Guía rápida para observar los planetas

Fanny Zapata
Fanny Zapata

Los planetas son astros que orbitan alrededor del Sol, formando parte de nuestro sistema solar. La Tierra en la que habitamos es uno de ellos y todos sin excepción, hasta ahora se mueven armoniosamente, gracias a la fuerza de la gravedad. 

Ya seas un asiduo defensor de las ciencias exactas o un ferviente partidario de la Astrología, la visión de los planetas contra el fondo estrellado te permitirá experimentar una unión maravillosa con el Universo, del que todos formamos parte. Además estamos seguros de que podrás identificarte con muchas de sus características.

¿Sabes cómo ubicar a los planetas?

Actualmente hay 8 planetas reconocidos por la Unión Astronómica Internacional, desde que se trasladó a Plutón a la categoría de planeta enano en 2006 (igual sigue siendo un objeto fascinante).

Observar los planetas brillando en el cielo nocturno es una experiencia fascinante. Fuente: Pxhere.

Los antiguos astrónomos, que no disponían de instrumento especial alguno, pero sí de mucha paciencia y noches oscuras con poca contaminación lumínica, distinguieron 6 de esos planetas a simple vista:

  • Mercurio
  • Venus
  • Marte
  • Júpiter
  • Saturno 
  • Urano (con dificultad)

Neptuno y el ahora planeta enano Plutón no son visibles a simple vista. 

De hecho Neptuno se descubrió en el siglo XIX gracias a cálculos matemáticos y Plutón apareció por vez primera en fotografías, recién a comienzos del siglo XX. Así que los primeros astrónomos desconocían la existencia de ambos.

Busca la eclíptica

Pero los astrónomos de la antigüedad se dieron cuenta de que los planetas se mueven a lo largo de una línea llamada la eclíptica. Por lo tanto, lo que debes hacer es familiarizarte con la ubicación de esta línea desde tu punto de observación, ya que sobre ella debes buscar a los planetas.

Hay excelentes aplicaciones para teléfonos inteligentes, como Sky Map, una de las primeras en salir, que te permiten localizar rápidamente los planetas, las constelaciones y los objetos astronómicos desde tu ubicación. Otra aplicación muy buena y también gratuita es Stellarium, que tiene una versión para ordenador de escritorio.

Distinguiendo los planetas de las estrellas

Para comenzar a disfrutar del cielo nocturno, debes saber que los planetas y las estrellas se distinguen visualmente contra el cielo oscuro porque los primeros no titilan, mientras que las estrellas sí. 

Otra cosa importante, los planetas aparentan moverse más rápido por el cielo que las estrellas. Esto facilita que se los distinga de estas últimas, en caso de dudas.

Los planetas del sistema solar. Fuente: Wikimedia Commons.

Una advertencia: jamás mires directamente al Sol

Y por último, es bueno saber que algunos planetas pueden verse a plena luz del día, en tal caso es muy importante nunca, pero nunca mirar directamente al Sol, ni con el ojo desnudo ni tampoco con instrumentos, ya que esto puede causar daños irreparables a la vista.

Si quieres observar al Sol, manchas solares incluidas, lo puedes hacer de manera indirecta, sin mirar por el objetivo, utilizando los prismáticos o el telescopio para proyectar la imagen sobre una cartulina o una superficie plana.

Planetas interiores y  exteriores, superiores e inferiores

Antes de explicar con detalle cómo observar cada uno de los planetas, es preciso saber que de acuerdo a su órbita respecto a la Tierra, se clasifican en planetas interiores y planetas exteriores.

Los planetas interiores son los cuatro planetas rocosos más cercanos al Sol:

  • Mercurio
  • Venus
  • Tierra
  • Marte

De ellos hay dos planetas  inferiores, cuya órbita está más cercana al Sol que la de de la Tierra y vistos desde aquí tienen fases, al igual que la Luna: son Mercurio y Venus. Y hay un planeta superior, llamado así porque su órbita está fuera de la de la Tierra.

Por su parte los planetas exteriores están más allá del cinturón de asteroides (tal vez remanentes de un planeta que no llegó a consolidarse) y son gaseosos o líquidos:

  • Júpiter
  • Saturno
  • Urano
  • Neptuno

Todos ellos tienen órbitas por fuera de la órbita terrestre (son superiores) y a Neptuno no lo verás a simple vista, pero si tienes un telescopio puedes intentar.

En el caso de los planetas inferiores, el momento más favorable para verlos es cuando están en conjunción inferior, es decir, que el planeta se interpone entre la Tierra y el Sol. Esto no quiere decir que no se vean en otro momento, sino que simplemente es el momento más idóneo.

En cambio, cuando están en conjunción superior, el Sol se interpone entre la Tierra y el planeta, y este queda oculto ante nuestra vista mientras dura la conjunción.

Por su parte los planetas superiores suelen verse mejor estando en oposición, es decir, cuando es la Tierra la que se interpone entre ellos y el Sol.

Mercurio

Mercurio es el mensajero de los dioses que se mueve rápidamente en su órbita alrededor del Sol. Apenas tarda 88 días, pero claro, su órbita es la más pequeña porque es el planeta más cercano al Sol.

Y ahí justamente está el problema para verlo, como siempre está tan cerca del Sol, el resplandor de este lo opaca, impidiendo que se vea con facilidad. No obstante, los astrónomos de todas las culturas antiguas lograron verlo, porque tuvieron paciencia suficiente como para esperar el momento más oportuno.

Mercurio siempre está cerca del Sol

Y es que hay épocas del año en que es más fácil ver al esquivo Mercurio, siempre cercano al Sol, y es justo cuando está en el punto más alejado de este, lo que se conoce como elongación.

En el hemisferio norte eso sucede durante los meses de marzo y abril al atardecer, y después  desde septiembre hasta octubre, poco antes del alba.

Para los habitantes del hemisferio sur se invierte: desde septiembre a octubre al atardecer y en marzo y abril al amanecer.

Esto se debe a que la eclíptica se ve más vertical, es decir, el camino que siguen los planetas vistos desde la Tierra, luce perpendicular al horizonte, lo cual facilita la observación.

Finalmente quienes viven en los trópicos pueden intentar verlo en cualquier momento del año, teniendo la precaución de nunca mirar directamente al astro rey.

Para todos los observadores es válido procurar alejarse de las luces artificiales y naturalmente esperar a que el cielo se encuentre bien despejado de nubes. 

Y una cosa más, el movimiento de los planetas tiene pequeñas componentes y perturbaciones adicionales, por lo tanto no todas las elongaciones son favorables para la observación.

Esto significa que aunque tratemos de ver a Mercurio en las fechas consideradas como más favorables, es posible que ni aún así podamos verlo. El hecho de que Mercurio apenas permanece visible durante menos de una hora, dificulta aún más su vista.

Venus

La belleza de la diosa del amor es innegable, pues es el objeto más brillante del cielo nocturno después de la Luna. Al igual que Mercurio, por ser un planeta interior siempre veremos a Venus más o menos cerca del Sol, lo que significa que el atardecer y el amanecer son los momentos más adecuados.

Por suerte Venus aparece más alta en el horizonte que Mercurio, y permanece más tiempo en el cielo. Esto hace que, junto con Júpiter, sea el planeta más fácil de observar entre todos.

Venus es el objeto nocturno más brillante después de la Luna

Para tratar de localizar a Venus, sigue el camino del Sol, es decir, eleva la mirada al este o al oeste, porque Venus alterna su aparición como estrella del alba (al oeste del Sol) o estrella de la tarde (al este del Sol), según la época del año. 

Venus es de los planetas que puede verse a la luz del día en condiciones apropiadas, y en lugares muy alejados, es tan brillante que puede arrojar sombra en el camino, al igual que la Luna.

Con buenos prismáticos puedes observar sus fases, pero lo mejor para esto es un telescopio que puede ser  casero. Y si quieres saber cuándo contemplar a Venus, consulta con alguna de las aplicaciones de Astronomía o algún sitio especializado en internet. Estamos seguros de que vas a disfrutarlo mucho.

Con un telescopio, aún uno pequeño, puedes disfrutar de vistas increíbles del cielo. Fuente: Pixabay.

Marte

El planeta rojo está asociado al dios de la guerra, Marte para los antiguos romanos o Ares para los griegos. Como es un planeta exterior no se encuentra tan cerca del Sol y puedes verlo fácilmente, alto en el cielo, incluso hasta altas horas de la noche. 

Cuando lo busques a través de la eclíptica, lo vas a reconocer por su color naranja y también porque no parpadea o titila, aunque su brillo puede variar según la época.

Marte es muy fácil de ver

Los planetas exteriores como Marte se observan mejor cuando están en oposición. Recuerda que en ese momento, la Tierra se interpone entre el planeta y el Sol, pero esto no quiere decir que no pueda vérsele en otras ocasiones. De hecho Marte es visible durante buena parte del año.

Para octubre de 2020 está previsto que el planeta rojo tenga un acercamiento a la Tierra.

Marte tiene dos pequeñas lunas llamadas Fobos y Deimos. No podrás verlas a simple vista, ya que son muy pequeñas y orbitan muy cerca de Marte, por lo que el brillo del planeta no deja verlas, pero con un telescopio provisto de un dispositivo ocultador, puede que logres un atisbo.

Júpiter

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar, por eso tiene el nombre del rey de los dioses. Este astro colosal no es un planeta hecho de roca como la Tierra, sino una enorme esfera de gas y líquido que tal vez tiene un núcleo rocoso.

Una representación artística de Júpiter, visto desde uno de sus satélites. Se observan las características bandas rojizas y la Gran Mancha Roja, una enorme tormenta que ya tiene 300 años de existencia al menos. Fuente: Pixabay.

Al igual que Marte y Venus, es muy fácil de observar, ya que le sigue en brillo a este último y permanece a la vista durante buena parte de la noche. Para verlo bien, recuerda que es un planeta exterior y que las fechas más propicias son las de oposición. Hacia el mediados de julio de 2020 se espera una.

Júpiter a veces es visible en horas de la tarde, dependiendo de la época del año. Busca su ubicación a través de internet para conocer las fechas.

Las cuatro lunas galileanas

Adicionalmente, con buenos prismáticos o mejor aún, con telescopio aunque sea de aficionado, se pueden ver las cuatro lunas galileanas, los satélites más grandes de Júpiter: Ganímedes, la luna más grande del sistema solar, Calisto, Io y Europa. Se llaman así en honor Galileo, quien los descubrió con su telescopio hacia 1610.

No siempre están visibles al mismo tiempo, porque a veces, justo cuando se están observando, algunas se esconden detrás de Júpiter, pero si observas durante varias noches seguidas las verás cambiar de posición.

Júpiter tiene una multitud de satélites más pequeños y también un sistema de anillos como los de Saturno, pero más tenues. Para ver más detalles del planeta más grande del sistema solar se requiere un telescopio más potente, entonces puedes ver las famosas bandas rojizas y marrones que atraviesan al planeta.

Saturno

Sin lugar a dudas es el planeta más vistoso de todo el sistema solar, una joya con su maravilloso sistema de anillos. Saturno es visible a simple vista como un punto de color amarillento. 

Necesitas un telescopio para ver los anillos

Para ver los anillos  se requiere un telescopio casero como mínimo y también si quieres ver sus satélites mayores. Ten en cuenta que como el planeta tiene varios movimientos a lo largo de su órbita, y la Tierra también, cada 15 años hay un momento en que los anillos aparecen de canto y no se pueden ver desde aquí, pero afortunadamente desde el 2017 son visibles nuevamente.

El planeta Saturno es el auténtico señor de los anillos. Fuente: Pixabay.

Busca información en la web acerca de las fechas más oportunas para observar a Saturno y ten todo listo cuando llegue el momento (más abajo te damos recomendaciones adicionales).

Las próximas oposiciones de Saturno están pautadas para:

  • 20 de julio de 2020
  • 2 de agosto de 2021
  • 14 de agosto de 2022
  • 27 de agosto de 2023
  • 08 de septiembre de 2024
  • 21 de septiembre de 2025

Urano

Urano, el planeta rebelde de giro retrógrado y eje inclinado apenas es visible a simple vista desde la Tierra, aunque sea un planeta gigante. La razón es la gran distancia. Sin embargo los antiguos astrónomos dieron cuenta de un pequeñísimo punto de luz azul verdoso que se movía más rápido que el fondo de estrellas.

Vale la pena hacer un esfuerzo para verlo con el telescopio, aunque solamente se aprecie un punto. Tan solo porque está ahí y porque sabemos que ese lejano mundo helado es un planeta verdaderamente asombroso.

Para finalizar…

Como dijimos anteriormente, ni Neptuno ni Plutón se pueden ver a simple vista, ya que están en los confines del sistema solar. Puedes acudir a un planetario local para conocer más detalles sobre ellos, así como informarte por la red. Los científicos han descubierto una gran cantidad de información gracias al telescopio espacial y las numerosas misiones no tripuladas.

Sin embargo todos los mundos visibles son fascinantes por mérito propio, así que no te los puedes perder.

Unas recomendaciones finales para que puedas disfrutar del cielo nocturno:

-Busca un lugar alejado de las luces de la ciudad.

-Lleva ropa de abrigo, mantas, sillas plegables y bebidas calientes.

-Instala aplicaciones astronómicas en tu teléfono inteligente.

-Deja que la vista se adapte primero a la oscuridad.

-A menos que tu objetivo sea también ver la Luna, prefiere las noches en que salga tarde o sea luna nueva.

Finalmente disfruta del cielo nocturno y todo lo que contiene. Te aseguramos que será una experiencia mística y enriquecedora.

Autora:

Fanny Zapata, Redactora y Traductora en la Gran Familia de hermandadblanca.org

Referencias

  • Astrobitácora. Guía de observación de los planetas. Recuperado de: astrobitacora.com
  • Conocedores. Júpiter, Saturno y Marte en oposición en 2020: fechas para verlos. Recuperado de: conocedores.com.
  • Powell, M. The Naked Eye Planets in the Night Sky (and how to identify them). Recuperado de: nakedeyeplanets.com.
  • Seeds, M. 2011.The Solar System. Seventh Edition. Cengage Learning.
  • Zapata, F. Sección de Astronomía de Lifeder. Recuperado de: lifeder.com

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx