Motivación (10) vivir para aprender

José Contreras
José Contreras

Motivación (10) vivir para aprender

Introducción

Hay muchas razones para aprender durante toda la vida o para no hacerlo. En todo caso debe haber una fuerza interna que nos impulse a seguir aprendiendo. A partir de una cierta edad, ya no hay mucha presión social para que sigamos aprendiendo.

¿Qué razones tenemos para aprender? Vamos a hacer algunos planteamientos sobre este tema.

Vivir para aprender

Durante las primeras décadas  del siglo XX, era normal que la gente viviese más o menos hasta los cuarenta y cinco años. Ya alguien de cuarenta se había casado, tenía hijos mayores de edad y esperaba pasar sus últimos años en tranquilidad.

En cuanto era posible dejaban de trabajar y no seguían estudiando ni aprendiendo nada nuevo. Para que seguir aprendiendo, si eso le correspondía a los jóvenes.

Una persona de cuarenta años estudiando en una universidad era algo anormal. Incluso los cuarentones que se dedicaban a prender a leer y a escribir salían en la prensa como algo fuera de lo común.

Hoy en día es normal que alguien de cuarenta años estudie una carrera en la universidad. Incluso ya se comienza a ver personas mayores de sesenta estudiando alguna carrera nueva. Existen universidades para la tercera edad. El mundo ha cambiado.

Es posible aprender muchas cosas por internet. Muchas instituciones ofrecen estudios a todo el que quiera aprender y muchos de esos aprendizajes son gratuitos.
Sin embargo, no se puede decir que haya una mayoría de personas mayores de edad que después de haber obtenido algún grado sigan estudiando.

¿Tiene sentido aprender durante toda la vida?

En la medida en que se estudie solo para conseguir un trabajo, es posible que no sea tan urgente, para las personas de mayor edad. Aunque hay que reconocer que en el siglo pasado una profesión se mantenía con los mismos conocimientos básicos toda la vida, pero hoy eso no es suficiente .

Hoy en día es necesaria una actualización constante, no solo porque los descubrimientos científicos exigen estar al día, sino porque los medios de comunicación como internet ofrecen nuevas formas de comunicación y nos obligan a recibir y enviar informaciones de manera diferente.
Además la filosofía de la vida que tengamos también influye en nuestra decisión de seguir aprendiendo.
Quienes consideran que la mente debe estar en actividad durante toda la vida tienen una razón para buscar nuevos conocimientos.
Muchas personas mayores de edad se dan cuenta que hay campos en los que siempre han querido desarrollarse, pero en los que no han dedicado la atención necesaria.

Hay personas que siempre han querido ser pintores, o aprender a tocar un instrumento. Otros han deseado aprender sobre filosofía, o sobre literatura.

Vivir para aprender: Hay personas que siempre han querido ser pintores, o aprender a tocar un instrumento.

Se dan cuenta que no es para conseguir un empleo, sino para su propio desarrollo e incluso para ampliar sus relaciones sociales.
Otros quieren aprender idiomas para poder viajar de manera más independiente a los países que siempre han querido conocer. Incluso aprender idiomas para poder leer esas obras que han leído solo en traducciones pero que quisieran apreciar en su forma original.
Ya hemos dicho que la filosofía puede ser un aporte para ayudarnos a seguir aprendiendo durante toda la vida.

Dentro de estas posiciones filosóficas hay una que aunque es muy común en los países orientales, no estaba imperando en la cultura occidental. Me refiero a la idea de la reencarnación y del karma.

Reencarnación y aprendizaje

¿Qué tiene que ver esta idea con el seguir estudiando durante toda la vida?
La idea del karma estuvo presente en la cultura griega y fue transmitida como que todas las acciones humanas tienen consecuencias. Ha estado muy vinculada al concepto del desarrollo moral.

La novedad aparece cuando se relaciona con la reencarnación. Se plantea que todo lo que pensamos, hacemos y sentimos va a tener influencia en el futuro incluso después de la muerte física. Eso quiere decir que estamos creando nuestro futuro en nuestro presente. Este futuro se refiere incluso a vidas futuras.

Influencia de una idea religiosa

Muchas veces no nos damos cuenta de la influencia de una idea sobre nuestra forma de actuar. El sociólogo Max Weber dice que el concepto calvinista de que podemos tener indicios de nuestra salvación en la otra vida (No se refiere a la reencarnación) influyó en la manera de actuar de los seguidores de esta iglesia y en toda la sociedad.

Esos indicios le dicen a los Calvinistas que es posible que pertenezcan a los elegidos y que el principal indicio es el éxito material.

La idea que expresa el autor es que estas personas tuvieron un acción muy importante en la formación del capitalismo ya que se dedicaron al lucro no para vivir con comodidad, sino para asegurarse de su felicidad eterna.

Influencia de la idea de reencarnación

Si extendemos esta idea a la de la reencarnación que dice que todo lo que aprendemos ahora va a ser parte de nuestro futuro tanto en esta vida como en la futura reencarnación, vamos a darnos cuenta que el estar aprendiendo toda la vida es una indicación de que vamos a beneficiarnos de esos conocimientos y de esas experiencias en el futuro.
Las personas que consideran que lo que aprenden en esta vida se pierde al morir tienen menos motivos para seguir haciendo esfuerzo.

Incluso, quienes piensan que no hay nada más después de la muerte, pueden estar más dispuestos a buscar los placeres que siempre desearon, algunos los buscarán en los vicios y otros, con mayor desarrollo moral, en actividades más nobles.
Sin embargo, podemos preguntarnos si es cierto que quien cree en la reencarnación va a hacer esfuerzo para seguir aprendiendo cuando llega a una edad mayor.

La experiencia puede señalar que no. En las culturas orientales está muy extendida la idea de la reencarnación y no siempre esa idea lleva a seguir aprendiendo.

Algunas personas orientales al llegar a cierta edad se dedican a la meditación, lo que es otra forma de seguir aprendiendo. Pero otras personas más bien tienden a no hacer esfuerzos y tiene una excusa perfecta: si van a volver a vivir, para que hacer esfuerzos ahora, si los pueden hacer en la próxima vida.
Como con todas las ideas, siempre se le puede concretar de maneras muy diferentes y hasta contradictorias. Siguiendo con la idea expresada por el Sociólogo Max Weber, alguien podría decir que si el éxito solo da un indicio de estar salvado, pero no lo asegura, no vale la pena matarse trabajando. Al final es posible que después de esforzarse trabajando no esté entre los elegidos.

Como con todas las ideas, siempre se le puede concretar de maneras muy diferentes y hasta contradictorias.

Siguiendo con la idea expresada por el Sociólogo Max Weber, alguien podría decir que si el éxito solo da un indicio de estar salvado, pero no lo asegura, no vale la pena matarse trabajando. Al final es posible que después de esforzarse trabajando no esté entre los elegidos.

Así que el solo hecho de creer en la posibilidad de la reencarnación no hará que alguien quiera hacer esfuerzos durante toda su vida. Siempre hay un aspecto individual del carácter que motiva a seguir desarrollándose.
Lo que nos mueve a seguir aprendiendo es un convencimiento en que la vida tiene sentido. Este sentido viene dado por una confianza en que seguimos existiendo, sea por la espera de un cielo o por el concepto de reencarnación o por la idea de que algo de nosotros va a seguir existiendo y va a tener influencia en el devenir.

Lo importante es que esa ilusión de aprender es una esperanza para toda la humanidad. Es una forma de ver la vida como algo que no se limita a una temporada de nuestra existencia en la tierra sino que es reconocer que la vida no se termina, sino que siempre es digna de ser vivida.

Ver la vida como algo que no se limita a una temporada de nuestra existencia en la tierra. Reconocer que la vida no se termina.

Es posible que la esperanza de vida aumente de manera significativa en el presente siglo. En ese caso, es importante que los conceptos de juventud y de vejez tengan que modificarse por completo y con ello todos nuestros conceptos de aprendizaje y de desarrollo.

Es posible que la esperanza de vida aumente de manera significativa en el presente siglo. En ese caso, es importante que los conceptos de juventud y de vejez tengan que modificarse por completo y con ello todos nuestros conceptos de aprendizaje y de desarrollo.

Referencias

La ética protestante y el espíritu del capitalismo

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Sugerencias

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Reencarnación en la historia europea (6): Giuseppe Garibaldi

2 comentarios

  1. Eeeeeeeh! Para el caso de los cuarentones como yo, elegimos algo según el golpe en caliente para aprender, deshinibidos? Si, pero también tenemos en el subconciente que es algo new age, y como pretexto nos hacemos vintage, y es otra forma de ponernos a prueba, durante toda la vida aventurarse a algo nuevo, explorar, si se tiene más conocimiento, o cómo conclusión, aventurarse por algo o algo más en la vida o terminar algo a medias. Bueno, gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx