Eligiendo a nuestros padres

Rosa Iuorno
Rosa Iuorno

Eligiendo a nuestros padres

No solo seleccionamos a los padres, sino también el estilo de vida, las personalidades y la experiencia que ofrece una familia en particular.

Una de las preguntas más frecuentes sobre la reencarnación es si elegimos a nuestros padres y, de ser así, ¿por qué? La respuesta que es, por supuesto, sí, arroja luz sobre el concepto de karma.

Nosotros elegimos a nuestros padres. Sin embargo, no solo seleccionamos a los padres, sino también el estilo de vida, las personalidades y la experiencia que ofrece una familia en particular. Esta es una selección sobre la cual nuestros ángeles tienen una influencia particular.

Puede haber muchos grupos de padres que son atractivos para la entidad entrante, y solo con la ayuda de los ángeles se eligen los correctos. A pesar de que podemos estar completamente descontentos con nuestros padres, y en algún momento la mayoría de nosotros nos hemos sentido así, los nuestros son los padres correctos para las necesidades kármicas de nuestra alma.

Todo dependerá de nuestros registros akáshicos

Los ángeles pueden acceder a los registros akáshicos y anotar los hechos, intenciones y experiencias pasadas de una entidad. Cuando es el turno del alma de entrar en un cuerpo físico, se requiere una gran cantidad de esfuerzo y coordinación. ¿Debería la entidad nacer de una madre soltera? ¿Debería ser adoptado? ¿Debería haber dos padres devotos y amorosos?

Las posibilidades se explican cuidadosamente a la entidad. Una vida de karma fácil, comodidad y riqueza puede ofrecer pocas oportunidades de crecimiento o desafío. Sin embargo, una vida de karma difícil puede ser justo lo que el alma necesita para equilibrar experiencias previas y proceder a un ritmo acelerado.

Nacer en la pobreza de una madre soltera puede, por ejemplo, resolver el karma inacabado de toda una vida de egoísmo. Puede haber una desventaja física, como una pierna corta y una cojera, para ayudar a resolver el karma de la vida como soldado cuando la entidad se complació en mutilar y matar.

El problema con esta alma no era que él matara, sino con su actitud de disfrutar el sufrimiento de los demás. Esto no está de acuerdo con la ley universal del amor y la compasión. Como en el momento de su muerte, la entidad aún no había aprendido la compasión o la misericordia, se considera que el suyo es karma inacabado.

Si bien los ángeles de los registros akáshicos explican pacientemente a la entidad protestante por qué necesita una vida de privación en lugar de una de lujo, la experiencia del nacimiento podría estar ocurriendo. Esto explicaría por qué tantos bebés nacen aullando

A veces sucede que un alma entrará en el embrión en la concepción y permanecerá toda la vida. En otras ocasiones, ninguna alma permanecerá dentro del feto, incapaz de encontrar la experiencia o el nivel vibratorio compatible con sus necesidades.

Antes de la experiencia del parto, muchas almas entran y salen o «visitan» el embrión o el feto en desarrollo. Este ir y venir puede ocurrir hasta seis meses después del nacimiento. A veces sucede que un alma entrará en el embrión en la concepción y permanecerá toda la vida. En otras ocasiones, ninguna alma permanecerá dentro del feto, incapaz de encontrar la experiencia o el nivel vibratorio compatible con sus necesidades. Cuando esto no coincide con los padres que necesitan esa experiencia kármica en particular, puede ocurrir un nacimiento sin vida o un aborto espontáneo (o aborto).

Un alma tiene que nacer en el momento adecuado, además de nacer para los padres y el lugar adecuados. ¿Te imaginas el trabajo cósmico que está involucrado en un desafío como ese? Cuando una entidad respira por primera vez, está astrológicamente programado para la vida, dentro de una grilla etérea que permanece con él durante toda su vida.

Esta cuadrícula indica las lecciones que se deben aprender y hasta qué punto. Este patrón puede leerse en el aura o en el campo eléctrico del individuo. Dado que los patrones astrológicos contienen todas las indicaciones kármicas pasadas, presentes y futuras, es esencial que la persona nazca en el momento preciso y en el momento correcto, y de los padres correctos.

Algunos padres necesitan la experiencia de criar hijos nacidos de otra persona, tal vez equilibrando el acto de renunciar a los propios hijos en otro momento. Así también, la madre biológica puede necesitar una experiencia desgarradora o de alivio, tal vez haber percibido la vida con indiferencia, o aún albergar dolor por una experiencia relacionada.

Es esencial que la persona nazca en el momento preciso y en el momento correcto, con los padres indicados.

Las almas entrantes entregadas por la madre han experimentado un corte de uno de los lazos más importantes que una persona puede tener. En otra encarnación, es posible que no hayan apreciado el vínculo de la maternidad, o que lo hayan abusado, rechazado o simplemente lo hayan subestimado, o que hayan sido un niño que dejó o lastimó a sus padres. Habiendo rechazado en otra vida, ahora tienen que experimentar el rechazo para comprender completamente que este no es el plan de Dios.

Por otro lado, la madre adoptiva en esta encarnación busca desesperadamente la satisfacción maternal. Al no haber tenido éxito en la concepción natural, posiblemente por no haber apreciado las bendiciones de la maternidad, ahora se le da la oportunidad de tener un hijo.

Cuando una madre sustituta se niega a dejar ir a su hijo, a veces su memoria del alma se ve afectada, y si bien es cierto que está incumpliendo la promesa de un acuerdo contractual, a veces la naturaleza no puede ser ignorada. Como en el caso de la infertilidad, la naturaleza debe ser tratada con honestidad. El plan universal puede ser que el niño natural se quede con la madre natural. Es posible que a Dios no le importen los contratos relacionados con un bebé.

El recuerdo del alma de la madre, o el registro akáshico, puede ser tocado cuando ve a su hijo por primera vez, o se patea en su útero y se da cuenta de que le pertenece. Muchos de los padres involucrados en la relación sustitutiva se han sentido engañados y han luchado hasta la muerte para conseguir a sus hijos, que a menudo provienen de su semilla. Tal padre también puede tener en su memoria del alma la experiencia de rechazar a un niño entrante, o de alguna manera no apreciar el vínculo de la paternidad.

Extractos del libro ¿Por qué estoy aquí? Una guía reveladora para su propósito y potencial. Por Joyce Keller con Elaine J. Keller

Traductora: Rosanna Iuorno / Redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

Fuente: Joyce Keller

Url original: https://www.edgarcayce.org/ 

Los Arcanos Menores del Tarot Rider

Los misterios de los Arcanos Mayores

¿Qué es la meditación?

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx