Una montaña antigua: Un mensaje de María Magdalena

Fanny Zapata
Fanny Zapata

Queridos amigos lectores de la Hermandad Blanca, hoy les traemos un mensaje de María Magdalena, canalizado por Pamela Kribbe,  sobre cómo visualizarnos como si fuésemos una montaña antigua, puede ayudar a conectarnos con la sabiduría de la Tierra y nuestras vidas pasadas.

Disfrútenlo:

Estoy entre ustedes, no muy lejos, sino muy, muy cerca, más cerca de lo que dos cuerpos pueden estar juntos: estoy en su corazón.

Siento tu dolor y la desesperación espiritual que esto provoca. Hay un dolor en ti que viene de lo más profundo de tu interior, porque durante este tiempo estás soltando mucho e integrando muchas cosas.

El dolor es tan profundo que a veces te golpea y te desanima.

Siente la profundidad de tu dolor, pero no tengas miedo

Puede que sientas en tu interior, el miedo que hay del pasado, aunque a menudo lo sientes solo parcialmente.

Es el miedo de vivir verdaderamente de tu fuente, de ser quien eres a nivel del alma. Es el miedo a ser rechazado; el miedo a no poder ser tú mismo en esta realidad. Sientes también en tu ser el deseo de amar, un deseo de unidad y conexión; un anhelo de pertenencia, de volver a casa.

adult 1867665 640 una montana antigua i233554

Siente la profundidad de ese anhelo: Aunque duela, aunque experimentes la soledad y la separación, la profundidad de tu deseo y la profundidad de tu dolor dicen algo sobre la grandeza de tu alma. Fuente: Pixabay

 Tu alma no descansará hasta que hayas desenterrado todo lo que no es auténtico y lo hayas liberado.

Eres puro en tu ser, y es precisamente por eso que tendrás que trabajar y dejar ir todo tipo de ilusiones que este mundo considera verdaderas. Buscas el amor. En la búsqueda de tu vida, busca el amor en las relaciones, comenzando con tus padres y luego con tus compañeros y con una pareja o un ser querido; pero cuidado, encontrarás muchas trampas allí.

Por que también encuentras en el otro, así como en ti mismo, la absoluta impotencia, el dolor y la desolación que pueden ocurrir en las relaciones.

El alma y la creatividad

En el campo del trabajo y la creatividad, experimentas, como alma pura, el deseo de expresarte desde tu corazón, de entregarte y hacerlo plenamente, y ese deseo proviene de la propia naturaleza del alma.

El alma es como una estrella radiante: quiere brillar. Desde la fuente de poder que ella es, el núcleo eternamente creativo, el alma quiere crear, experimentar e irradiar, compartirse.

En ese derramamiento y entrega de sí misma, el alma también sufre dolor, oscuridad y negatividad, y en esos momentos, los rayos del alma se detienen.

La luz del alma puede incluso retirarse por completo debido a la resistencia, el desánimo y el dolor. Sin embargo, hacer esto no está mal.

El alma luego integra su luz, su conciencia, dentro de sí misma, y ​​esto conduce a un proceso de transformación, una forma de alquimia. A partir de ahí, el alma se manifiesta con renovado vigor y se derrama en el mundo.

Todos están atrapados en este proceso alquímico en el que transforman las experiencias que acumulan en esta vida, así como las de vidas anteriores. Y este es un proceso intenso que exige dedicación y, sobre todo, fe en uno mismo.

No te desanimes por las imágenes, expectativas e ideales del mundo que te rodea. Muchos de sus ideales y energías todavía se basan en el miedo, el instinto de supervivencia y en ideas sobre las relaciones y la creatividad que no están fundamentadas. Debes saber que este es un momento de cambios profundos que requiere una concentración extrema de tu ser, tu conciencia. Exige un enfoque extremo sobre quien eres en tu interior.

Eres una montaña antigua

Te pido ahora que dirijas tu atención, tu conciencia, hacia tu cuerpo.

Deja que tu respiración caiga silenciosamente hacia tu abdomen. Siente tu abdomen desde adentro; siente el centro de paz y tranquilidad que se encuentra allí. Es un núcleo no emocional, uno que está muy arraigado y se conecta con todo lo humano aquí en la Tierra.

Impregna tu humanidad con conciencia. En este momento, experimenta tu alma en tu abdomen. Siente la poderosa conciencia que vive en ti, la parte de ti que ha estado aquí en la Tierra muchas veces.

Esa parte es tan sólida y fuerte como una roca que ha sufrido todos los factores estacionales: lluvia, tormenta, frío y sol abrasador. Siente el núcleo del poder en esa roca que está presente en las profundidades de tu abdomen.

Es tu base y lleva tanto la energía de la Tierra como la de tu alma y la del Sol y el Cosmos; aquí es donde se unen. Deja que la energía de esa roca fluya a través de tus muslos, a través de tus rodillas y hasta tus pies.

Siéntete conectado a la tierra, tan fuerte como una montaña antigua. 

Imagina que eres esa montaña. Sientes el cielo abierto sobre ti y disfrutas de la vida que te rodea: los pájaros, los animales, la hierba, los árboles y la vida que irradia energía de las flores. Sientes cómo aprecias la vida en la Tierra.

Ves que hay amor en tu corazón por la Tierra y por todo lo que vive aquí. Te hundes hasta la base de esa montaña y sientes la edad que tienes. Sientes inmensamente todo lo que ha venido y se ha ido, y aún te mantienes firme.

forest 1869713 1280 una montaa antigua un mensaje de maria magdalena i233554

Si eres una montaña antigua, tu sentido del tiempo es muy diferente; una vida humana es muy corta, tan corta como una sola respiración. Fuente: Pixabay

Has internalizado innumerables experiencias y sientes el nivel profundo del ser que se encuentra dentro de ti. Por un momento, te conectas con la totalidad de la Tierra. Sientes su fuerza y ​​su conciencia amorosa y enriquecedora. Mientras estás en esa montaña, tu conciencia fluye hacia la Tierra. No existe un límite real entre  ustedes.

Te relajas y sabes que eres parte del todo, aunque tu mente humana no puede contener «cómo» y «qué». Estás intensamente conectado con todo.

Ahora imagina que desde esta conciencia profunda y arraigada te encuentras a ti mismo como un ser humano. Sigues siendo esa montaña, esa roca, esa fuerza de carga. Te ves como eres actualmente, llegando como un ser humano.

Ese humano se sienta sobre ti, la roca, la montaña. Ahora siente la energía de ti mismo como ser humano. Siente lo ocupada y rápida que es su energía en comparación con la energía de la montaña. ¿Cómo te sientes, el humano, al encontrarte con esta tranquila conciencia de la Tierra? ¿Sientes dudas o miedo en ti mismo? ¿O quizás ira o tristeza?

Irradia el calor de la montaña hacia ti y deja que sea una base. Eso es lo que necesitas para sentirte como en casa en la Tierra: saber que estás conectado al todo y que este todo te apoya.

La madre Tierra te guía

Imagina que tú, como humano, estás estirado, acostado de espaldas sobre esa roca sólida y te sientes apoyado. Te das cuenta de que realmente no hay nada de qué preocuparte. Esto suena muy loco para la mente humana, pero en realidad es así, hay fuerzas importantes dentro y alrededor de ti que no puedes controlar con tu mente.

Debes saber que estas fuerzas son benéficas.

Aunque te llevan a áreas de experiencia que son muy intensas y, a veces, dolorosas, las fuerzas de la Tierra, el Sol y el Cosmos que se unen en ti son, por su naturaleza, buenas, beneficiosas y centradas en el crecimiento.

Ahora abandona por completo el mundo humano, todos esos ideales y estándares sociales, y siéntete como en casa en la naturaleza. Siéntete incluido en el fluir de la vida que está presente en la naturaleza.

Deja que la energía se drene lejos de tu cabeza y conéctate con la Madre Tierra desde tu abdomen. Imagina que la Madre Tierra está ahora presente en tu abdomen; ahora es visible para ti como mujer, como forma femenina. Basta con mirarla a la cara, mirarla a los ojos y pedirle que le transmita un mensaje, breve y poderoso.

Recibe lo que ella quiere decir, en palabras, en una imagen o como un sentimiento, y déjalo trabajar en ti.

Estás aquí en la Tierra para realizar tu Ser, tu alma.

Nada de lo que estás haciendo está mal; cada experiencia es parte de tu camino. Sumérgete más en ti mismo y no tengas miedo.

Llegarás a casa y descubrirás fortalezas nuevas y cada vez más profundas en ti mismo.

La vida es buena. Este es un momento de transformación en la Tierra.

Cuanto más creas en ti mismo y más sientas las fuerzas de la Tierra, el Sol y el Cosmos a tu alrededor, más gozo experimentarás en la vida.

Eso no quiere decir que los problemas y las experiencias, incluso las desagradables, no seguirán llegando. Pero a través de la paz interior y la fe en ti mismo, todo recibe un brillo alegre, y eso es lo que necesitas. Eso es lo que la Tierra y la humanidad necesitan: más gentileza, más soltar. La vida quiere redimirte, quiere extender una mano.

Tómalo.

Gracias por tu atención.

Puedes ver el mensaje original haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.jeshua.net/channelings/mary-magdalene/an-ancient-mountain/

Traducido por: Fanny Zapata, redactora y traductora de la gran familia de la Hermandad Blanca.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx