Historia de la Tierra VIII: Lemuria

«En este mensaje analizaremos los orígenes de Lemuria. Entre el 500.000 a. C. y el 200.000 a. C., la vida evolucionó gradualmente en la Tierra y algunas almas recuperaron su conciencia de cuarta densidad y comenzaron a aprender a vivir en cooperación.

Durante este mismo período, llegaron muchas más almas de toda la galaxia, y la Tierra se convirtió verdaderamente en un crisol. Sin embargo, los grupos más grandes seguían siendo los de Orión: Betelguese y Rigel. Durante la Rebelión Luciferina, los Consejos de Betelguese se pusieron del lado de Miguel y las «fuerzas de la luz», mientras que los Consejos de Rigel se pusieron del lado de las «fuerzas oscuras».

deluge 6172493 1280 historia de la tierra viii lemuria i470600

El continente de Lemuria terminó por hundirse bajo las aguas, a consecuencia del acercamiento de un cometa. Fuente: Pixabay.

Aunque hubo muy poca hostilidad abierta durante el tiempo de transición que siguió a la rebelión, ambos grupos de Orión casi siempre limitaron su crianza a sus respectivas polaridades. Así conservaron su estructura de ADN: las facciones de Betelguese permanecieron más pacíficas mientras que las facciones de Rigel continuaron siendo dominantes y agresivas.

El pináculo de la población durante estos tiempos llegó a casi mil quinientos millones, justo antes de un Gran Ciclo, alrededor del año 200,000 a.C.

Los períodos de Lemuria

Ahí comenzó el primer período de Lemuria, alrededor del año 200.000 a. C., después de que se completara uno de los Grandes Ciclos de 25.920 años. Este cambio particular acabó con casi la mitad de la población de la Tierra, debido a terremotos masivos.

Ciertos cambios electromagnéticos hicieron que ciertas tierras se fragmentaran y se separaran, y una masa de tierra en particular se convirtió en un terreno fértil para el desarrollo de una civilización benigna. Las almas que se sintieron atraídas por esta tierra eran generalmente personas pacíficas, algunas originarias del sector de las Pléyades y otras de Sirio y Orión.

Fue un continente que llegó a tener aproximadamente el tamaño de Australia y estaba ubicado casi en la misma longitud, pero en latitud estaba un poco más al norte. Lo que la mayoría de los historiadores no sabe es que la civilización continuó en los otros continentes durante este primer período de Lemuria, aunque su vibración no era tan refinada.

Esta primera civilización lemuriana fue más tarde llamada la Tierra de Mu. En su pináculo, llegó a albergar casi quinientos millones de almas.

Unos tres grandes ciclos más tarde, las fluctuaciones electromagnéticas fueron tales, que se produjo otra catástrofe y todas las masas de tierra, excepto Lemuria, se inundaron.

El segundo período lemuriano

La mayoría de las almas que perecieron en los continentes circundantes emigraron (reencarnaron) a Lemuria, y su población se disparó. Este se convirtió en el segundo período lemuriano, que fue aproximadamente desde aproximadamente el 122.000 a. C. hasta aproximadamente el 100.000 a. C.

En el apogeo de esta segunda civilización lemuriana, la población nuevamente llegó a casi mil millones de personas. Estas almas no estaban tecnológicamente orientadas, sino que eran de naturaleza tribal, disfrutaban de la música y el ritmo y vivían en grandes ciudades a lo largo de las costas.

El paso del cometa Annanhutak y la destrucción de Lemuria

Alrededor del año 100.000 a. C., el cometa Annanhutak se acercó muchísimo a la Tierra, y la cola rozó la atmósfera, provocando un enfriamiento drástico. La gente de Lemuria estaba acostumbrada al clima cálido y tropical y, de repente, la temperatura bajó 50 ºF en cuestión de horas, congelando a la mayoría de ellos.

space 71217 640 historia de la tierra viii lemuria i470600

El acercamiento del cometa Annanhutak a la Tierra causó una gran devastación y la destrucción de Lemuria. Fuente: Pixabay.

Los que sabían lo que se avecinaba huyeron al mar, aunque muchos se ahogaron. Algunos intentaron construir ciudades submarinas, pero no tuvieron demasiado éxito. Hay muchas leyendas del mar que se originaron durante este período.

La masa de tierra de Lemuria terminó por hundirse bajo las aguas, debido a las tormentas electromagnéticas que siguieron al paso del cometa. Solo quedó un puñado de sobrevivientes y emigraron a lo que ahora es América del Sur y Australia, y más tarde a Hawai y Filipinas.

Los Alfa Draconianos y su relación con la catástrofe

Lo que no se ha revelado antes, y ha sido fuertemente reprimido en la Tierra, es que los Alfa Draconianos estaban detrás del paso inusualmente cercano del cometa. A través de una serie de explosiones nucleares en el espacio, forzaron deliberadamente la trayectoria del cometa acercándola a la Tierra, para destruir las civilizaciones allí. Su plan era acabar con la vida y luego aterrizar y reclamar la Tierra para ellos.

Tuvieron un éxito parcial en este sentido, pero aterrizar en sus cuerpos nativos en la Tierra fue mucho más difícil que encarnar en millones de cuerpos ya existentes. Baste decir que les costó mucho sobrevivir en sus cuerpos reptilianos, debido a la gravedad desfavorable y la mezcla de gases en la atmósfera.

Sus cuerpos originales mutaron y crecieron en tamaño a medida que se adaptaban, aunque su número total siguió siendo pequeño. Este fue el período principal que dio origen a las leyendas de los dragones que vagaban por la Tierra.

Para evitar la derrota, los draconianos pasaron largos años en laboratorios a bordo de su nave espacial, empalmando y mutando varias muestras de ADN, hasta que dieron con un híbrido humano-draco. El secreto consistía en inyectar ADN de reptil en la sección del cerebelo del cerebro, donde mutaba rápidamente todo el sistema.

Esta parte del ser humano todavía se llama cerebro reptiliano. Si bien las características de esta región involucran un comportamiento agresivo-competitivo y la respuesta de «lucha o huida», diseñado para proteger el organismo, al combinarse con el ADN de Orion, se volvieron especialmente potentes y dominaron todo el organismo.

Nuestros orígenes de Orion

Hoy en día, alrededor del 80% del ADN en humanos tiene su origen Orión, o tal vez deberíamos decir, híbrido Orión-Draco. Lo que comúnmente se piensa que es la naturaleza humana es el resultado de esta manipulación del ADN por parte de los draconianos, y la subsiguiente encarnación por parte de los oriones.

Como se indicó en los trabajos anteriores de este canalizador, nuestro modelo de ADN original, del que estábamos tan orgullosos, se redujo a menos del 20% de la composición general de los seres humanos.

Debido a la baja tasa de supervivencia de los draconianos después de la destrucción de Lemuria, el porcentaje de humanos con verdadero ADN reptiliano en la Tierra se ha mantenido bastante bajo. La mayor parte de la colonización de la Tierra después del 100.000 a. C. y antes de la Atlántida se llevó a cabo por los Consejos de Rigel y los Consejos de Betelguese de Orión.

NOTA: Mucho después de que terminaran las guerras en el sector de Orión (hace más de 100.000 años), muchas de las facciones que emigraron a la Tierra continúan encerradas en una mentalidad de batalla, hasta el día de hoy. Como pueden darse cuenta, cuando miran a su alrededor, este rasgo va desde el militarismo civilizado y el ferviente patriotismo hasta la abierta hostilidad y las costumbres bárbaras.

Somos los Fundadores»

1 comentario

  1. Está muy bueno el aporte.ejos de cuestionar algo de lo vertido aquí, si digo que está raza la humana es "mejor" que las anteriores en la tierra, pues este planeta también va evolucionando como el mismo universo y las razas que en el habitan. Con ello quiero decir que estamos ahí de nuestra propia extinción y todavía quedan dos razas más humanas, antes que nuestra planeta muera definitivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx