Anna Bonus Kingsford: misterios cristianos (48) Parte 2

José Contreras
José Contreras

Anna Bonus Kingsford: misterios cristianos (48) Parte 2

Introducción

La Doctora Kingsford ya nos ha explicado (en la parte 1) el significado de la Virgen María como símbolo de nuestra alma. Ahora va a ampliar este tema al mostrar que la Virgen también es un símbolo como hija, esposa y madre de Dios. Podemos decir que es hija de Dios Padre, esposa del Espíritu Santo y madre del hijo, que es el hombre-Dios.

Ella nos aclara que la iglesia católica tiene estos misterios pero ha perdido su interpretación, por esta razón, la Doctora Kingsford propone una nueva interpretación, que no es otra cosa que la interpretación original.

Ella propone que esta interpretación sea elaborada por cada uno con su consciencia. La idea no es convertirse en seguidor de alguna autoridad. Sino comprender que cada persona tiene derecho a llegar a la verdadera interpretación si hace el esfuerzo necesario.

la Virgen también es un símbolo como hija, esposa y madre de Dios.

Podemos decir que María es hija de Dios Padre, esposa del Espíritu Santo y madre del hijo, que es el hombre-Dios.

Sobre los misterios cristianos (48) Parte 2

En relación a los misterios es necesario distinguir entre lo  no manifestado y lo manifestado, y entre el macrocosmos y el microcosmos. Estos últimos, sin embargo, son idénticos, ya que el proceso de lo universal y el proceso de lo individual son uno solo.

María y los misterios critianos

María es el alma y, por esto, es la matriz del principio divino, Dios hecho hombre por la individualización, a través del descenso en el “vientre de la Virgen”. Pero los siete principios del espíritu universal están comprometidos en esta concepción; ya que es por su operación en el alma que ella puede polarizar la divinidad.

(Este es el aspecto secreto de los siete días de la creación según Moisés. Cada día de la semana denota la operación de uno de los siete Elohim creadores o Potencias Divinas involucradas en la elaboración del microcosmos espiritual).

Misterios cristianos: Este es el aspecto secreto de los siete días de la creación

Se dice que la Santísima Virgen María es la hija, esposa y madre de Dios. Pero, como la energía espiritual, tiene dos condiciones, una de pasividad y otra de actividad y esta última se llama el Espíritu Santo,  se dice que el esposo de María no es el Padre, sino el Espíritu Santo. Estos términos implican respectivamente los modos estáticos y dinámicos de la deidad.

La Trinidad y los misterios cristianos

El padre denota la estática, la fuerza pasiva y potencial en quien están todas las cosas, subjetivamente. Pero el Espíritu Santo representa la voluntad en acción, es decir, La energía creativa, el movimiento y la función creativa.

De esta unión de la voluntad Divina en acción (El Espíritu Santo) con el alma humana, surge Cristo, el Hombre-Dios y nuestro Señor. Y, a través de Cristo, el Espíritu Divino, por quien es engendrado, fluye y opera.

En la Trinidad de lo no-manifestado, la gran profundidad, o el océano infinito (Sofía o Sabiduría) corresponde a María  y tiene por esposo a la energía creativa de quien es engendrado el Manifestor, Adonai, El Señor. Esta “Madre” es co-igual al Padre, siendo primaria y eterna.

En el misterio de la Trinidad de lo no-manifestado, la gran profundidad, o el océano infinito (Sofía o Sabiduría) corresponde a María.

En la manifestación, la “Madre” es derivada, ya que nace del Tiempo (Anna), y tiene por Padre al Dios-Planeta, nuestro planeta, Iacchos, Joachin o Jacob. Así que la paternidad de la primera persona de la trinidad es solo vicaria. La Iglesia, por lo tanto, siendo una Iglesia de los manifiesto, trata con María (La sustancia), solo bajo este aspecto y por lo tanto, no la especifica como co-igual con el primer principio. Al no derivarse de lo inmanifestado, ella no tiene relación con el tiempo.

La Iglesia, por lo tanto, siendo una Iglesia de los manifiesto, trata con María (La sustancia), solo bajo este aspecto y por lo tanto, no la especifica como co-igual con el primer principio. Al no derivarse de lo inmanifestado, ella no tiene relación con el tiempo.

Esta revelación ocurrió en Paris, el 12 de diciembre de 1882.

Interpretación de los misterios cristianos

El trabajo comienza distinguiendo entre el macrocosmos y el microcosmos. El macrocosmos es el todo, el microcosmos es el ser humano individualizado. Nos hace referencia a una Ley que es la misma para el todo y para cada individuo. Esta Ley permite que un individuo pueda conocer el Todo conociéndose a sí mismo.

Esta ley se expresa con la frase “como es arriba es abajo”. Con lo cual se quiere decir que la ley no hace excepciones y siempre se cumple. Solo que su manifestación será diferente. Normalmente se nos dice que la Ley consta de siete principios.

Por ejemplo, uno de estos principios es: todo tiene una parte pasiva y una parte activa. Alguien puede aplicar este principio en un campo diferente. Si realmente es una ley puede ver como se aplica en la vida social o en el cosmos o en la Biología.

Para ahondar en esta idea nos dice que María es el alma y agrega que los siete principios que crean al mundo son los mismos que crean en el vientre-alma al ser de cada individuo.

También nos está diciendo que la realidad espiritual tiene las mismas leyes que las del plano material.

Como podemos notar, la Doctora Kingsford no da una interpretación sobre sus sueños o sus visiones. Ella deja que cada lector llegue a su propia interpretación.

Para ahondar en esta idea, nos dice que María es el alma y agrega que los siete principios que crean al mundo son los mismos que crean en el vientre-alma al ser de cada individuo.

Referencia

Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Lecturas sugeridas

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Anna Bonus Kingsford Sueño (4) El Consejo de Perfección

Anna Bonus Kingsford (8) protección animal

1 comentario

  1. la virgen una cosa y la madre diivna es otra cosa diferente, siempre se ha hablado de la sagrada familia bueno, PADRE MADRE E HIJO,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx