Némesis: el gemelo del Sol

Mucha gente está preocupada por la amenaza que representa un planeta némesis oculto, conocido como Nibiru, que se ha profetizado que colisionará con la Tierra. Aunque muchas de las fechas propuestas para esta colisión han ido y venido, tal vez hay otro cuerpo celeste que es más probable que conduzca a un evento apocalíptico: la estrella Némesis. 

La teoría de la estrella Némesis

Los sistemas de estrellas binarias ocurren con frecuencia, y en realidad son más comunes que las estrellas individuales. Al menos eso es lo que pensamos, hasta que una hipótesis reciente propuso la posibilidad de que cada estrella comience como un par binario o un sistema de pares múltiples.

reflexes star sun earth space rays cosmos balls

El Sol podría tener una estrella gemela: Némesis. Fuente: MaxPixel.

Si bien la teoría no ha sido confirmada, existe evidencia significativa de que nuestro Sol probablemente tiene un gemelo, un «gemelo malvado».

La mayoría de las estrellas de la galaxia son enanas rojas, que son una quinta parte del tamaño del sol y hasta 50 veces más tenues. Estas estrellas se emparejan con bastante frecuencia con otra estrella, formando un sistema binario, lo que lleva a los astrónomos a creer que Némesis sería la estrella enana roja, compañera del Sol.

Pero, debido al pequeño tamaño y la tenuedad de estas estrellas, resultan difíciles de encontrar, haciendo de Némesis una estrella aún más esquiva.

Némesis y las extinciones masivas

Se cree que Némesis es responsable de 12 eventos cíclicos de extinción en la Tierra, incluido el que mató a los dinosaurios.

Las raíces de la teoría de la estrella de Némesis se remontan a dos paleontólogos, David Raup y Jack Sepkoski, quienes notaron que había una periodicidad en las principales extinciones a lo largo de la historia de la Tierra. Estas se producen en intervalos de 26 millones de años, lo cual llevó a varios astrofísicos y astrónomos a postular sus propias hipótesis de la estrella Némesis.

Entonces, ¿cómo sería el gemelo del Sol responsable de las extinciones masivas? La Teoría de la Estrella Némesis propuso la idea de que el gemelo binario del Sol debe estar en una gran órbita de 1,5 años luz, reteniendo la suficiente fuerza gravitacional entre él y el Sol, para no desviarse.

Pero el problema con la órbita de Némesis es la posibilidad de que, ocasionalmente, pase a través de una nube de escombros helados en la periferia de nuestro sistema solar, conocida como la Nube de Oort.

¿Qué es la Nube de Oort?

La Nube de Oort es una esfera teórica que se cree que orbita nuestro sistema solar. Se extiende en cualquier lugar comprendido entre 5.000 y 100.000 UA  de distancia y contiene hasta dos billones de objetos celestes.

Consiste en planetesimales, los pequeños bloques de construcción helados de planetas, además de cometas y asteroides.

Estos planetesimales son pegajosos y chocan entre sí, hasta que se vuelven lo suficientemente grandes como para tener una atracción gravitacional significativa. Eventualmente llegan a ser tan grandes como una luna o un planeta. También crean asteroides y cometas que se salen de la órbita y son enviados a toda velocidad hacia el centro del sistema solar, chocando contra los planetas.

Existe un sistema estelar binario que una vez pasó lo suficientemente cerca como para casi perturbar la Nube de Oort, y que probablemente fue visible desde la Tierra. La estrella de Scholz hizo un sobrevuelo hace unos 70.000 años, a una distancia de 50.000 unidades astronómicas (AU), siendo una AU la distancia de la Tierra al Sol.

Los astrónomos están 95% seguros de que la estrella de Sholz pasó a medio año luz de nosotros, posiblemente perturbando la Nube de Oort, aunque aparentemente no lo suficiente como para causar un evento de extinción masiva.

Se cree que los cometas existen dentro de la Nube de Oort y son el producto de una especie de toma y daca de las estrellas cuando se forman. En este proceso, los cometas son arrastrados hacia adelante y hacia atrás entre el campo gravitacional de las estrellas. Por esta razón se teorizó la existencia de la Nube de Oort, y debido a la cantidad de cometas provenientes de allí, tuvo que haber una estrella hermana que los llevó hacia la Nube.

Sedna: el misterioso planeta enano

Los astrónomos también encontraron un planeta enano en el cinturón de Kuiper, una región justo antes de la Nube, que también contiene cuerpos celestes helados.

640px artists conception of sedna nemesis el gemelo del sol i377556

Sedna, el misterioso y lejano planeta enano. Fuente: Wikimedia Commons.

Este planeta, llamado Sedna, orbita alrededor del Sol en una trayectoria elíptica larga y alargada, y es potencialmente uno de cientos. Sedna puede ayudar a explicar la teoría de la estrella Némesis, ya que su órbita lejana probablemente fue causada por el gemelo de nuestro Sol, que lo sacó mientras se alejaba hacia las profundidades del espacio. Imagínese si en lugar de 9 planetas en nuestro sistema solar, hubiera unos pocos cientos.

Entonces, ¿dónde está la estrella de Némesis? Hace varios años, la UE lanzó el satélite Gaia, maravillosamente nombrado, para trazar un mapa de las estrellas de la Vía Láctea y observar específicamente las estrellas que han tenido un encuentro cercano con nuestro sistema solar o que podrían acercarse en el futuro.

Pero no se sabe si se encontrará o no a Némesis, así que es posible que regrese para la próxima extinción masiva, o que se haya desviado, perturbando la Nube de Oort de otra estrella.

Puedes ver el artículo original haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.gaia.com/article/nemesis-star-theory-does-the-sun-have-an-evil-twin

Traducido por: Fanny Zapata, redactora y traductora en la gran familia de hermandadblanca.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx