Urano. Un gigante de hielo en el cielo.

Miranda Luna
Miranda Luna

Urano representa la motivación interior al cambio. Soltar patrones aprendidos. Innovación y evolución caracterizan su influencia sobre la personalidad y el alma. Cambios y renovaciones que van más allá de nosotros mismos y que muchas veces crean pautas a seguir para quienes nos rodean.

Estimados amigos de Hermandad, reciban todos un saludo afectuoso. Para esta entrada, atenderemos una petición especial de nuestra querida Laura Olivia Ibarra Carmona. Quién nos solicitó este tema en los comentarios del artículo nombrado: “Neptuno y su importancia en la carta natal”, publicado el 18 de Julio pasado.

Esperando poder esclarecer y ampliar la información existente al respecto, abordaremos los pormenores más relevantes de este enigmático planeta.

Iniciando con los detalles de su historia, mencionaremos que aunque se conocen “pre descubrimientos” o visualizaciones registradas de John Flamsteed en 1690, Pierre Charles Le Monnier en 1750 y John Bevis en 1738; fue hasta 1781 que William Herschel recibe finalmente el reconocimiento como descubridor, con fecha del 13 de Marzo de ese año. Aunque, como dato curioso, el astrónomo creyó en un inicio haber descubierto un cometa y no el séptimo planeta del sistema solar.

Su nombre se asignó bajo la propuesta del astrónomo Johann Elert Bode. Ouranus es el Dios del cielo y padre de Cronos (este último es equivalente de Saturno).

imagen1 urano. un gigante de hielo en el cielo. ID156461 - hermandadblanca.org

Urano y sus lunas

Hasta la fecha se conocen 27 satélites naturales que acompañan a Urano en el cielo. Los cinco de mayor tamaño son: Titania, Oberón, Umbriel, Ariel y Miranda.

Independientemente de la relevancia que el tamaño de un planeta represente en la carta, también debe considerarse el número de sus lunas. Al contar con 27 satélites naturales, Urano genera un grado de influencia muy importante a tomar en cuenta.

A diferencia del origen de los nombres de otros planetas y lunas del sistema solar que son greco-romanos, los satélites naturales de Urano, recibieron su nombre de los personajes literarios de los autores William Shakespeare y Alexander Pope.

Sus lunas son: Cordelia, Ofelia, Bianca, Crésida, Desdémona, Julieta, Porcia, Rosalinda, Cupido, Belinda, Perdita, Puck, Mab, Miranda, Ariel, Umbriel, Titania, Oberón, Francisco, Calibán, Stéfano, Trínculo, Sicorax, Margarita, Próspero, Setebos y Ferdinando.

Titania es la más grande y la número catorce en relación a su cercanía con el planeta (y fue nombrada así en alusión a la Reina de las Hadas, de la obra “Sueño de una noche de Verano”). Trínculo es la más pequeña, ocupa la posición veintidós y se refiere al bufón de la obra de teatro “La Tempestad”. Aunque algunos estudios astronómicos establecen algunas variantes en cuanto a la posición de sus lunas respecto de Urano, está información es la más aceptada.

Urano tiene también un sistema de anillos, similar a los de Saturno, pero de aspecto muy oscuro, lo que ha dificultado su detección y análisis. Sin embargo se conocen por lo menos trece, casi todos extremadamente tenues y compuestos esencialmente de partículas pequeñas de hielo y con presencia casi nula de polvo estelar. Se creer que esta ausencia de polvo es atribuible a la resistencia de tipo aerodinámico que presenta la exosfera del planeta.

Por la distancia que separa a Urano de la Tierra, se le considera como un planeta trascendente o transpersonal, vinculado a aspectos profundos, subconscientes o de sustancia espiritual. En este caso particular, relacionados a la energía del cambio y de la evolución. Su cantidad de lunas imprime un sentido de rebeldía intensa a su influencia planetaria.

imagen2 urano. un gigante de hielo en el cielo. ID156461 - hermandadblanca.org

La Tierra y Urano

Urano es conocido como uno de los colosos de nuestro sistema planetario. Su influencia es de extrema relevancia ya que se vincula al sentido de cambio y renovación interior y exterior. Aunque muy alejado de la Tierra, su tamaño y cantidad de satélites naturales, lo ubican dentro de los planetas trascendentes.

Es aproximadamente cuatro veces más grande que la Tierra; lo que lo ubica como el menor de los cuatro colosos del sistema solar y le adjudica una influencia importante al estudio astrológico debido a su tamaño. Y aunado a su número de lunas, podemos determinar que Urano tiene, sin duda, una gran relevancia dentro de la interpretación astrológica.

La astrología define a Urano como “El planeta del cambio”. Es equivalente al impulso interno que nos motiva a no permanecer estáticos, junto con la búsqueda de nuevos esquemas y horizontes de pensamiento. Gracias a Urano, es que los seres humanos modifican y adecuan su entorno y circunstancias, según lineamientos ideológicos y emotivos nuevos, frescos y actuales. Sin su presencia en la carta, no sentiríamos motivación alguna para la constante evolución integral de la vida y la consciencia.

Urano es el planeta regente del signo de Acuario y su hogar natural es la casa décimo primera. Algunas corrientes astrológicas proponen que Urano comparte la regencia de dicha casa con Saturno.

Urano tarda un poco más de 84 años en completar una órbita alrededor del sol. Por lo que en su tránsito dentro de la carta natal, necesita de siete años para cambiar al siguiente signo. Se presenta en fase retrógrada aproximadamente una vez cada año terrestre.

Urano recién entró al signo de Tauro (15 de mayo de 2018) y permanecerá ahí hasta el 26 de Abril de 2026. Presentando una fase retrógrada que lo “regresará” brevemente a Aries.

4 ur casa 11 urano. un gigante de hielo en el cielo. ID156461 - hermandadblanca.org

Urano y su posición en la carta

Acuario y la casa décimo primera corresponden al elemento Aire. Considerando esto, podremos analizar de forma más eficiente la influencia de Urano respecto a su posición dentro del mapa celeste.

Urano. Un gigante de hielo en el cielo.

En el gráfico de arriba, observamos a Urano habitando su casa natural. Aunque el signo de la casa se presenta en Sagitario, El planeta vive en su domicilio. Por lo que se encuentra cómodo y ejerce su influencia energética a sus anchas y sin restricciones. También reconocemos una conjunción con Saturno, lo que le otorga un carácter aún más poderoso a su labor.

Complementando la información del ejemplo superior, cabe destacar que al Ascendente lo encontramos en el signo de Acuario. En términos generales, podríamos definir que la carta pertenece a alguien con una personalidad cambiante respecto de su energía interior. Y que cuenta con un impulso natural hacia la evolución constante y sostenida.

Y si a esto agregamos que el signo solar se presenta en Leo, podemos asegurar que el carácter personal es fuerte y muy decidido.

Cuando Urano habita su propia casa, su labor se desarrollará con armonía y sin obstáculos. El individuo contará con la capacidad de enfrentarse a los cambios que la vida le presente (ya sea por decisión propia o circunstancial), junto con el gozo de experimentar cosas diferentes y la alta facilidad de adaptación ante lo nuevo.

5 ur asc urano. un gigante de hielo en el cielo. ID156461 - hermandadblanca.org

Urano y el Ascendente

Cuando encontramos a Urano sobre el ascendente, o sobre otro punto focal, habremos de ser muy meticulosos al interpretar su gran fuerza energética.

En la imagen superior, y debido a los rangos de orbe, podemos establecer una conjunción de Urano con el Ascendente y con Venus. Este ejemplo es muy interesante pues Venus le imprimirá un sentido estético y armónico al carácter personal; convirtiendo el ímpetu de cambio constante en un quehacer equilibrado, justo y bien analizado.

Encontramos también un aspecto compartido con Marte bajo el signo de Piscis, lo que se traduce en un esquema de energías enfocadas al terreno emocional, pero que siempre resultarán contundentes y trascendentes. La necesidad constante de cambios internos, podrá contar con un sentido de evolución entre lo práctico y lo espiritual.

Independientemente de lo que vemos en la imagen de arriba, encontrar a Urano sobre el Ascendente, siempre nos referirá a la interpretación de una personalidad que busca liberarse de estereotipos para encontrar horizontes e ideologías renovadas y más apegadas a la realidad individual.

6 urano. un gigante de hielo en el cielo. ID156461 - hermandadblanca.org

Acuario en la casa séptima

Dependiendo del elemento al que pertenezca cada casa, podremos determinar el tipo de influencia que los planetas ejercerán en la carta según su posición.

En el gráfico superior, notamos que Urano habita la casa séptima, que a su vez se encuentra bajo el signo de Tauro. De forma natural, esta casa corresponde al elemento Aire, por lo que su influencia habrá de percibirse como fluida. Aunque Tauro es un signo del elemento Tierra, este ejemplo solidifica la idea de una vivencia experimentada bajo un sentido armónico y dinámico respecto de los cambios constantes.

Por otro lado, también encontramos a Urano muy cerca del Sol y esto habrá de traducirse como la expresión innegable de una personalidad con características de libertad y siempre dispuesta a aceptar resultados adversos con buena cara y ánimo de superación.

Para finalizar, hagamos un recuento de las generalidades de Urano. Ahí dónde encontremos a Urano en la carta, será el ámbito en el que se presentarán actitudes diferentes. Cambios inesperados operados desde la consciencia profunda. Necesidad de romper tradiciones y una capacidad de adaptación de muy alto nivel. La búsqueda constante de la verdad, promoverá el movimiento energético fluido y poderoso. Expresión de originalidad, creatividad y proposición de nuevos parámetros.

Afirmación del YO, independencia, autogobierno personal y solidez de carácter.

Cuando la aspectación y posición de Urano en la carta, determina una influencia en extremo elevada, frecuentemente asociaremos al individuo con actividades relacionadas con la ciencia, la innovación tecnológica o ideológica, deportes extremos, líderes de opinión, experimentación y propuesta radicales.

Urano. Un gigante de hielo en el cielo.

Hagamos hincapié en la importancia de no entender ninguno de los puntos antes mencionados como inamovibles, hablando de su interpretación. Recordemos que cada carta es única y que se necesitan muchos conocimientos, paciencia y tiempo para interpretar un mapa celeste. Aquí no hemos más que ejemplificado algunas generalidades de este interesante planeta. Sin embargo, sólo son pautas primarias para adentrarnos en la búsqueda del mensaje personal que nuestra carta natal nos brinda.

Siempre de la mano con tu astrólogo, y tomando en cuenta el sinfín de puntos a considerar para comprender la influencia que Urano nos imprime, será que llegaremos a visualizar su forma de ejecución y su campo de acción dentro de cada uno de nosotros.

Espero que dicha información les motive a buscar siempre más y más. Y que disfruten su lectura, tanto como Yo he disfrutado al escribirles este día.

Que la luz brille en ti, hoy y siempre.

AUTOR: Miranda Luna, redactora en la gran familia hermandadblanca.org

Para saber más:

Neptuno y su importancia en la carta natal

Los regalos de Dios y la herencia de la divinidad.

3 comentarios

  1. Miranda, que gusto leer tu publicación de Urano, GRACIAS por darle seguimiento a mi petición, la información que compartes de Neptuno y Urano dan claridad y guía para saber como vivir sus dones y desafíos. A la distancia te envío un abrazo de gratitud (aunque bien sabemos que no hay distancia física). Olivia

    1. En efecto Olivia, la distancia no es más que una apariencia. Gracias por tu gentil comentario. Un abrazo para ti también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx