Home » Mensajes del Cielo » Angeles » Arcángel Miguel » Tiempo de Pascua, por el AA Miguel

Tiempo de Pascua, por el AA Miguel

Soy Miguel, Príncipe y regente de las Milicias celestiales. Le transmito todo mi amor y toda mi protección. Vengo, y como lo he dicho volveré de nuevo en adelante, durante este período importante, por no decir otra cosa que vivo cada ser humano en su corazón, que vivo este planeta y que vivo también el conjunto de este sistema solar, a cada ventana de tiempo semanal.

En numerosas ocasiones, ya le indiqué una serie de elementos importantes que se hallan en la fase de manifestación en sus organismos y también del organismo del planeta Tierra. Esto se refiere a la reacción y a la integración a mi Presencia y a la Luz Ultravioleta que me está permitido ustedes retransmitir desde el Sol Central de las Galaxias, del punto central del pensamiento de Dios, hasta ustedes, por medio de mi vibración, de mi Presencia y también por medio de los otros planetas y de su Sol, en este sistema solar.

En numerosas ocasiones, le hablé de la presión de la radiación y la presión de la radiación Ultravioleta. Mi presencia y esta energía tienen efectos profundamente transformadores en sus organismos humanos y planetarios. La primera de estas transformaciones es despertar en ustedes y despertar códigos que le son desconocidos aún, en manifestación en su ADN. Esto está destinado a permitirle encontrar, en un futuro extremadamente cercano, la totalidad de su Esencia y su Divinidad. Y ello, lo dije, me acompaño de una serie de mecanismos, a veces vividos de manera muy perturbadora, desde simples cansancios, pasando por dolores, o incluso una serie de lo que llaman enfermedades que representan, en ese caso allí, formas de eliminación de sus sombras, de sus negruras y de lo que se podrían llamar, eventualmente, sus karmas pasados de naturaleza colectiva. Esto es ahora.

Un gran número de entre ustedes percibió esta vibración de la radiación Ultravioleta en su organismo. No olviden que esta energía está destinada a penetrar por su punto más alto. El punto más alto, como organismo humano, es su cabeza. El punto más alto en este planeta donde viven está constituido por lo que llaman volcanes y en particular los volcanes que se sitúan en las montañas. Esto está en marcha. Pueden constatarlo ya, en cualquier caso para los seres humanos despiertos, en vibraciones, presiones y dolores ocurriendo regularmente en adelante, y desde hace algún tiempo, en su cabeza. La presión de la radiación ultravioleta se manifiesta pues, dentro de los organismos humanos en su cabeza. El objetivo no es permanecer en esta cabeza sino hacer pasar esta energía Ultravioleta a su corazón. En efecto es en éste que se encuentra una serie de códigos encerrados vinculados a su Divinidad y a su Esencia.

La presión de la radiación vinculada a estas partículas de luz Ultravioleta debe, a medida de las semanas, conducirse al centro de su santuario interior y Templo interior. Allí es la condición ‘sine qua non’ de su subida, su ascensión y la vuelta a su Unidad. Eso está en curso. Eso obedece a normas precisas en su fisiología interna y sus mecanismos energéticos internos sobre los cuales volveré de nuevo, al momento conveniente, después del período pascual tal como se define en su calendario católico romano, porque este período corresponde, simplemente, a una luna llena especialmente activa como la del mes que sigue vinculada a la fiesta del Toro. Pero no están aún allí.

Ilustremos estas observaciones no en sus organismos sino en el organismo planetario. La presión de la radiación encendió, literalmente, una serie de volcanes principales en la superficie de este planeta, esto es un hecho innegable. Ahora, constatan también una serie de anomalías vinculadas a fenómenos que llaman meteorológicos consistiendo en subidas de temperatura anormales y descensos de temperatura profundamente anormales. La reacción de esto debe ser una pendiente de esta energía que llega en los volcanes que corresponde a un fuego terrestre pero que ha sido iniciada por el fuego cósmico en relación con la radiación Ultravioleta. Incluya que la radiación Ultravioleta está profundamente vinculada a los cambios, a la transformación. La energía Ultravioleta nunca ha tenido por objeto ser una energía de destrucción pero sin embargo corresponde a una energía de reconstrucción encaminada a hacer saltar las barreras de este planeta, como el organismo humano, a su Unidad, a su dimensión Divina que le era ocultada por la dualidad y por la encarnación. Esto está en curso.

La etapa siguiente ocurrirá en el momento en que el número de volcanes encendidos en su planeta, y dónde el número de partículas Ultravioleta acumuladas en su cabeza, permitirán a la energía y a la conciencia concentrarse más allá de la dualidad es decir, no en su cabeza sino en su corazón y, este, para el conjunto de los seres despiertos. Dije que la presión de la radiación iba a ir creciendo y, este, hasta el período de equinoccio de verano. Esto es también verdad por lo que se refiere a su planeta y el conjunto de estos planetas que deben preceder el encendido y la ascensión de su planeta. Esto está en curso. Muchos volcanes deben aún despertarse durante este período que le queda por cruzar para ir en el período que queda hasta su verano. Esto está en curso.

La etapa siguiente corresponde pues, a la pendiente de la energía de los volcanes en su planeta al nivel, no del elemento agua que está vinculado, sino del elemento aire. Esto corresponde, en la fisiología planetaria, a modificaciones profundas de lo que llaman las corrientes aéreas y marítimas de su planeta. Esto se traducirá en un paro de algunas corrientes y el desarrollo de otras corrientes marítimas existentes. En el aire esto va a traducirse en un énfasis principal de lo que llaman huracanes y ciclones que van a manifestarse en regiones sobre las cuales no han estado nunca presentes antes. Y ello, una vez más, se vincula solamente con la reacción de los elementos perturbados en la fisiología planetaria.

PUBLICIDAD GOOGLE

La energía Ultravioleta, por eso, es retransmitida por una serie de seres de altas dimensiones que tienen que hacer y estar en relación con la energía de este planeta. Se trata de una serie de Consejos, llamados Consejo Galáctico, Consejo Intergaláctico, Consejo de Melchizedek, Consejo de las Águilas, etc son muy numerosos, los seres teniendo un antropomorfismo humano, que hoy se encuentran a elevados niveles para canalizar, dirigir, orientar la energía de la presión de la radiación Ultravioleta. Su papel es fundamental.

Quizá perciben, para algunos de entre ustedes, fluctuaciones vinculadas a la energía en sus organismos fisiológicos humanos. Como pueden constatarlo, existe franjas horarias en cada una de sus días durante los cuales van a percibir, experimentar esta presión de la radiación, tanto en su cabeza como, para los que más avanzados, en su corazón. Recuerden también que la presión de esta radiación que irá creciendo, los seres humanos que no tienen la posibilidad ni los medios espirituales de activar los chakras superiores (es decir, los situados entre la cumbre de su cabeza y el corazón) verán estas energías afectarse en lo que llaman los chakras inferiores (es decir, los chakras situados a la parte inferior del corazón) traduciéndose en una fuerza de reacción profundamente ampliada ante el acontecimiento vinculado a los movimientos sociales, a los movimientos económicos, ellos también generados por la presión de esta nueva radiación.

Como ya se sabe, numerosos seres humanos han intentado aprovechar este período para crear sobre su planeta un clima propicio al miedo, un clima propicio a la desestabilización del alma humana. Esto no tendrá lugar contrariamente a las intenciones de estas formas allí. La presión de la radiación de la Luz Divina, retransmitida por la radiación Ultravioleta, por mi presencia, por su Sol y por el conjunto de los Círculos y Cenáculos vinculados a la Luz, viene a perturbar en gran parte todo eso e implica, en la humanidad, un fenómeno de confusión. Lo importante es, como lo dije, permanecer alineados y centrados lo más posible, permanecer neutrales lo más posible en relación a la confusión. Pueden crear esto siendo lo más posible, ausentes de reacción en relación a los acontecimientos que vienen. Esto es una prescripción que por mi parte voy a pedirles y a precisarles que no encontrarán la paz más que dentro ustedes y, ciertamente no fuera ustedes.

Esto lleva a reconsiderar, ya, antes de su paso a la quinta dimensión, lo que llaman la vida. Tienen la práctica, desde muy numerosas encarnaciones para la mayoría de entre ustedes, de vivir una vida exteriorizada que se define por la dualidad y su reacción con relación al sentido más amplio y también el más estrecho de sus vidas y sus desarrollos de destino. Hoy más que nunca conviene encontrar la Fuente de su vida en el centro de su ser, en el corazón. Es en este lugar, y solamente en éste, que considerarán la paz necesaria para no entrar en reacción a los acontecimientos sociales, económicos, que vienen hacia ustedes a grandes pasos.

Esto no es un mensaje de miedo. No hay nada si un número seres humanos conciben el miedo a través de estas palabras. Vine a anunciar lo que el Padre me pidió anunciar. Existe una serie de profetas, existe una serie de profecías que siempre han existido en la superficie de este planeta. Su objetivo no es dar miedo. Su objetivo es solamente prevenir, informar para que los humanos oigan estas palabras en su interioridad.

En la actualidad, más que nunca, eso va a convertirse en cada vez más verdadero. La única solución a este problema, la única solución a sus desengaños en su vida interior, económica, social, familiar, personal puede estar solo en el centro de su ser y en ninguna otra parte. Obviamente, se les ayuda, eso también se los dije, pero sin embargo, nadie puede ir a sus corazones, por ustedes. Eso le pertenece. Es un trabajo de cada minuto, de cada respiración. Se darán cuenta, en las semanas que vienen y que van a conducirlos hasta el equinoccio de verano, que a lo sumo volverán a entrar en su interioridad, que a lo sumo volverán a entrar en su corazón, que a lo sumo volverán a entrar en su Esencia, a lo sumo le será fácil manifestar la paz, la tolerancia, el amor y la comprensión exteriormente, cualquiera que sea la dureza de los acontecimientos exteriores debiendo afectar a la fisiología planetaria y también la fisiología de algunos seres humanos.

La única manera de ser en el corazón es no reaccionar. La única manera de ser en Unidad es no mantener la dualidad. Ahora bien, la reacción forma parte de la dualidad. Es pues primordial que aprenda usted, por sus meditaciones, por sus rezos, por sus momentos de silencio, por sus encuentros con la naturaleza, a desarrollar cada vez más este sentimiento de armonía con su propia Unidad, con su propia Divinidad.

Ahora, están muy precisamente a una semana del vencimiento de lo que se llama la Pascua. No es que quiera hablarles de religión. Entonces, si lo quieren bien, emplearé más bien el término de Nueva Luna llena. Ésta llega muy precisamente en 8 días de sus días terrestres. Durante este período que viven ahora, y en consecuencia un nuevo período de 7 días hasta esta fecha, le pido pues encontrar más los momentos y oportunidad de entrar en el centro de su corazón aunque eso sólo debe durar algunos minutos pero hechas varias decenas de veces si eso está en su posibilidad. Eso le permitirá estabilizar lo mejor posible su estado interior sólo con el fin de no volver a entrar tanto en reacción con relación a sus prójimos, con relación a sus propias emociones, a sus propias actividades mentales, profesionales, económicas, sociales o emocionales.

La única solución, una vez más, está vinculada al aprendizaje de la capacidad que tendrán, como ser humano, que vivir los acontecimientos que los esperan en su corazón. Las soluciones se derivarán de su capacidad para vivir en el estado de corazón. Si escapan a su corazón, manifestaciones emocionales relativamente importantes corren el riesgo de producirse que, serían profundamente dañinas a esto que tienen que integrar, revelar y revelar en ustedes con relación a su Unidad y su Divinidad. Se trata pues el próximo período propicio la presión de la radiación en su corazón.

Vuelvo de nuevo ahora a esto que había llamado, y lo que encontraron, como fenómenos luminosos vinculados a la presencia de la radiación Ultravioleta. Pueden percibir esta radiación a sus propios ojos abiertos en su realidad dual a la caída de la noche en el momento en que la luna comienza a aparecer en su cielo. Observe su cielo y constatarán que los fenómenos luminosos comienzan a aparecer sobre el conjunto de su globo. No se tratará pues de fenómenos vinculados al sol, inicialmente, sino vinculados al momento en que el sol está del otro lado del lugar donde viven y será pues una reflexión de esta luz sobre la luna que se manifestará a sus ojos. Los fenómenos luminosos que ocurran, por su parte, en pleno día se refieren a la inminencia de la manifestación de mi presencia como energía de reconstrucción sobre todo si estos fenómenos persisten más allá de la duración de 48 a las 72. Ya se le conoce eso.

Lo más importante, una vez más, y lo digo en cada intervención, no es tanto el fenómeno exterior, aunque éste se refiere a Luz en sí misma, sino a su reacción interior a la presión de la radiación que será la aceptación que le permitirá no reaccionar a los acontecimientos que la Tierra vive y vivirá.

He aquí lo que tenía que precisar y lo que tienen que hacer durante este período propicio a la entrada en su interioridad total con el fin de encontrar realmente quienes son, lo que son y esto hacia que quieren ir y, eso, en función no de sus deseos sino de su capacidad vibratoria para reducir este cuerpo, a hacerlo entrar en nuevas vibraciones que algunos de entre ustedes han comenzado, ya desde el mes de marzo, a experimentar, presentándose bajo episodios de subidas vibratorias sobre algunas partes del cuerpo o la totalidad de sus organismos fisiológicos. Esto es un aprendizaje. Esto requiere un tiempo.

El tiempo ahora ha acabado de llegar hasta la perfección de esta ascensión que no es aún una ascensión de cuerpo o una ascensión de quinta dimensión sino que prefigura, de manera ilustrada y manera real, lo que ocurrirá en el momento de su subida vibratoria definitiva en la quinta dimensión que eso esté con el cuerpo o sin el cuerpo. Esto pertenece a ustedes, a cada humano estando ante sus elecciones y ante la realidad de sus capacidades vibratorias. La única posibilidad, cualesquiera que sean una vez más sus edades, sus patologías, sus modos de vida, están solamente vinculados a su capacidad interior para subir lo que solemos llamar la vibración de su alma en el Espíritu.

La subida de la vibración del alma en el Espíritu se traduce en una vibración de la totalidad del cuerpo y también en una presión de la vibración en la cabeza y en el corazón y, posteriormente, en el conjunto de su cuerpo. En ese momento, cuando la presión de la vibración se manifiesta en el conjunto de su organismo fisiológico, se vuelve mucho más fácil y más fácil incluir lo que es la ascensión realmente. Todo el resto no son más que sus proyecciones vinculadas a sus deseos, a sus emociones o a su mental. La ascensión es un proceso vibratorio.

El derrame de la Luz del Padre, que vine a aportarle a través de la presión de la radiación Ultravioleta, está directamente vinculado a este aumento vibratorio. Hay ascensión sin aumento de su vibración interior. Esto es la garantía de su capacidad ascendente para el tiempo futuro. Sin embargo, la hora, una vez más, está la reconstrucción. Esta reconstrucción, lo observan, está en curso, al nivel del planeta, al nivel de su individuo, de sus prójimos y al nivel del conjunto de la humanidad. Existe una percepción más o menos mayor, una intuición más o menos fuerte, un instinto mayor o menor de que la realidad del cambio está allí. Eso está realmente allí. Eso no está en las palabras, eso no está en los egrégores que pueden crear sino solamente en su capacidad a esto que llamaría subir de vibración.

La subida de vibración es la única respuesta adecuada a la presión de la radiación Ultravioleta. Le corresponde acoger en ustedes esta energía y, si lo acogen completamente, más allá incluso de su corazón pero en el conjunto de su fisiología, ustedes constatarán próximamente y muy rápidamente esta capacidad de vibración del conjunto de su cuerpo, del conjunto de su organismo y digo bien al organismo fisiológico es decir, de su cuerpo físico. No hablo, allí, de las percepciones vinculadas a sus distintos cuerpos sutiles que no traducirían la capacidad de su cuerpo físico para entrar completamente en vibración. La vibración que reciben está destinada, si lo desean y si lo aceptan, a transformar completamente su fisiología. Es lo que es, para algunos, ya, el entusiasmo de vivir. Este período de maduración o acceso a la vibración se hará, ahora, hasta el vencimiento de lo que se llama el equinoccio de verano.

Ahí tienen algunos elementos importantes que deseaba transmitirles. Si tienen ahora interrogantes con relación a estos procesos, quiero bien intentar aportar luces adicionales.

PUBLICIDAD GOOGLE

Cuestión: ¿podría hablarnos de los códigos que se despertarán?

Ya se planteó la cuestión. Preocúpense simplemente de subir la vibración. El descubrimiento preciso de lo que son estos códigos se los daré después del período del fin de semana Pascual.

Cuestión: ¿cómo puede manifestarse la voluntad de subida de vibración lo mejor posible?

La única manera de hacer subir la vibración es aceptar la presión de la radiación Ultravioleta. El rezo, la demanda, no es referida por este proceso evolutivo.

No tenemos más interrogantes. Le agradecemos.

Entonces, amadas almas humanas en encarnación, antes de retirarme y decirle hasta la próxima semana de su tiempo humano, voy a hacerles abordar el proceso vinculado a la subida vibratoria por el aumento de la radiación de mi presencia y, en consecuencia de la presión de la radiación Ultravioleta en sus estructuras.

… Efusión de energía…

Aquí, bien amados Hijos de la Luz, almas humanas en encarnación, a que corresponden las primicias de esta vibración que deben vivir. Yo Soy Miguel, Príncipe y regente de las Milicias celestiales. Reciban todo mi amor, el amor del Padre y sobre todo mi protección y les digo hasta muy pronto.

MENSAJE DEL ARCANGEL MIGUEL. TIEMPO DE PASCUA

Canalizador: Verónique LORIOT & Jean-Luc AYOUN

www.autresdimensions.com

6 de abril de 2009

Traducción: Elías Profeta

http://elfinnoesen2012.blogspot.com/


MIGUEL
4 de abril de 2009


PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


8 comentarios
  1. User comments

    Gracias Arcanguel Miguel! estoy abierta y dispuesta a elevar mi vibración..

  2. User comments

    gracias amado AA MIGUEL giame siempre con tu luz , mi reiterada gatitud .

  3. User comments

    Gracias AA MIGUEL, Gracias Dios Padre Madre, Gracias a quienes permiten este canal de comunicación, estoy receptiva a la luz ultravioleta y a los cambios de mi fisiopatología, y por ende a la sanación, transformación y elevación. Amén.

  4. User comments

    Gracias Principe de la Milicias Celestiales, yo acepte la rediacion ultravioleta y estoy en esa etapa donde siento intensa actividad en mi cabeza hoy puedo entender lo que pasa .que asi sea.

  5. User comments

    Gracias Principe de las milicias Celestiales no entendí bien la forma en que debemos recibir la radiación ultravioleta pero igual lo acepto gracias.

  6. User comments
    mauricio cortes

    Gracias Arcangel Gabriel.

  7. User comments
    elisabetta zuliani

    Agradezco esta canlización, gracias amado miguel

  8. User comments

    Me pregunto si uno puede estar sintiendo esta vibración desde hace tiempo o está empezando apenas ahora ya que yo llevo ya varios años en lo cuales mi cuerpo está siendo afectado por una extraña vibración a la cual no ha habido respuesta médica.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend