El viaje del alma, 1ra. Parte


«Desde que naciste, tu alma está haciendo un viaje. ¿Sabes a dónde te lleva?

Te lleva a todas partes. 

Es la luz principal que te guía de una vida a otra, a través del mundo espiritual, y tiene una mano en cada decisión inspirada que haya tomado.

En realidad, es el viaje de muchas vidas, que se extiende a lo largo de eones de tiempo. Cada acción que realizas, cada palabra que dices es una parte que contribuye al viaje.

La verdadera cuestión del viaje del alma no se trata de qué la define. La pregunta es, ¿cómo vas a definir el tuyo?

Si te das cuenta de esa voz interior, te encontrarás en lugares que nunca imaginaste.

Déjate guiar…Tu alma nunca miente …

¿Qué es el viaje de tu alma?

Es el camino que tomas, desde la concepción hasta el ser creador plenamente empoderado. Es la narrativa general que incluye tanto tus encarnaciones físicas como tu vida dentro del mundo espiritual.

girl gf0ae694a1 1280 el viaje del alma 1ra parte i402800

Tienes ante ti el camino de tu alma. Fuente: Pixabay.

El camino que toma cada alma es único, no hay una directriz que deba ser seguida. Cada uno de nosotros nace con un conjunto único de rasgos, que nos distinguen como más adecuados para algunas tareas que para otras. Algunos serán maestros, oráculos y videntes. Otros se especializarán en las artes, ciencias y así sucesivamente.

La diversidad de caminos del alma es casi ilimitada, puedes optar por especializarte en cualquier área que desees. Puedes cambiar de rumbo, asumir múltiples intereses, escapar de lo que se espera de ti en todo momento y crear tu propia narrativa de cómo quieres progresar. Está enteramente dentro de tu libre albedrío.

Viaje del alma y viaje espiritual: ¿cómo están conectados?

Tu viaje espiritual y el del alma están estrechamente relacionados, y ambos son parte del mismo todo. Pero existen algunas diferencias clave entre los dos. 

El primero se ocupa en gran medida de tu camino a lo largo de cada encarnación física. Es el camino de la expresión «Yo Soy», de la conciencia de tu alma.

En cambio, tu viaje espiritual es un proceso de despertar gradual. Entras en cada nueva vida en un estado de amnesia, con la misión de recordar tus orígenes divinos. Es la razón por la que continúas reencarnando vida tras vida y trascendiendo las limitaciones de tu cuerpo físico, puedes realizar tu potencial ilimitado.

Esta parte de tu desarrollo tiene que ver con la introspección. Es donde se realiza la mayor parte del trabajo pesado que contribuye al viaje de tu alma.

Estar en un camino espiritual se trata de introspección, hacer el trabajo interior profundo y descubrir tu verdadera esencia. Se trata de ti y de tu viaje, pero no significa que seas egoísta o egocéntrico, bajo una luz negativa. Es simplemente estar centrado en uno mismo.

La forma en que progresas en tu camino espiritual es abordando los desafíos inmediatos que te están frenando. Estos suelen ser mentales y emocionales y se relacionan con tus relaciones interpersonales y tu autoestima. Cuantas más capas elimines de gratificación instantánea, juicio e ira, más rápido llegarás al gran recuerdo de quién eres.

Por el contrario, el viaje de tu alma es la narrativa general de tu alma. Toma en cuenta tu nacimiento como alma, tu desarrollo en el mundo espiritual y la conexión entre cada una de tus encarnaciones, todo lo que te ha llevado a donde estás ahora.

La conexión de tu alma con la conciencia de la Fuente

El proceso de nacimiento del alma tiene mucho en común con las etapas con las que estamos familiarizados, en lo que se refiere a lo físico. Hay una forma de inseminación, un período de incubación y un eventual nacimiento, que da como resultado la creación de un alma infantil.

Una cosa que marca el proceso de nacimiento del alma es la falta de concepción como la conocemos. No hay proceso de apareamiento. Todo lo que se crea proviene de la conciencia de la Fuente. En cierto modo, podrías pensar en ello como un proceso de parto asexual.

Cuando un nuevo ‘lote’ de almas está listo para ser creado, la Fuente emite un estallido de energía luminosa. Estos fragmentos de luz se proyectan hacia áreas designadas para los viveros en el mundo espiritual. Aquí, estas almas entran en estado embrionario y son atendidas por almas conocidas como ‘madres incubadoras’.

Las almas recién concebidas residen aquí, en estructuras en forma de panal, hasta que están listas para nacer y convertirse en un alma de pleno derecho. Una vez que entran en plena conciencia, se les da la misma energía maternal que cabría esperar en una expresión física del ser.

Aunque la forma en que nacen las almas es asexual, permanece la misma necesidad de cuidados femeninos. Esto involucra varios procesos mecánicos, como la desconexión de un cordón umbilical, pero también de atención básica, expresando calidez y aceptación.

Tus primeras encarnaciones y grupo de almas

Después de que te vuelves consciente de ti mismo como un ser sensible, nada te obliga a entrar en tu primera encarnación de inmediato. Se te da tiempo para aclimatarse a tu entorno y reconocer tu naturaleza divina, como un alma que nació directamente de la Fuente.

Cuando estés listo para tus primeros pasos en la vida en un entorno físico, será muy raro que sea como un ser humano. La mayoría de las almas comienzan su viaje en el reino vegetal y mineral, progresando hacia el reino animal antes de tomar una vida humana.

sky gbb5565474 640 el viaje del alma 1ra parte i402800

El viaje del alma es una sucesión de aprendizajes, en diferentes universos. Fuente: Pixabay.

Al progresar de esta manera, se permite que un alma joven se familiarice con la fisicalidad, sin la carga de lidiar con emociones humanas complejas. Comenzar la vida como vegetación, por ejemplo, significa que puedes atravesar ciclos de vida rápidos, acumulando más experiencia de la que crees.

Todo lo que existe tiene conciencia. Y al elegir ser una planta, te ofreces como voluntario para ser parte de la cadena alimentaria. Eso significa que te fusionas con el ser que consume tu cuerpo, permitiéndote también integrar parcialmente su sabiduría.

Después de participar en varias de estas vidas preliminares, experimentarás tu primera vida como humano / homínido, en este mundo o en otro. Por lo general, estas serán encarnaciones menos desafiantes, para ayudarte a entrar en la vida como un alma encarnada que tiene que lidiar con emociones complejas, estructura social y cultura.

Todas estas experiencias son las que decidirán a qué grupo de almas te integrarás. El propósito de este método es asegurarse de que las almas se coloquen en grupos equilibrados, en términos de avance, capacidad, atributos y metas específicas.

Creando familias de almas

Es fácil limitar nuestra percepción de lo que es posible a lo que tenemos frente a nosotros. Pero la totalidad de la creación se extiende mucho más allá de nuestra Tierra, nuestro Sistema Solar e incluso más allá del nivel universal en el que existimos. La creación está en un concepto infinito, que no conoce límites.

La galaxia y el universo en general están llenos de vida. El hecho de que no se nos haya presentado formalmente todavía, no invalida su existencia. Hay muchas otras razas humanas y homínidas, anteriores a la nuestra en millones, incluso miles de millones, de años. Somos solo el último desarrollo en esa cadena de evolución.

Todos estos cuerpos necesitan almas para funcionar, y no existe una regla que diga que no puedes experimentar la vida en otra raza. El potencial de tu experiencia como alma depende completamente de tu propio libre albedrío. De hecho, es prácticamente un requisito para tu progresión.

Así como nos abrimos camino a través de las etapas de las experiencias de los reinos mineral y animal, que conducen a una variedad de encarnaciones humanas, también necesitamos pasar por la vida en otros mundos, galaxias y universos, para completar nuestro conjunto de habilidades como alma.

En primera instancia, viajamos de un sistema solar a otro, creando una familia de almas con las especies nativas que residen allí. Hacemos esto encarnando en su cuerpo, integrando su ADN, que luego nos da acceso a su memoria de ADN de raza y códigos de almas solares.

Estos códigos tienen valor, así como una moneda, en el contexto del viaje de un alma. Son una forma de tecnología espiritual, que permite viajar entre diferentes sistemas solares, permitiéndote acceder a través de la puerta estelar del Sol.

No puedes entrar en un sistema estelar y encarnar sin tener un código de alma para ingresar, o sin miembros relevantes de la familia del alma que ya están o se han encarnado allí. Si no tienes estos códigos del alma, aún es posible que ingreses a la conciencia planetaria y te encarnes por invitación, aunque esto es mucho más raro.

La razón para extender las alas es obvia. Así como viajamos por la Tierra para experimentar diferentes culturas y perspectivas, las diferentes razas de la galaxia tienen las suyas propias. De hecho, muchos de nosotros podemos rastrear nuestros orígenes galácticos hasta gente como los Pleyadianos, Arcturianos y Oriones.

Solo hemos venido a la Tierra como una parte de nuestro viaje, para completar un conjunto de códigos del alma que nos permitirán una mayor libertad para viajar por el universo y crear aún más experiencias de aprendizaje.

Todos ellos eventualmente conducirán a nuestro desarrollo a nivel individual y colectivo»

Fin de la primera parte

Autor: Sam Boomer

Traductora: Fanny Zapata, redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

Puedes ver el artículo original haciendo clic en el siguiente enlace:

What is Your Soul’s Journey (And Where is Your Final Destination?)

3 comentarios

    1. Buenas noches.Muchas cosas por aclarar-No entiendo como si existen otros mundos poblados,Aun sea un misterio para muchos.Como puedo rastrear mi codigo genetico con otros mundos-para reencarnar un alma y le escogen donde va ha vivir este nuevo ser.le borran el caset para no recordar el pasado-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx