Rudolf Steiner: Desde los síntomas a la realidad en la historia moderna

José Contreras
José Contreras

Rudolf Steiner: Desde los síntomas a la realidad en la historia moderna (1/3)

Introducción

En esta ocasión presentamos algunas ideas de la  charla dada por el Doctor Rudolf Steiner con el título en inglés From Symptom to Reality in Modern History, aunque el idioma de origen el alemán. Una de las ideas principales es que  lo que se llama historia es en realidad un complejo de síntomas. 

Para ejemplificar esta idea, él dice que muchas de las relaciones de causa y efecto que presentan los historiadores son similares a decir que los trenes tienen como finalidad dañar los rieles. Todas sabemos que el daño a los rieles es un efecto secundario que no tiene que ver con la finalidad de los trenes. Sin embargo, cuando se explican los hechos históricos muchas veces se presenta esta confusión.

Desde los síntomas a la realidad en la historia moderna

Historia moderna:

Quinta era Post-Atlante

La quinta era Post-Atlante comenzó en el siglo XV. En la cuarta época el nacimiento y la muerte se percibían internamente. En la quinta el no-bien se percibe internamente y el nacimiento y la muerte se percibe en lo externo.

En la sexta época el no-bien será percibido como algo externo.

El cuarto periodo post-atlante comenzó en el siglo VIII antes del misterio del Gólgota y terminó en el siglo XV después del misterio del Gólgota.

Síntomas y hechos históricos

Steiner distingue los síntomas de los hechos históricos. El síntoma es solo un indicador de algo que se está repitiendo constantemente. El hecho es más bien la agrupación de todos esos síntomas. Los síntomas muestran la tendencia.

Las grandes derrotas, como la pérdida de la armada española, son solo muestras de como el viejo orden va siendo superado por la nuevas fuerzas que están surgiendo.

Ver la historia como que el presente es efecto del pasado, es muy conveniente, pero es falso. Diferentes síntomas pueden tener una causa común y no ser cada uno un efecto del síntoma anterior.

El proceso real es el del desarrollo del alma consciente.

Un ejemplo es la batalla de trafalgar. Allí se enfrentan el 1805 Francia con el apoyo de España contra Inglaterra. Posteriormente, Inglaterra lidera sus batallas en Norteamérica y toma todas las posesiones españolas y francesas.

Francia se interna en Europa y toma gran parte del continente.

Los verdaderos perdedores fueron las fuerzas que representaban al alma racional que eran las fuerzas del antiguo imperio romano-cristiano. Es decir, los perdedores son las fuerzas del papado y de España.

Alma grupal en el Imperio romano

En la etapa Greco-romana la personalidad estaba unida al alma grupal. El alma no se había liberado. La personalidad se expresaba fundamentada en sus instintos.

En esa época, la personalidad no había desarrollado la autoconciencia. Las fuerzas culturales de esa época anterior han desaparecido. Por esto, hombres como Julio César o Pericles ya no pueden existir. Ya no es la personalidad, el alma grupo, la que domina, sino la igualdad que forma a la personalidad estándar.

Igualdad después del imperio Romano

En este tiempo de igualdad, nadie está contra los papas o los reyes, lo que pasa es que todos se sienten con la misma capacidad de ser papas o reyes. Esto hace que ellos no encajen en esta sociedad.

Ésta lucha por lograr la igualdad, fraternidad y libertad es el trabajo que va desde 1413 hasta el año 3573. La tarea de esta época es lograr la fraternidad en el plano físico, la libertad en el plano psíquico y la igualdad en el plano espiritual.

Ésta lucha por lograr la igualdad, fraternidad y libertad es el trabajo que va desde 1413 hasta el año 3573.

El pensamiento científico y los síntomas

Otro aspecto de los síntomas es el pensamiento científico. Steiner explica que se cree que la sociedad ha adquirido el pensamiento científico gracias a la ciencia. El proceso es a la inversa, los científicos usan ese pensamiento porque es el que está aceptado por la sociedad.

Este pensamiento científico es el de la muerte. La producción de máquinas en general, sobre todo de máquinas de guerra muestra que es así. Esto es porque la conciencia no se ha despertado suficientemente. Pero la lucha contra esta realidad de las máquinas produce un desarrollo de la conciencia. Si ésta no llega a ocurrir se perderá la cultura.

Todas las fuerzas de destrucción que se perciben, son solo la condición necesaria para que se desarrolle el espíritu.

El alma consciente necesita el pensamiento científico para expandirse. Los científicos usan este pensamiento porque es la tendencia de la época.  No porque ellos lo hayan impuesto. No es que la ciencia ha detenido al pensamiento doctrinario de la iglesia. Es la tendencia de la época, la que lo ha hecho.

hermandadblanca org albert einstein 1144965 1920 465×620.jpg - Cambia tus creencias y cambiará tu realidad - hermandadblanca.org

Todas las fuerzas de destrucción que se perciben, son solo la condición necesaria para que se desarrolle el espíritu.

Los trenes y los rieles

tren blur 123492 rudolf steiner desde los sintomas a la realidad en la historia moderna i215688

Durante el siglo XIX, la clase media durmió perdida en ilusiones y cuando se refería a la política vivía en un mundo ideal.

Estamos en la época del desarrollo del alma espiritual. Es el tiempo de comprender dos misterios que están relacionados el del no-bien y el de la muerte. Estos temas son tratados superficialmente por la ciencia: lo toman simplemente como la cesación de la vida. Para la ciencia espiritual es mucho más.

La muerte es producto de fuerzas universales que tienen objetivos que van mucho más allá de la muerte física, esta es solo un efecto secundario.

Es como si se pensará que la función de los trenes es destruir los rieles. Es cierto que el roce destruye los rieles y que si los rieles se dañan el tren se tiene que detener hasta que los vuelvan a componer. Incluso si reparan mal, el tren podría sufrir consecuencias peores. Lo cual es el caso de lo que se está haciendo en 1918 para solucionar los problemas de la guerra. Nuestra sociedad es muy despreocupada y superficial.

La muerte es producto de fuerzas universales que tienen objetivos que van mucho más allá de la muerte física, esta es solo un efecto secundario.

Finalidad real en la quinta época

La finalidad real es implantar en el hombre la facultad del alma espiritual (Espíritu Divino, Espíritu de Vida y Espíritu Humano). No solo el alma espiritual, sino la facultad del alma espiritual. Esto implica ir más allá del misterio de la muerte. La despreocupación y superficialidad impide comprender estos misterios.  El desarrollo de la facultad del alma espiritual exige mayor profundidad.

Esta profundidad implica comprender que no habrá solución social sin desarrollo espiritual, quienes no lo hacen están dormidos. La humanidad podrá usar conscientemente las fuerzas de la muerte a mitad durante esta quinta era post-atlante, a mitad del tercer milenio.

Así como la muerte es un efecto colateral de la acción de las fuerzas universales para el desarrollo de la conciencia espiritual, de igual manera ocurre con el no-bien.

El hombre podrá usar las fuerzas del no bien en el periodo de Júpiter.

El no-bien no debe ser entendido en las acciones que ocurren, sino en las inclinaciones, en la tendencia hacia el no-bien. Es decir, no tenemos que estudiar las consecuencias, sino las inclinaciones.

Desde el comienzo de la quinto periodo post-Atlante las inclinaciones –tendencias- al no-bien están presentes subconscientemente en todos los hombres. Quien cruza el umbral descubre que no hay delito, sino inclinación hacia él. El que el no-bien se realice en hechos concretos depende de las circunstancias. Es duro decir esto, pero es la verdad.

Esta profundidad implica comprender que no habrá solución social sin desarrollo espiritual.

El verdadero motivo

El motivo original de estas inclinaciones no es hacer el no-bien, esto es circunstancial. El verdadero motivo es el desarrollo de la vida espiritual. Esas son energías que deben ser aprovechadas para el desarrollo espiritual, en vez de dejarlas moverse sin control.

Todas las desgracias que han ocurrido en está últimas décadas (1918) son consecuencia del mal uso de esa energía e indican que vendrán peores catástrofes. En realidad, lo que está ocurriendo es la parte negativa del todo lo positivo que vendrá cuando nos hagamos conscientes de esta energía. Por lo tanto la idea no es crear el pesimismo, sino hacer una llamada para despertar y hacernos más fuertes.

En realidad, lo que está ocurriendo es la parte negativa del todo lo positivo que vendrá cuando nos hagamos conscientes de esta energía. Por lo tanto la idea no es crear el pesimismo, sino hacer una llamada para despertar y hacernos más fuertes.

Conclusión de

Desde los síntomas a la realidad en la historia moderna

Lo que está señalando Rudolf Steiner es que, desde el siglo XV, la humanidad entró en una realidad diferente donde lo importante no son los dogmas, sino un proceso hacia la libertad. Es un proceso hacia el desarrollo espiritual.

Lo importante ahora es el desarrollo de la autoconsciencia.

Esta lucha implica nuevas metas para toda la sociedad y para cada individuo. Para comprender estos cambios es necesario  desarrollar un nivel de comprensión más allá del materialismo. Lo cual implica no limitarse a la interpretación de los síntomas, sino una comprensión de la realidad que nos guíe hacia la libertad individual, la igualdad frente al Estado y la fraternidad entre los miembros de la sociedad. 

Este conjunto de charlas fueron dictados en 1918 y vamos a seguirlas en próximas presentaciones.

La tarea de esta época es lograr la fraternidad en el plano físico, la libertad en el plano psíquico y la igualdad en el plano espiritual.

Referencias

Rudolf Steiner From Symptom to Reality in Modern History

 

J. Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

 

Filosofía de la Libertad. Rudolf Steiner (1)

Anna Bonus Kingsford: Sueño (2) El tren sentenciado

¿Expiación Vicaria o Redención? 

Los misterios de los Arcanos Mayores

 

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx