocimiento del espíritu podemos percibir lo que es auténtico.

 

?¬ęNuevamente demostr√°is vuestro conocimiento de las grandes cosas. Nuevamente habl√°is como si lo hicierais desde nuestra poderosa Kalachakra.¬ŅPero c√≥mo desarrollaremos nuestro gran entendimiento? Es verdad, somos sabios de esp√≠ritu; sabemos todo, pero ¬Ņc√≥mo evocaremos este conocimiento de las profundidades de nuestra conciencia y lo transmitiremos a nuestras mentes? ¬ŅC√≥mo reconoceremos las fronteras necesarias entre la vida asc√©tica y la vida com√ļn? ¬ŅC√≥mo sabremos cu√°nto tiempo podemos ser ermita√Īos y cu√°nto tiempo debemos trabajar entre los hombres? ¬ŅC√≥mo sabremos qu√© conocimiento puede revelarse sin causar da√Īo y cu√°l ?quiz√°s el m√°s elevado? puede ser divulgado s√≥lo a unos pocos? En esto consiste el conocimiento de la Kalachakra.¬Ľ

 

?Lama, la gran Kalachakra es pr√°cticamente desconocida, pues se confunde su ense√Īanza con la ense√Īanza inferior t√°ntrica. As√≠ como ten√©is verdaderos budistas, y sus opuestos, los Bon?Po, tambi√©n ten√©is un Tantra m√°s bajo, de hechicer√≠a y nigromancia. ¬ŅY acaso el Santo no denunci√≥ la hechicer√≠a? Dime con franqueza si un lama podr√≠a ser un hechicero.

 

?¬ęTienes raz√≥n. Nuestros grandes Maestros no s√≥lo prohibieron la hechicer√≠a, sino un despliegue indebido de fuerzas superiores a lo normal. Pero si el esp√≠ritu de alguien est√° tan avanzado que puede llevar a cabo muchas cosas y utilizar cualquiera de sus energ√≠as de manera natural y para el bien com√ļn, entonces, ya no se trata de hechicer√≠a, sino de un gran logro, una gran labor para la humanidad.

 

A trav√©s de nuestros s√≠mbolos, a trav√©s de nuestras im√°genes y thankas, pod√©is ver c√≥mo actuaban los grandes Maestros; entre los muchos grandes Maestros, veis pocos en absoluta meditaci√≥n. Por lo general, llevan a cabo una parte activa en la gran labor. O bien ense√Īan a las personas o dominan las fuerzas oscuras y los elemen tos; no temen enfrentarse a las fuerzas m√°s poderosas y aliarse a ellas, aunque m√°s bien sea por el bienestar co m√ļn. A veces pod√©is ver a los Maestros en verdadero conflicto, dispersando las fuerzas malignas del esp√≠ritu.

 

La guerra terrenal no est√° sancionada por nosotros, pe ro los budistas, a lo largo de la historia, han sido ataca dos, y ellos jam√°s han sido los agresores. Hemos o√≠do que durante vuestra reciente Gran Guerra, los sacerdo tes cristianos de ambos lados dec√≠an que Issa y Dios esta ban con ellos. Si Dios es uno, debemos comprender con ello que estaba en conflicto consigo mismo. ¬ŅC√≥mo po d√©is explicar una contradicci√≥n que resultaba tan inex plicable para todos los budistas?¬Ľ

 

?Lama, esta guerra ha acabado. El error más desas troso puede suceder, pero ahora todas las naciones es tán pensando cómo abolir no sólo la idea sino el mate rial e instrumentos verdaderos de la guerra.

 

?¬ę¬ŅY cre√©is que deber√≠an abolirse todas las armas y buques de guerra? Es mejor que se los transforme en instrumentos de paz y de una ense√Īanza m√°s elevada. Me gustar√≠a ver los grandes buques de guerra convertir se en escuelas viajeras de alta ense√Īanza. ¬ŅEs ello posi ble? Durante mi viaje a la China, vi tantas armas y bu ques de guerra que pens√© que si s√≥lo estas espantosas creaciones pudieran ser s√≠mbolos de una ense√Īanza ele vada, antes que s√≠mbolos de matanzas ¬°qu√© tremendo flujo de energ√≠a c√≥smica para el mundo!¬Ľ

 

?Lama, la serpiente pica, sin embargo está conside rada el símbolo de la sabiduría.

 

?¬ęProbablemente hab√©is o√≠do la antigua par√°bola de c√≥mo se advirti√≥ a la v√≠bora que no mordiera, sino que s√≥lo silbara. Cada uno debe ser poderoso, ¬Ņqu√© protec ci√≥n consider√°is como la m√°s poderosa?¬Ľ

 

?Lama, ciertamente, sólo el poder del espíritu pro porciona la protección, pues sólo en el espíritu somos fortalecidos mental y físicamente. Un hombre, concentrado espiritualmente, es tan fuerte como una docena de los atletas más musculosos. El hombre que sabe cómo usar sus poderes mentales es más fuerte que la muchedumbre.

 

?¬ęAh, nuevamente nos aproximamos a nuestra gran Kalachakra: ¬Ņqui√©n puede existir sin alimento?, ¬Ņqui√©n puede existir sin dormir?, ¬Ņqui√©n es inmune al calor y al fr√≠o?, ¬Ņqui√©n puede curar heridas? En realidad, s√≥lo aquel que estudia la Kalachakra.

 

Los grandes Azaras que han tenido acceso a las Ense√Īanzas de la India, conocen el origen de la Kalachakra. Saben muchas cosas que, cuando se revelen para ayudar a la humanidad, regenerar√°n la vida por completo. Inadvertidamente, muchas de las Ense√Īanzas de la Kalachakra se usan, tanto en Oriente como en Occidente, y aun teniendo en cuenta esta utilizaci√≥n inconsciente, los resultados son muchas veces maravillosos.

 

Por lo tanto, es comprensible cu√°n incomparablemente grandes ser√≠an las posibilidades manifestadas por un logro consciente y cu√°n sabiamente podr√≠a usarse la gran energ√≠a eterna, esta materia sublime e imponderable que se encuentra dispersa por todas partes y que est√° a nuestro alcance en todo momento. Esta Ense√Īanza de la Kalachakra, esta utilizaci√≥n de la energ√≠a primaria, ha sido llamada: Ense√Īanza del Fuego.

 

El pueblo hind√ļ sabe que el gran Agni, aunque sea una ense√Īanza antigua, ser√° la nueva ense√Īanza para el Nuevo Mundo. Debemos pensar en el futuro; y sabemos que en la Ense√Īanza de la Kalachakra yace todo el material que puede aplicarse para el mayor de los usos. Ahora hay muchos maestros, tan diferentes como hostiles unos con otros. Y sin embargo, muchos de ellos hablan de una √ļnica cosa y esta cosa est√° expresada en la Kalachakra. Uno de vuestros sacerdotes una vez me pregunt√≥: ‚ÄúAcaso la c√°bala y Shambhala no son parte de esa √ļnica ense√Īanza?”.

 

Pregunt√≥: “Acaso el gran Mois√©s no es un iniciado de la misma ense√Īanza y un seguidor de sus leyes?”. Podemos afirmar s√≥lo una cosa: cada ense√Īanza de la verdad, cada ense√Īanza del alto principio de la vida, proviene de una √ļnica fuente. Muchos antiguos Stupas budistas han sido convertidos en templos Linga y muchas mezquitas tienen paredes y los cimientos de antiguos viharas budistas. ¬ŅPero qu√© da√Īo se puede hallar en ello, si esas construcciones han sido dedicadas al √ļnico principio elevado de la vida? Muchas im√°genes budistas sobre las rocas encuentran sus or√≠genes en ense√Īanzas muy anteriores al Santo. Sin embargo, tambi√©n simbolizan la misma esencia elevada.

 

¬ŅQu√© es lo que se revela en la Kalachakra? ¬ŅHay muchas prohibiciones? No, la excelsa ense√Īanza expone s√≥lo lo constructivo. As√≠ es. Se proponen las mismas fuerzas elevadas para la humanidad. Y se revela, con fundamento cient√≠fico, c√≥mo la humanidad puede usar las fuerzas naturales de los elementos. Cuando os dicen que la ruta m√°s corta es a trav√©s de Shambhala, a trav√©s de la Kalachakra, significa que el logro no es un ideal imposible, sino que es algo que puede alcanzarse a trav√©s de una aspiraci√≥n sincera y afanosa aqu√≠, en esta tierra y en esta encarnaci√≥n. Esta es la Ense√Īanza de Shambhala. Es verdad, cualquiera puede lograrla. Realmente, cada uno puede o√≠r la pronunciaci√≥n de la palabra Kalagiya.

 

Pero para alcanzar este estado, un hombre debe dedicarse enteramente a la labor creativa. Aquellos que trabajan con Shambhala, los iniciados y los mensajeros de Shambhala, no se sienten recluidos, viajan por todas partes. Con mucha frecuencia, la gente no los reconoce y a veces ellos no se reconocen entre sí. Pero llevan a cabo su trabajo, no para su propio provecho, sino para la gran Shambhala. Todos ellos conocen el gran símbolo del carácter anónimo. A veces parecen ricos, y sin embargo, carecen de posesiones. Todo es para ellos, pero no toman nada para sí. De esta manera, cuando os dedicáis a Shambhala, todo os es quitado y todo os es dado. Si os arrepentís, vosotros mismos sois los perdedores; si dais alegremente, os enriquecéis.

 

En esencia, la Ense√Īanza de Shambhala se asienta sobre lo siguiente: no hablamos de algo distante y secreto. En consecuencia, si sab√©is que Shambhala est√° aqu√≠, en la tierra, si sab√©is que todo puede lograrse aqu√≠, en la tierra, entonces todo debe recompensarse aqu√≠, en la tierra. Hab√©is o√≠do que la recompensa de Shambhala verdaderamente est√° aqu√≠ y que sus ganancias se multiplican. Lo dicho no es porque la Ense√Īanza de Shambhala sea √ļnica, sino porque la Ense√Īanza de Shambhala es vital, porque se entrega para que sea √ļtil en el plano de las encarnaciones terrenales y pueda ser aplicada a las condiciones humanas, cualesquiera que estas sean. ¬ŅDe qu√© manera podemos estudiar la acci√≥n? ¬ŅC√≥mo estar preparados para cualquier forma de conquista, c√≥mo estar abiertos a todo? S√≥lo con el estudio pr√°ctico de Shambhala.

 

Cuando le√°is libros que tratan de Shambhala, en parte traducidos a otros idiomas y en parte vela, no os sint√°is confundidos con los grandes s√≠mbolos. Incluso en Occidente, cuando habl√°is de grandes descubrimientos, us√°is un lenguaje t√©cnico y el lego no lo comprende y toma las expresiones literalmente, juzgando s√≥lo en la superficie. En este sentido, lo mismo puede decirse de las grandes escrituras como de los documentos cient√≠ficos. Algunos toman los grandes Puranas en su sentido literal. ¬ŅQu√© conclusi√≥n pueden sacar? S√≥lo la que puede obtenerse desde la superficie del lenguaje, de su filosof√≠a, pero no de la importancia de los signos que se usan. La armon√≠a del exterior y del interior puede lograrse s√≥lo a trav√©s del estudio de la Kalachakra. Probablemente habr√©is visto los signos de la Kalachakra en las rocas, en sitios completamente desiertos.

 

Algunas manos desconocidas han hecho un dibujo en las piedras o han grabado las letras de la Kalachakra sobre las rocas. Es verdad, es verdad, s√≥lo a trav√©s de Shambhala, s√≥lo a trav√©s de la Ense√Īanza de la Kalachakra, se puede lograr la perfecci√≥n de la ruta m√°s corta.

 

Kalagiya, Kalagiya, Kalagiya. ¬°Venid a Shambhala!¬Ľ

 

Luego nuestra conversaci√≥n se volvi√≥ a√ļn m√°s bella y sagrada. De all√≠ en adelante penetr√≥ esa nota que exalta todos los esfuerzos humanos. Hablamos de la monta√Īa Kailash, de los ermita√Īos que hasta hoy viven en las cuevas de esta maravillosa monta√Īa, colmando el espacio con sus llamadas que evocan la justicia.

 

Y luego hablamos de Aquel Sitio que yace al norte del Kailash…

 

Cay√≥ el crep√ļsculo y toda la habitaci√≥n pareci√≥ cobrar un nuevo significado. La imagen de Chenrezi, so berbiamente bordada sobre la seda brillante que colgaba por encima de la cabeza del Lama, parec√≠a observarnos de un modo atrayente. Estas im√°genes ya no se encuentran en el T√≠bet.

 

A cada lado de esta imagen hab√≠a otras, tambi√©n de un extra√Īo brillo. Una de ellas era Amitayus; la otra, el Se√Īor Buda, siempre inmutable con el signo inconquistable del rayo ?el dorje? en la mano. Desde el santuario en la habitaci√≥n, Dolma, la Tara Blanca, sonre√≠a benignamente.

 

De un ramo de fucsias frescas y dalias violetas emanaba una refrescante vitalidad. Tambi√©n desde all√≠ brillaba la imagen del Poderoso, el Invencible Rigden Ciyeppo y Su Presencia nuevamente nos record√≥ el sitio misterioso al norte del Kailash. En las esquinas de este estandarte hab√≠a cuatro im√°genes muy significativas. Debajo estaba el sucesor de Rigden Gyeppo con un pandit hind√ļ, uno de los primeros exponentes de la Kalachakra. En las esquinas superiores hab√≠a dos im√°genes del Tashi Lama, el de la izquierda era el Tercer Tashi Lama, Pan?chen Palden ye?she, que dio noticias acerca de Shambhala.

 

Ya la derecha hab√≠a una figura correspondiente al actual Tashi Lama, Pan?chen Ch√∂?kyi nyi?ma ge?leg nam-jyal pal?zang?po, que ha enviado recientemente otra plegar√≠a Shambhala la Resplandeciente. En el centro del estandarte est√° el propio Rigden Gyeppo y desde la base de su trono irradiaba la Ak?ojir?Ak?dorje cruzada, la Cruz de la Vida. Una legi√≥n de hombres estaba reunida delante del trono de Rigden: ¬°qui√©n no estaba entre ellos! Hab√≠a un habitante de Ladak, con su alto sombrero negro; chinos con sus sombreros redondos con una bola roja encima; aqu√≠, con sus vestimentas blancas, hab√≠a un hind√ļ; all√≠, un musulm√°n, con un turbante blanco. Aqu√≠, kirguizes, buriatos, kalmukos; y all√≠, mongoles con sus trajes caracter√≠sticos.

 

Cada uno ofrec√≠a al Soberano los mejores presentes de sus tierras: frutos y granos; tejidos y armaduras y piedras preciosas. Nadie obligaba a estas naciones; ven√≠an voluntariamente de todas partes del Asia, a rodear al Gran Guerrero. ¬ŅQuiz√°s estaban conquistados? No, no hab√≠a humildad cuando se acercaban a El. Las naciones se le aproximaban como a su propio y √ļnico soberano. Su mano apuntaba hacia la tierra como en el majestuoso gesto del gran Le√≥n Sange; sobre la fuerza de la tierra hizo su juramento de construir constantemente.

 

Del aromático incienso delante de la imagen, ascendían vahos azulados que flotaban ante ella inscribiendo numerosos signos en la misteriosa lengua Senzar. Luego, por temor a que aquellos que no conocen la Gran Verdad la profanaran, los signos fragantes flotaban juntos y se desvanecían en el espacio.

 

Talai?Pho?Brang, 1928.

loading...

Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

7 comentarios

  1. gracias , encontre palabras que llenaron de aliento y esperanza mi camino, la divina fuerza creadora es una en todo y nos une.

  2. estoy agradecido por el trabajo de uds.

  3. agradecido por actualizar mi memoria. gracias.

    lo que senti mientras leia fue intenso me hizo pensar que hay mucho que hacer aun. jjajajajaj

  4. Es un trabajo hermoso…lleno de sabiduria…yo quiero encontrar Shambhala…quiero que sea parte de mi vida…quiero ser parte d la Shambhala terrenal…Gracias por tan bello articulo…bendiciones…Shalom!!!

  5. ESTUDIO DEL SHAMBHALA:SON GRANDES,DICHOSOS AQUELLOS QUE LA VIDA LE DEJA VIAJAR.

    QUE LA VIDA LES CÓLME DE SABIDURIA , Y, LA REPARTAN A LOS DEMAS, SUS LOS HERMANOS; QUE ASÍ LO DESEAMOS. GRACIA POR ESTE MENSAJE

  6. mil gracias por compartinos todo esto tan bello.

  7. Estamos compartiendo ese despertar
    El Nuevo Día llega ya
    Los invitamos a leer los mensajes de la Tierra
    en canalvigavieja.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest

Share This