Anna Bonus Kingsford:Sobre el ego como verdadero Sujeto 47-2

José Contreras
José Contreras

Anna Bonus Kingsford: Sobre el ego como verdadero Sujeto 47 (continuación)

Introducción

Esta es la segunda parte del tema sobre el ego como verdadero sujeto titulado en inglés Concerning the Substantial Ego as the True Subject. Part II.   Esta evelación fue recibida el 28 de febrero de 1883 en París.

En esta Iluminación se hace una diferencia entre lo que es inconsciente para el científico y como lo interpreta el científico del Espíritu. Para el segundo, lo inconsciente es consciente para el Ego desarrollado.

Pero este Ego o Psiquis no lo percibe con la mente, sino con la intuición. Es decir que hay un proceso científico para estudiar los fenómenos externos o físicos y otro para estudiar lo interno o subjetivo.

No hay negación de la ciencia del mundo material, ya que debemos conocer el mundo físico en que vivimos. Lo que se propone aquí es que también debemos darle reconocimiento al mundo que llamamos subjetivo, ya que si desarrollamos la intuición, nos haremos conscientes de nuestro mundo interno.

adn

Primero se presenta la traducción al español del texto y luego una interpretación para ofrecerle algunos puntos de vista al lector. Como en otras ocasiones, le recordamos al lector que la doctora Kingsford insistía en la importancia de que cada persona desarrolle su capacidad para la interpretación de los textos, incluyendo los textos sagrados.

Traducción de: Sobre el ego como verdadero Sujeto 47 (continuación)

Ego objetivo y Ego subjetivo

Antes de entrar en el estudio de lo substancial, es necesario que usted aprehenda con claridad la diferencia que hay entre lo abstracto y lo concreto. Ahora, el estudio de la materia es el estudio de lo objetivo y el de lo substancial es el estudio de lo subjetivo. Eso que los biólogos denominan subjetivo no es realmente así, sino solo las fases y condiciones últimas o interiores del fenómeno.

Eso que los biólogos denominan subjetivo no es realmente así, sino solo las fases y condiciones últimas o interiores del fenómeno.

Psique percibe lo subjetivo

Así, por ejemplo, los estados inestables que constituyen la conciencia son desde su punto de vista estados subjetivos. Pero son objetivos para el verdadero sujeto, que es Psique, porque ellos son percibidos por esta última y, todo lo que es percibido, es objetivo. En el microcosmos hay dos funciones: Lo que se revela y la de la entidad a quien se hace la revelación.

 

intuicionspirituality 3221955 340

    Lo que llamamos subjetivo es objetivo para el verdadero sujeto, que es Psique.

Observación e Intuición

Los estados inestables del Biólogo, que acompañan ciertas operaciones de fuerza orgánica son muchos modos por los que las cosas exteriores se revelan al sujeto interior. Esas cosas no son en sí mismas el sujeto al cual se hace la revelación. No crea que usted pueda acceder a lo subjetivo por el mismo método de estudio que le muestra lo que es objetivo. Este último se encuentra por la observación desde afuera y, el primero, por la intuición desde adentro.

 

¿Inconsciente para quién?

El cosmos humano es una complejidad de muchos principios, teniendo cada uno su propio  modo de operación. Esto es, por lo tanto, en el rango y orden del principio afectado por alguna operación especial que depende de la naturaleza del efecto producido. Cuando, por ejemplo, el biólogo habla de “cerebración inconsciente” debería preguntarse en relación a quien o a que tal operación es inconsciente, sabiendo que en todo proceso vital hay una gradación infinita.

Duración e Intensidad

Las preguntas sobre duración se refieren a la mente, las preguntas sobre intensidad a la Psique. Todos los procesos que ocurren en el área objetiva está referido a alguna cosa. Solo hay una cosa absoluta, y esta es el Sujeto (Con mayúscula). La cerebración inconsciente es, por lo tanto, solo relativamente inconsciente en referencia al modo de percepción que está condicionado en y por ola duración.

Pero en la medida en que alguno de estos procesos de cerebración es intenso, es percibido por ese centro perceptivo que está condicionado por la intensidad y, en relación a ese centro, no es inconsciente. El hombre interior conoce todos los procesos, pero muchos procesos no son aprehendidos por el hombre mental.

El ego mundano y el Ego celeste

Esta verdad debe demostrarle, en sí misma, la distinción de los principios humanos y su separabilidad incluso en este plano de vida. Entonces, si el ego mundano y el ego celeste son tan distintos y separables incluso con la vitalidad conectada, que un proceso nervioso consciente para el último (celeste) sea inconsciente para el primero (mundano)

¿Cuánto más separable será posible cuando la unión vital se rompa?

¿Cuánto más separable será posible cuando la unión vital se rompa?

Si las polaridades de todos sus cosmos fuesen singulares e idénticas en dirección, usted sería consciente de todos los procesos y nada debería serle desconocido, porque su punto central de percepción sería precisamente el foco de todos los radios convergentes. Pero este no es el caso de los hombres no regenerados. Para la mayoría, el punto perceptivo reside en el hombre relativo y objetivo y no en el hombre absoluto y subjetivo.

De ésta manera, los radios convergentes son ignorados por su consciencia, porque, hasta el momento, los seres humanos desconocen su propio espíritu. Están dormidos mientras viven y son  incapaces de la cognición absoluta.

Están dormidos mientras viven y son  incapaces de la cognición absoluta.

Interpretación de : Sobre el ego como verdadero sujeto 47-Parte II

Una de las ideas básicas es ampliar nuestro concepto de ciencia. No se limita a la ciencia material que nos permite conocer el mundo físico, sino que además incluye la ciencia espiritual que nos permite conocer nuestro mundo interno.

Se aclara que lo que normalmente se llama inconsciente, se refiere a que toda vía no somos conscientes de esos procesos que son subjetivos. Sin embargo, si desarrollamos la intuición, esos procesos dejarán de ser inconscientes para ser conocidos.

Lo que se nos propone es que además d desarrollar nuestra mente, que conoce al mundo material, también desarrollemos nuestra capacidad interna que nos permite comprender el mundo espiritual que es el mundo subjetivo.

Los seres humanos no estamos conscientes de nuestro propio espíritu. El mensaje es que hay que despertar al mundo de lo subjetivo y hacernos conscientes de su existencia.

 

Referencia

Anna Bonus Kingsford Concerning the Substantial Ego as the True Subject. Part II.

Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

 

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

 

Los Arcanos Menores del Tarot Rider

¿Qué es la meditación?

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Filosofia de La Libertad (4): IX LA IDEA DE LA LIBERTAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx