SINCRONICIDAD: la ley del tiempo. Por Valum Votan

Jorge Ariel
Jorge Ariel

Pacal Votan   encarnó en el ciclo de Palenque en el siglo VII, del 603-683. Él era una emanación de la consciencia solar asociada con la firma Sol 8. 8 es el tono galáctico de la integridad y la armonía. Pacal Votan fue un Maestro de la Sincronización Armónica. De vez en cuando esta inteligencia se personifica y se encarna en diferentes partes del mundo. En la mitología nórdica Odín (Wotan) es el Dios Supremo de la sabiduría y significa «árbol»,  asociado con el árbol del conocimiento cósmico.

José Argüelles ha sido conocido como el iniciador de la famosa meditación de paz mundial la Convergencia Armónica, que tuvo lugar los días 16-17 de agosto de 1987. El 3 de marzo de 2002, fue honrado como “Valum Votan, Cerrador del Ciclo” por nueve ancianos indígenas en la cima de la Pirámide del Sol, Teotihuacán, México. Lo reconocieron como el portador de nuevos conocimientos para regenerar el conocimiento tradicional, y le otorgaron un bastón ceremonial para ayudar a despertar a la humanidad hacia el significado de 2012, la conclusión del Gran Ciclo del Calendario Maya de 5.125 años (así como muchos otros ciclos). Año en que empezaría la Resonancia Melódica hasta el 2027 dando paso  a la Sinfonía Rítmica.

La Ley del Tiempo afirma que nuestras formas divergentes de concebir el tiempo se deben a un “error en el tiempo” que ocurrió hace unos 5000 años, y que es nuestro  deber reconocer y reparar este error. La Ley del Tiempo es la base de la reformulación de la mente humana. Así como el aire es la atmósfera del cuerpo, así el tiempo es la atmósfera de la mente.

LAS CIENCIAS

Los tres aspectos de la ley del tiempo son la intuición, la sensibilidad y la telepatía. tres ciencias nos ayudarán a comprenderlos. La cibernética, la ética y la hermenéutica.

La cibernética como ciencia de la comunicación-control,  se inició por medio del sentido del tacto y se desarrolló por el sonido, los símbolos, el arte, las palabras y frases, los idiomas y escritos, y, volviendo nuevamente a la etapa de los símbolos superiores, por el contacto vibratorio, la telepatía, la inspiración y la iluminación.

Es la mente la que dirige la personalidad y de su correcto control depende el pleno desarrollo de la misma. La zona del cerebro que se encuentra alrededor de la glándula pineal está conectada con la intuición; estas células deben ser puestas en actividad para que haya una verdadera percepción intuitiva, la cual, una vez lograda, pondrá de manifiesto el control que ejerce el alma, la iluminación espiritual, la verdadera comprensión sicológica hacia nuestros semejantes y el desarrollo del verdadero sentido esotérico, objetivo que tienen  en la actualidad todos los aprendices.

Intuición es comprensión sintética, prerrogativa del alma, que sólo es posible cuando el alma, en su propio nivel, va en dos direcciones: hacia  el espíritu y hacia la coordinada y unificada personalidad.

La ética como ciencia de las emociones se encarga de evaluar el efecto que tiene el intelecto sobre el deseo generando la emoción, siendo las virtudes la modalidad permanente de la sana emoción.Como ciencia de la Sensibilidad; es el arte de responder a los fenómenos, y se aplica especialmente a la reacción, al reconocimiento, a la respuesta y al registro de todos los  fenómenos que se encuentran en el plano físico cósmico.

El cultivo de las reacciones sensibles entre sí y con otros antes humanos entre quienes el destino ha colocado a los discípulos,  involucra:

a.            Reacción física sensitiva vía los centros, a las fuerzas que emanan de los centros de aquellos con quienes los discípulos están asociados. Se ha de desarrollar especialmente la sensibilidad del centro ajna.

b.            Sensibilidad a los sentimientos y a las reacciones emotivas de quienes lo rodean, lo cual se logra por el desarrollo de la compasión y la simpatía, que unido al desapego nos capacitará para obrar correctamente.

c.            Sensibilidad a los pensamientos de otros por la relación mental establecida con ellos en el plano de la mente.

Cuando el discípulo comienza a demostrar la cualidad del alma y el amor como segundo aspecto divino se posesiona de él, controlando y matizando toda su vida, entonces se desarrolla automáticamente la sensibilidad superior convirtiéndose en un imán para las ideas y conceptos espirituales. Sensibilidad a la impresión significa engendrar un aura magnética sobre la cual pueden actuar las impresiones más elevadas.

La hermenéutica como ciencia de la comprensión, interpreta los significados que hay en los conceptos. Todas las impresiones deben ser interpretadas y traducidas en símbolos, por medio de la palabra o por representaciones pictóricas;  pues es en el empleo de las palabras (es innecesario decir que son símbolos) donde se está propenso a cometer errores. Son el medio por el cual la impresión registrada es impartida a la conciencia cerebral. La impresión recibida e interpretada produce cambios fundamentales en la vida y en la conciencia del aprendiz, sobre todo en su orientación. Así llega a ser un centro evocador e invocador de energía.

Actualmente se le podría denominar, a la síntesis de estas tres ciencias,  ciencia de impresión. Impresión es la reacción sutil, más o menos correcta, la actividad mental vibratoria de alguna otra mente o conjunto de mentes, a medida que su influencia afecta al ente o conjunto de entes. Dicha impresión debe descender directamente desde los niveles mentales hasta el cerebro, en tres etapas: la de registro mental, la de recepción cerebral y la de interpretación reconocida.

En un bucle cibernético, el cosmos “reflexiona sobre sí mismo”, autocapta información sobre su estructura y se autocorrige mediante este acto de reflexión interna. La información de nuestra mente es transferida al alma y cada alma colectiva expide sus sentimientos colectivos e ideas universales a todo ser humano, mediante efectos frontera. Percibimos el tiempo al enriquecernos de información y la consciencia vendría a ser esa relación del tiempo con el alma.

LA SINCRONICIDAD

20170827 carolina396 id131392 sincronia aves - La sincronicidad: ¿crees en los milagros? - hermandadblanca.org

Carl Jung denominó sincronicidad a los casos especiales en donde la energía física y la energía psíquica se manifiestan como dos aspectos de una misma realidad, en donde el mundo de la materia aparece como una imagen especular del mundo mental y viceversa. De hecho la palabra síntoma, tan usada en salud, significa “dos cosas que aparecen juntas” y la clave de lo que llamamos «salud» es la adopción de tal configuración por parte del cuerpo etérico en el tiempo/espacio, y no un hecho que ocurra en el espacio/tiempo. Lo más característico de los acontecimientos sincronísticos es el hecho de aparecer en ellos suprimida la dualidad mente-materia.

Los ejemplos de sincronicidad en la naturaleza son tan frecuentes que los consideramos normales, al igual que los peces en cardumen, todas las aves vuelan en formación; cuando cambian de dirección, todas ejecutan los mismos movimientos sincrónicamente. Una parvada puede constar de cientos de individuos y, sin embargo, cada uno se mueve en armonía con todos los demás sin que haya un líder. La comunicación instantánea que vemos comúnmente en parvadas y cardúmenes proviene del nivel espiritual, de la inteligencia organizadora que reside en el ámbito virtual, con la diferencia de que los animales utilizan el instinto, mientras que los humanos utilizan el intelecto.

Esta telepatía instintiva que sirve para dirigir tan misteriosamente los movimientos de manadas de animales y la rápida transmisión  de información entre las razas salvajes y pueblos ignorantes, son ejemplos de esa inferior exteriorización de una realidad espiritual interna. Una etapa intermedia de esta actividad instintiva basada, en su mayor parte, en las reacciones del plexo solar, se puede observar en la psicología moderna de las masas y en la opinión pública. Como bien se sabe, esta etapa es predominantemente emotiva, ignorante, astral y fluída en su expresión, la cual está cambiando rápidamente y transfiriéndose al reino de la llamada “opinión pública inteligente”, pero se realiza en forma lenta pues involucra la actividad de los centros laríngeo y ajna.

Inmersión es un buen sinónimo de correlación o sincronización; se utiliza para describir algo que está contenido en otra sustancia o fuerza. El resultado es la sincronicidad: seres totalmente sintonizados con el entorno y con todos los demás, bailando al ritmo del cosmos. De ahí la importancia de conocer los cuatro componentes de la música: ritmo, melodía, armonía y timbre.

A  la sincronización o ausencia de las notas se puede atribuir todo lo que ocurre en los ciclos mundiales. Así se produce la armonía: primero la nota fundamental de la materia, luego la nota del Espíritu dominando gradualmente la nota inferior, hasta que finalmente la nota del Espíritu predomina sobre las otras.

A semejanza de lo que sucede en la escala musical, en el sistema de chakras se producen también semitonos, o medios pasos. Los chakras son como lentes, a través de las cuales interpretamos la realidad. Por ejemplo, cuando nace un nuevo ser, toda su preocupación se centra en el problema de la supervivencia, en el poder permanecer en este nivel tridimensional.

LOS CALENDARIOS

Calendario-MAYA-engranaje

«30 días tiene septiembre,  con abril, junio y noviembre;

los  demás  de 31,  y de 28 sólo hay uno».

Así es el dicho popular que subraya la ilógica naturaleza del calendario gregoriano. Por contraste, un modo mucho más fácil y más lógico de dividir el año solar sería en trece meses de 28 días con un día extra, libre.

Comúnmente, por calendario  se entiende un sistema para dividir el tiempo a lo largo de períodos prolongados. Un día es la unidad básica de un calendario, y el año solar es el período prolongado básico.

La duración del año solar es actualmente reconocida en 365,24199 días. El calendario gregoriano divide esa duración en 12 meses desiguales – cuatro meses de 30 días, siete de 31 días y uno de 28 días. En el calendario gregoriano, el cuarto de día acumulado se maneja insertando un 29 de febrero cada cuatro años. Esta no es necesariamente la más lógica ni la única manera de tratar con el cuarto de día acumulado.

Calendario 12:60

El calendario gregoriano es dogma porque nadie lo cuestiona, ni quiere cuestionarlo. El calendario gregoriano constituye las bases de la frecuencia de tiempo 12:60.

Toda autoridad otorgada a este calendario es, realmente, una lealtad hacia un viejo artificio medieval cristiano del tiempo. La autoridad de este artificio es mantenida por el Vaticano, geográficamente el menor estado político del planeta, no obstante lo cual goza de protección política total por parte de los principales poderes occidentales (el G-7: EE.UU., Canadá, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón).

Los 12 meses del calendario gregoriano, irregularmente numerados e irracionalmente denominados, surgieron como resultado de una Bula Papal emitida por el Papa Gregorio en 1572 e implementada en Octubre 5-15 de 1582. El contexto histórico en que este calendario se transformó en patrón fijo, es de la mayor significación. El poder europeo, instigado por la codicia material adquisitiva y la necesidad de la Iglesia de reunir todas las almas bajo su cruz, literalmente se había enancado en el globo. A partir de entonces, nadie podría recibir las «bendiciones» del Cristianismo sin recibir también el calendario gregoriano.

En Europa misma, el calendario gregoriano tuvo éxito en el preciso momento en que estaba lográndose la mecanización final del tiempo. Para 1600 AD, el año de 12 meses y la hora de 60 minutos se habían transformado en el patrón establecido del tiempo.

El calendario gregoriano está basado en el modelo original babilónico que sustituyó una medición del espacio por una medición del tiempo. El tiempo no es espacio. El tiempo es de la mente. Se usó un círculo en una superficie plana dividida en doce partes de 30º como modelo para el calendario anual. Un círculo en una superficie plana tiene 360 grados (30 x 12). Una órbita anual de la Tierra alrededor del Sol suma 365¼ días. La medida del tiempo según la norma del círculo en una superficie plana es irregular, arbitraria e irracional. Como es la medida del tiempo, así es la medida de nuestra mente.

En 1582 AD, cuando el Papa Gregorio XIII quitó diez días al calendario juliano y ordenó la versión final del calendario babilónico, el reloj mecánico alcanzó su perfección final. Usando el mismo círculo en una superficie plana de 12, el reloj duplicó el 12 a 24 horas y los 30 grados a 60 minutos por hora. Impuestos, guerras y gobiernos ya eran instituciones secundarias de la mente humana debido al uso del calendario de 12 meses en todo el Viejo Mundo durante 5.000 años. Pero, combinada con el reloj mecánico que duplicó la medida, la frecuencia artificial de tiempo 12:60 quedó instituida como la condición mental irregular y mentalmente aceleradora de la raza humana, separando a ésta del resto de la naturaleza. Entonces, sumada a impuestos, guerras y gobiernos, estaba la máquina.

Sin el reloj mecánico no habría máquinas, y toda la tecnología industrial sería imposible. Ajustando nuestro ritmo biológico a la acelerada frecuencia de la máquina artificial de tiempo 12:60, los humanos comenzamos la aceleración de nuestra propia actividad biológica, con la consiguiente bomba de tiempo de la superpoblación que hoy es nuestra plaga.

El resultado de la 12:60 es la creación de una frecuencia de tiempo cuyo campo mental de conciencia es dominado por la mecanización y una ciencia tridimensional de espacio-materia. La aceptación inconsciente de esta frecuencia de tiempo 12:60 es el factor único que más contribuyó al problema de la alienación humana de la naturaleza.

Calendario  13: 20

A lo largo de la mayoría de su historia de 26.000 años, el homo sapiens ha seguido la luna y usado calendarios lunares. La luna es inconstante y errática. Es, por naturaleza, sutil y elusiva. Según cálculos actuales, gira sobre su eje cada 29,5 días, la duración de una lunación sinódica, que es la razón de que siempre veamos una cara de la luna.

Trece lunas, 28 días, es la medida de la biosfera del ritmo biológico humano anual. Veintiocho días, 13 veces al año, es el ciclo de la menstruación humana femenina. Adoptando el calendario de 13 lunas – 28 días, y rechazando el calendario gregoriano, los humanos darán el primer paso más allá de la auto-destrucción colectiva engendrada por el nacionalismo y la auto-destrucción biosférica engendrada por Mammon (máquina del dinero).

Cuando aprendemos que el 28  es la triangulación del 7, hacemos que la gente se dé cuenta de que la ciencia se basa en esta frecuencia cósmica (ecuación de la Ley del Tiempo 4:7:7:13. Donde 4×7 = 28, los días de la Luna y 7×13 = 52, las semanas en un año de 13 lunas). Las personas deben comprender que el motivo para hacer esto no es sólo porque necesitan otro calendario, sino porque el propósito  es de sincronizarse y crear un campo unificado de la conciencia. Pasar del calendario gregoriano, al sincronario de las 13 lunas de 28 días es un acto consciente, una elección consciente.  Y se necesita consciencia para continuar siguiendo el sincronario de las 13 lunas. Hay una elevación de la conciencia y este es un punto clave. La idea es que hay millones de personas alrededor del mundo en diferentes  idiomas y culturas, que se están sintonizando con otra frecuencia vibratoria que está empezando a surgir ahora de la Noosfera (campo mental del planeta), una frecuencia totalmente armónica y unificante.

En la frecuencia 13:20, que es una frecuencia de tiempo galáctico natural, el 13 se refiere a la «cosmología recapitulativa de 13 tonos» corporizada en una forma que llegamos a conocer como la onda encantada.  El 20 se refiere a un código de frecuencia corporizado en el orden permutativo o sistema de notación mismo de 4 x 5, también conocido como código 0-19. Las 20 unidades de este código también se traducen a un lenguaje icónico codificado por color que consiste de 20 símbolos o sellos solares. Inherente a la onda encantada de 13 tonos hay un calendario de 13 lunas o meses perfectos, de 28 días cada uno. 13 x 28 da 364 días, estando el 365º día «fuera del tiempo», y siendo denominado día verde, un día fuera del tiempo.

Sincrónicamente el día 13 de febrero se corresponde con el día 7 de la luna galáctica del halcón y el 7 de agosto se corresponde con el día 13 de la luna magnética del murciélago.

LOS CICLOS

La evolución se desenvuelve cíclicamente. Todo se repite y hay repetición en los hechos, en el espacio y en el tiempo. Una cadena planetaria repite su actividad (en el Tiempo), un sistema solar repite su actividad (en el Espacio).

Existe una ley general que produce los efectos cíclicos, la ley de atracción-repulsión, de la cual es subsidiaria la ley de periodicidad y renacimiento. La evolución cíclica es el resultado de la dualidad onda-partícula, de la Voluntad del Espíritu y la actividad de la materia. Hay dos tipos de ciclos involucrados en la verdadera naturaleza del Yo, su interacción trae con la ayuda de la mente, lo que llamamos medio ambiente o circunstancias.

Los dos tipos de ciclos se presentan porque hay relación sobre el eje y rotación sobre la órbita. El sistema solar gira alrededor de su centro cósmico.

Los planetas giran alrededor del sol, los sistemas solares giran alrededor de Alcyione (Pléyades), 12 constelaciones giran alrededor de Arcturus. Las galaxias giran alrededor de Orión.

El ciclo galáctico de Alcione es de 26.000 años.

El ciclo galáctico de Sirio es de 520.000 años (26×20).

El ciclo galáctico de Vega es de 2.600.000.

El ciclo galáctico de Orión es de 64.000.000. de años.

Un ciclo solar dura 365 dias.

Un ciclo galáctico dura 25920 ciclos solares, 12 ciclos evolutivos.

Un ciclo cósmico dura 12 ciclos galácticos, 311.040 ciclos solares.

Un ciclo universal dura 144 ciclos cósmicos.

El ciclo de la Creación es de 360 ciclos universales.

LA CUARTA DIMENSIÓN

El tiempo, que es la cuarta dimensión, tiene dos características esenciales: es mental y es estético. El tiempo es mental porque se lo experimenta y conoce a través de la mente.

La cultura mental es básica para la experiencia del tiempo. El tiempo es estético porque consiste de diferentes niveles totales del orden cuyas proporciones y ratios son consistentes a través de la escala, y cada nivel u orden se refleja holísticamente en los demás. La contemplación artística y la actividad artística son el objeto y el reflejo expresivo del tiempo. Así como la mente es la raíz del tiempo, las ratios sensoriales de experiencia artística son la expresión del tiempo.

Debido a su inmersión inconsciente en el nivel tridimensional del espacio, comúnmente conocido como plano material, el sub-corpus humanidad como especie o todo colectivo aun no ha comprendido el nivel de operación consciente tetradimensional, o no se ha elevado a él. La participación inconsciente en la cuarta dimensión es común en los sueños y estados semejantes, así como la variedad de expresiones artísticas poco toleradas. La experiencia del tiempo como cuarta dimensión no deniega sino mejora la experiencia sensorial de la tercera dimensión, y le otorga un contexto ordenado.

La estructura cristalina es la forma más elevada  de activación de los centros energéticos, pues la naturaleza de espacio/tiempo de esta energía se transmuta en naturaleza tiempo/espacio de regulación y equilibrio, de ahí que se utilice la expresión joyas o gemas para expresar la naturaleza séptuple de la conciencia.  Una joya del tiempo tendría el potencial de modificar la realidad.

REFERENCIAS

Alice Bailey. Espejismo, un problema mundial.

Alice Bailey. Telepatía y el vehículo etérico.

Alice Bailey. Tratado sobre fuego cósmico

Bob Frisell. La cuarta dimensión.

Deepak Chopra. Sincrodestino

José Arguelles. Un tratado del tiempo.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx