Conoce la Esencia del Pitagorismo y su Secta del Sol

Kevin 333
Kevin 333

¿Qué conoces del Pitagorismo?, ¿quién fue su fundador?, ¿sabes qué es la secta del sol?, ¡no te retires!, te invito para que conozcas más cerca estos asombrosos temas.

Pitágoras de Samos es recordado como el matemático del teorema c2=a2+b2 o como relacionado al triángulo rectángulo.

Pero su reflexión se extiende a múltiples aspectos del saber, en lo político, filosófico, religioso e incluso en lo antropológico (relacionado esto último con un aspecto fisiológico) formando el pitagorismo.

Puede Interesarte: Bibliografía de Pitágoras de Samos, el primer Matemático Puro

La Secta del Sol

«El pitagorismo respondía diciendo que eran las esencias numéricas, concentradas en la mónada o Unidad»

Los antiguos griegos relacionaban a la razón con el sol o sus características, como:

  1. Su luz(1),
  2. Su brillo(2),
  3. Su resplandor(3)
  4. e incluso con el enceguecimiento(4),

dando a entender que el logos es al mismo tiempo foto-causal(1), capaz de grados expresivos (mayor profundidad o perspicacia y apercepción)(2 y 3), y que sin la preparación correcta o por su misma potencia, puede deslumbrarnos en sus verdades(4).

Este símil del logos con el sol se encuentra en Platón, en Heráclito y por supuesto, en Pitágoras y su secta del pitagorismo.

De acuerdo con los Versos de oro de Pitágoras, está escrito la siguiente frase esotérica a modo de recomendación:

 «alimentad al gallo y no lo inmoléis pues está consagrado al sol y a la luna»

El gallo en efecto, es símbolo de la luz naciente, un emisario o atributo de Apolo, que anuncia la entrada de un «nuevo mundo» cuando el alma se introduce nuevamente en el cuerpo después de descansar.

Así la razón no se inmola durante la noche, sino que emerge renovada de ella a la luz del sol precedida del canto del gallo.

El ritual característico del pitagorismo frente al amanecer consistía en marchar vestidos de blanco al son de una melodía matemática, y entre aromas y cantos evocar a la Unidad en sentido metafísico.

Para los antiguos la captación de la razón o la racionalidad demostrativa (esto es la operación intelectual de generar tesis a partir de hipótesis) era percibida con una resonancia mistérica, y lo mismo sucedía al pensar esencias matemáticas, en específico, al pensar la unidad.

De ella procedía la constitución del mundo, todo esto representado en la figura mística de la tetraktys:

  1. Como fundamento metafísico (arjé formal) del mundo o elemento matemático sin dimensiones o punto,
  2. Representando la línea recta o primera dimensión,
  3. Representando las figuras planas o segunda dimensión, y
  4. Siendo el sustento formal del mundo como figura (en Platón es el dodecaedro), representación del volumen o tercera dimensión. La experiencia virtualmente mística de los ritos racionales se verifica mejor en su filosofía.

Filosofía Pitagórica

La investigación de los grandes sabios se centraba en esta pregunta: ¿cuál es el arjé de la physis?, siendo el arjé la causa primera de lo que existe. Porque contra aquellas interpretaciones positivistas de los antiguos como filósofos físicos, la causa primera era investigada desde la antología, no desde la física.

El pitagorismo respondía esta pregunta diciendo que eran las esencias numéricas, concentradas en la mónada o Unidad.

Todo era susceptible de medida, de numeración, y en ese sentido, se planteaba un cosmos supremamente ordenado, armónico y diacrónico.

La interpretación del cosmos en tanto tal, correspondía al límite del saber matemático desarrollado hasta entonces, es decir, no existía una matemática desordenada, con disonancia y enredada. Por lo que los números imaginarios y complejos eran imposibles.

Por otra parte, la tetraktys configura un sistema místico filosófico. Consiste en una pirámide que encierra todo el conocimiento siendo la fuente y raíz de toda la naturaleza eterna.

Y como la Kabalah, posee 4 mundos o planos, y cada uno con sus atributos específicos que suman el número 10.

  • La unidad (1) correspondía al fuego, o espíritu. 
  • La dualidad (2) se correspondía con el aire y la materia. 
  • La Trinidad (3)  con el agua y la unión entre espíritu y materia.
  • y lo cuaternario (4) a la tierra y a la formas creadas o consolidadas. Todas sumatorias dan 10

Todas estas partes suman 10, porque según su filosofía, este es el número perfecto que permite conocer tanto el cosmos como a si mismo.

Incluyendo también el orden musical y axiológico, ya que el 10 es el numero de la armonía y el acorde perfecto. 

También la tetraktys es una invocación a la divinidad, entendida como la armonía que precede todo Ser existente. Su invocación recita según Chevaler, (1986) es la siguiente:

«Bendícenos. número divino, tú que has engendrado a los dioses y a los hombres. Oh santa, santa Tetraktys, tú que contienes la raíz y la fuente del flujo eterno de la creación. Pues el número divino comienza por la unidad pura y profunda y alcanza luego el cuatro sagrado; luego engendra la madre de todo, que todo lo enlaza, y el primogénito, el que nunca se desvía, el que nunca se cansa, el diez sagrado, que detenta la clave de todas las cosas» (p.988).

Podrías leer también: Biografía de Pitagoras, un matemático con ideas espirituales

Política Pitagórica

acropolis la civilización griega PITAGORISMO - hermandadblanca.org

El ritual característico del pitagorismo frente al amanecer consistía en marchar vestidos de blanco al son de una melodía matemática, y entre aromas y cantos evocar a la Unidad en sentido metafísico)

La secta pitagórica mantenía una reserva estricta respecto a su producción doctrinal, excluyendo en lo posible las tentativas de divulgación.

Para ello servíase de reglas, tales como aquella de que “todo es común entre amigos”, o eso de no emitir palabra alguna durante cinco años, o la división que hacían entre sus miembros, a saber:

  • Por un lado estaban los matemáticos, que luego de todo el proceso de pruebas, podían acceder al total contenido doctrinal, es decir, a las matemáticas en sí;
  • Por el otro estaban los acusmáticos u oyentes que eran aquellos que solo recibían doctrina exotérica de dietética, ética y política.

El mundo como cosmos servía de sostén político en la aristocracia pitagórica, porque no todo ciudadano podía pertenecer a ella, siendo su mayor parte los pudientes o los inteligentes (los dignos).

En este sentido, el orden social era como preestablecido según la invariabilidad matemática, cada parte de la sociedad cumpliendo “su” papel en correlación con el todo perfecto (aristos).

El lugar social no era dado solamente por naturaleza, sino también y necesariamente desde la razón matemática y sus esencias extrínsecas y sempiternas.

Curiosidad histórica sobre le Pitagorismo

pitagoras conoce la esencia del pitagorismo y su secta del sol ID205575 - hermandadblanca.org

«alimentad al gallo y no lo inmoléis pues está consagrado al sol y a la luna»

Empero, la verdad no se desdice a sí misma. Un personaje importantísimo para el pitagorismo o contra él, fue Hipaso de Metaponto, artesano y acusmático (oyente pitagórico), que no solamente combatió su secta desde lo doctrinal sino desde lo práctico.

En sus investigaciones matemáticas (lo que atestigua su rebeldía frente a la secta, siendo como era un oyente) descubrió la relación numérica que hay entre los sonidos musicales, dándose cuenta de la numeración implícita; a decir de algunos, Pitágoras se apropió de este descubrimiento.

O también el descubrimiento de la inconmensurabilidad de la diagonal, posibilitando a los números imaginarios.

Por dicho descubrimiento y por su divulgación, fue asesinado presumiblemente por sus compañeros sectarios, pero su voz fue escuchada.

Los ciudadanos al darse cuenta de la posibilidad no ya de un cosmos, sino de un caos plural, multiforme y positivamente determinado, convenido, iniciaron la revolución contra el pitagorismo, a tal punto que Pitágoras fue casi muerto y desterrado.

Cabe recordar que en el mundo griego resultaba incómodo la idea de incompletud, infinitud e indeterminación.

Antropología (fisiología)

Este símil del logos con el sol se encuentra en Platón, en Heráclito y por supuesto, en Pitágoras y su secta del pitagorismo)

Los adeptos al pitagorismo eran vegetarianos (también tenían preferencia por la miel), porque una de sus doctrinas era la metempsícosis o reencarnación de las almas; comer carne y algunos otros seres animados implicaba asesinar en alma al viviente.

Se cuenta que el mismo Pitágoras reconoció a un amigo muerto en un perro.

Cuando los ciudadanos se le rebelaron a los pitagóricos, una de sus amenazas para con ellos era obligarlos a comer seres animados. Al parecer, Pitágoras murió de inanición.

Otra de sus creencias era no comer alimentos húmedos, porque ellos enfriaban al alma (correspondiéndose el alma-el logos-el fuego). Está en la creencia asimismo que Pitágoras fue un reencarnado, llegándose a afirmar (como con Platón) que era la reencarnación de Apolo.

Muchas de sus doctrinas perviven en nuestra cotidianidad, al ser virtualmente absorbido por la filosofía platónica, neoplatónica y el gnosticismo, siendo estas últimas parte de los pilares de la cultura occidental.

Para el pitagorismo el alma poseía tres estructuras básicas: la psique correspondía a la parte vital, la sensiblidad (aisthesis) a la parte sensible, y el logos o nous, era la unidad unificadora de y especificamente humana, siendo pues la parte intelectual.

Fuentes bibliográficas:

  • Chevaler, J. (1986). Diccionario de los símbolos. Barcelona, España: Editorial Herder.
  • Pitagorismo (1987). Escritos Pitagóricos. Compilación de la enseñanza de Pitágoras. Bogotá, Colombia: Ediciones universales.

Autor: Kevin Samir Parra Rueda, Redactor en la Gran Familia de hermandadblanca.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx