Motivación (18) El carácter y la motivación

José Contreras

Motivación (18) El carácter y la motivación interna o externa

caracter motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

Vamos a revisar los conceptos de motivación y de carácter en función de descubrir quienes somos.

Introducción: El caracter y la motivación

La motivación es un tema sobre el conocimiento de nosotros mismos. La sociedad nos ofrece roles como el de hijo, estudiante, padre, obrero, empresario y nos enseña a comportarnos en cada función.

Por otra parte, cada persona es diferente a otra. La naturaleza nos ha hecho diferentes y espera algo de cada uno. De alguna manera sabemos cuándo somos fieles a nosotros y cuando no. Pero necesitamos que ese proceso sea consciente, para poder elegir nuestro camino y lograr un desarrollo moral de acuerdo a nuestra verdadera naturaleza.

Vamos a revisar los conceptos de motivación y de carácter en función de descubrir quienes somos.

El carácter y la motivación interna o externa

Tipos de motivación

Normalmente se hace referencia a que hay dos tipos de motivación, la interna y la externa. Se supone que la motivación interna se refiere a que uno mismo se crea la necesidad de hacer algo y que la motivación externa es cuando los demás nos crean la necesidad. Vamos a relacionar estos conceptos con los conceptos de Schopenhauer sobre el carácter básico y el adquirido.

Motivación externa y autocontrol

Hay propuestas para convertir la motivación externa en autocontrol, por ejemplo la que propone el Psicólogo ruso Luria y el canadiense Donald Meichenbaum.

Ellos señalan que para cambiar alguna conducta se puede usar el lenguaje para autocontrol y se comienza con el lenguaje oral que se refiere a repetir una frase dada por el Psicólogo mientras realiza los actos que quiere que el paciente internalice y luego, el paciente repite los actos con las frases señaladas.

Después de un tiempo, que puede ser de algunas semanas, el paciente comenzar a repetir esa frase en silencio, mientras realiza los actos.

Un ejemplo puede ser:

  • En la primera etapa el Psicólogo está con un niño hiperactivo y se mantiene sentado mientras se dice en voz alta “voy a estar sentado por dos minutos”.
  • En la segunda etapa lo dice el niño mientras está sentado o si esta parado se sienta mientras repite la frase.
  • En la etapa final el niño lo dice en silencio mientras permanece sentado. La idea es convertir una frase dada por el educador en una frase silenciosa que se repite el niño.
autocontrol motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

En la tercera etapa el niño se mantiene sentado mientras se dice en voz alta “voy a estar sentado por dos minutos»

Se espera que cuando el niño esté moviendose alrededor del salón de clase, el docente le haga una señal para que repita el ejercicio en silencio y se siente.En realidad, se puede decir que en este caso se convierte el lenguaje social en autocontrol. Lo importante de esta técnica es que consiste en convertir el lenguaje oral en lenguaje silencioso. En realidad es convertir la motivación externa en autocontrol. Estas son técnicas conductistas.

Motivación externa y Socialización

El punto de discusión en este momento es si existe la motivación externa. Es verdad que la mayor cantidad de nuestras acciones son aprendidas. Nuestros padres nos socializaron, es decir nos enseñaron a vivir en el mundo actual, por la repetición de frases y de acciones. En nuestra infancia y juventud asimilamos ese aprendizaje y lo hicimos nuestro.
Este aprendizaje es tan eficaz que los niños de diferentes países están convencidos de que sus actos y sus creencias son idénticos para todos los habitantes del mundo. Solo después se comienza a descubrir que las costumbres varían de un país a otro.
En la adolescencia aprendemos a regirnos según lo que nos enseñan en la escuela y en el liceo y sobre todo por lo que hacemos con nuestros amigos. Casi todo esto es un aprendizaje externo. Son motivaciones externas.
Es muy importante aprender a vivir en la sociedad. No tenemos capacidad para vivir aislados. Sin embargo, no debemos ser solo repetición de lo que nos enseña la sociedad. Hay algo que nos hace ser únicos, y debemos descubrirlo, porque eso nos permitirá ser creativos y hacer aportes novedosos a la sociedad.

Lo que se llama motivación externa es el apoyo de actores sociales para que hagamos lo que a ellos consideran que nos conviene. En algunos casos puede estar de acuerdo con lo que queremos, sin embargo, en muchos casos corresponde a sus expectativas sobre lo que debemos hacer.

Incluso las personas que más nos quieren pueden estar defendiendo sus intereses y no los nuestros. Es el caso de un sacerdote que le sugiere a los jovenes que estudien ciertas profesiones, cuando en realidad él tiene planes a futuro en los cuales necesita ese tipo de profesionales.

Motivación interna

Por contraste, vamos a presentar el proceso inverso que consiste en descubrir la motivación interna para hacer lo que en realidad queremos hacer. En este caso, comenzaríamos reconociendo los actos. El sujeto reconocería su situación. Que, en el ejemplo anterior sería “estoy constantemente en movimiento”. A partir de allí se buscarán los motivos que impelen al sujeto a realizar la acción. Este procedimiento está más cerca del psicoanálisis.

psicoanalisis motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

descubrir la motivación interna para hacer lo que en realidad queremos hacer

La idea es que el sujeto descubra que en él hay una energía que lo incita a la acción y que él puede aprender a darle nuevos motivos.

En una ocasión conocí a un investigador que publicaba muchos trabajos. Otro investigador me comentó: él es hiperactivo, pero aprendio a usar esa energía para la investigación.

El problema con la motivación interna es que debemos conocernos, para saber que es lo que en realidad queremos.

En una ocasión conocí a un investigador que publicaba muchos trabajos. Otro investigador me comentó: él es hiperactivo, pero aprendio a usar esa energía para la investigación.

Conocerme es conocer mi carácter

Carácter básico

La manera en que cada persona asimila los aprendizajes es diferente porque cada ser humano es diferente y en la medida en que maduramos descubrimos que ciertas necesidades son solo nuestras y no coinciden con las de la mayoría.

Uno quiere ser artista, otro quiere ser científico, para otro su pasión es ser un excelente cocinero. Habrá alguien que lo que quiera es bailar. Otro piensa que lo mejor es vivir de los demás y se prepara para desarrollar su astucia. También hay personas que se sienten perdidas en el mundo y no saben que es lo que quieren.
Este aspecto de saber qué es lo que uno quiere se refiere a la motivación interna. Es un tema problemático del que no se puede escapar nadie. Hay preguntas que surgen con mucha frecuencia ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Qué quiero?

preguntas motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Qué quiero?

En algún momento descubrimos no solo que no somos como los demás, sino que comprendemos que es imposible ser como los demás. Los demás también son muy diferentes y si los quisiésemos complacer a todos nos volveríamos locos. Así que cada uno tiene que tomar decisiones sobre sí mismo. Nadie puede decidir por él.
Aquí surge un aspecto muy importante. Si estudiamos a los leones, veremos que en general todos son básicamente iguales. Los expertos pueden predecir los comportamientos de animales individuales porque cada uno tiene una conducta propia de su especie. Sin embargo, entre dos individuos humanos puede hay mayor diferencia que entre dos especies animales.

caracter de los leones motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

Los expertos pueden predecir los comportamientos de animales individuales porque cada uno tiene una conducta propia de su especie

Este reconocimiento de que cada persona posee un carácter básico diferente nos ayuda a comprender que no solo no tenemos que ser como los demás, sino que también debemos aceptar a los demás como son.
Estas ideas sobre el carácter nos ayudan a comprender que nuestros motivos también son diferentes. Es cierto que como seres humanos habrá motivos comunes. Pero otros motivos serán específicamente nuestros.

Estas ideas sobre el carácter nos ayudan a comprender que nuestros motivos también son diferentes. Es cierto que como seres humanos habrá motivos comunes. Pero otros motivos serán específicamente nuestros.

Carácter adquirido

Para hacer una idea de lo que es conocernos, sigamos con el ejemplo de los leones, podríamos imaginar al género de los leones (no a un león en particular) querer evolucionar y que este super-ser (el género de los leones) decide conocerse.

Comienza observándose en su acción en cada león y aceptando que eso que observa es él, como especie. Puede que no le agrade todo lo que observa, por ejemplo su eterna pelea con las hienas, sin poder tener el control absoluto. Pero tiene que aceptar que hay algo en él que produce la competencia con las hienas.

No las va a culpar a ellas. Se va a hacer responsable de esa situación. Se va a preguntar qué es lo que no ha aprendido que incide en que la situación se mantenga. Este es el paso de que hablamos al referirnos al ser humano.

El ser humano es un individuo y cada ser humano es una especie. Cada uno es diferente a los demás y no podemos conocernos como individuos conociendo a los demás. Es cierto que hay aspectos comunes, pero también los hay entre el león y el ratón. Pero son dos especies diferentes. En este sentido cada ser humano es una especie diferente. Cada ser humano tiene que hacerse responsable de sí mismo.

Socialización y carácter

La socialización debe ser útil para formar nuestro carácter, no para debilitarlo. Pero el desarrollo del carácter nos obliga a reconocer quienes somos.

Si fuésemos a hacer una comparación podríamos suponer que tenemos un perro y un gato. Los educamos  (socializamos) para que tengan ciertas conductas apropiadas para podernos relacionar con ellos de manera armoniosa e incluso los enseñamos a tratarse bien y aceptarse entre ellos.

Siempre vamos a saber que uno es un gato y el otro un perro. Esto es lo que quiero expresar con el carácter básico. Ese carácter lo podremos educar, pero no lo podemos cambiar. En la medida en que les enseñamos a comportarse les estamos formando el carácter adquirido. Pero ese carácter adquirido se hace sobre las características del carácter básico de cada uno. El hecho de que se traten sin agresión es el carácter adquirido, pero cada uno sigue con su carácter básico de perro y de gato.

Este ejemplo es para señalar que el carácter básico es el fundamento sobre el que vamos a desarrollarnos.

perro y gato motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

El carácter adquirido del perro y del gato se hace sobre las características del carácter básico de cada uno.

¿Quién soy yo?

Así que la pregunta ¿Quién soy yo? No me la puedo contestar observando a los demás. Este es el error que cometen quienes consideran que si conocen los promedios estadísticos de alguna conducta ya conocen a un ser humano. El problema es que no vamos a conseguir a ningún ser humano que coincida con el promedio estadístico de todas las conductas. Ese ser humano promedio, no existe. Así que no tiene sentido tratar de ser como el promedio.

Quiero actuar por que quiero cambiar

Lo único que podemos decir con sentido es que queremos cambiar. Podemos decir que a partir de esa situación adquirimos experiencia y que si se nos presenta la oportunidad lo haremos diferente. Así que el pasado nos es muy útil para saber quiénes somos, pero no para cambiar el pasado.
Lo que sí podemos hacer es saber que lo que hicimos tiene consecuencias y movernos con rapidez para compensar nuestros errores antes de que tengamos que sufrir los efectos. Es decir, debemos educarnos para adquirir experiencia.
Así que ese pasado que no queremos repetir se refiere tanto a nuestro carácter básico como al carácter que hemos construido. Todos los aspectos éticos y de respeto a los demás corresponden al carácter adquirido en la medida en que los hemos adquirido de los demás.

Pero también se puede referir al trabajo que hemos hecho sobre nosotros mismos. Esas cualidades que hemos desarrollado se han elaborado sobre ese carácter básico que conforma nuestra esencia. Estamos desarrollado el carácter adquirido sobre nuestra esencia.

¿El otro soy yo? Altruismo

Con nuestro aprendizaje social es posible que hayamos aprendido a tener caridad y altruismo. Lo habremos aprendido en la escuela y en la iglesia. Pero es posible que nuestra experiencia nos diga que lo hemos aplicado sin sabiduría.

En la medida en que al altruismo es aprendido por socialización no es verdadero. Es una conducta aprendida. No ha surgido de un convencimiento interior.
Ser altruista es permitir que el otro crezca, sin dejar de ser yo. Podemos confundirnos y creer que servir a los demás es confundirnos con su función en la vida. Una cosa es comprender el sufrimiento del otro y ser oportuno en la ayuda y otra es permitir que los demás se conviertan en un peso que no podemos soportar. En este último caso ni ayudamos al otro a crecer, ni podemos crecer nosotros.
Así que aquí tenemos tres elementos.

1. Lo que hemos aprendido por nuestros padres, la escuela y la iglesia que es externo. Podríamos decir que son motivaciones externas.

2. Lo que realmente queremos que se expresa en nuestro actuar y conforma nuestro carácter básico

3. Lo que hemos aprendido de nosotros y que nos ayuda a elegir mejores formas de lograr lo que queremos, que se refiere al carácter que estamos desarrollando. El verdadero altruismo surge cuando comprendemos que la naturaleza tambien se expresa en los demás seres.

el respeto a la vida motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

El verdadero altruismo surge cuando comprendemos que la naturaleza tambien se expresa en los demás seres.

Esto no quiere decir que vamos a aceptar los abusos, sino que vamos a comprender que los demás tengan intereses diferentes. Será más fácil comprender que los demás tengan gustos diferentes.Eso no nos va a ofender. También podremos comprender que nuestros motivos difieran de otras personas y eso no nos hace ni mejores ni peores.
Con esto llegamos a la conclusión de que no somos solo el resultado de la socialización. Sino que somos individuos que siendo únicos hemos sido formados para expresar las características de nuestra cultura, y de nuestra familia, pero en la medida en que tratamos de ser como lo exige la sociedad nos estamos traicionando y nos sentiremos infelices. Por esta razón debemos seguir preguntandonos ¿Quien soy yo?

Soy lo que hago

Schopenhauer afirma que una forma de conocernos es prestar atención a lo que hacemos. Lo que hacemos dice mucho sobre quien somos. También lo que no hacemos nos dice quien somos. Pero esta búsqueda tiene que ser personal. No puede ser otro quien nos diga quien somos. Estaríamos nuevamente en la motivación externa.

Uno de los problemas de la motivación externa es que está siempre está al servicio de los intereses de otro. Ese otro puede ser una persona, una institución o el Estado. Es cierto que tenemos responsabilidades en la sociedad, pero eso no nos dice quiénes somos en nuestra esencia.
Si hacemos un repaso de aquellas cosas en las que hemos actuado de manera inmoral. Tenemos que aceptar que eso es parte de lo que somos. Esto no quiere decir que no podamos ser morales.

Lo que nos está diciendo es que para ser morales debemos reconocer nuestros defectos y comenzar a convertir esas tendencias en otras que corresponden a un desarrollo superior. Si una persona bebe o fuma, antes de dejar el vicio tiene que aceptar que lo tiene.

Los demás no nos pueden decir quiénes somos, porque esto es una búsqueda personal. Así que un aspecto importante es descubrir nuestros defectos y nuestras cualidades. Sin embargo, una persona de mayor desarrollo moral que nosotros nos puede decir en que aspectos nuestros debemos prestar atención.
Así que para conocernos tenemos que conocer que es lo que queremos y para saber que queremos una forma es observar lo que hacemos.
En la acción se une lo que nos impone la sociedad por la fuerza o de manera sutil con lo que queremos. Es decir la acción relaciona nuestra dependencia con nuestra voluntad. Por esta razón, el mejor espacio para conocernos es en lo que hacemos.

Muchas veces nos quejamos por que debimos haber hecho algo, pero no lo hicimos. Esto es un error. No nos damos cuenta que si volviésemos a vivir esa situación con el mismo conocimiento que teníamos, con la misma experiencia y con las mismas presiones sociales volveríamos a hacer lo mismo.

Regresamos a la pregunta ¿Quién soy yo? Hay una primera respuesta. Soy lo que hago. Dos personas, ante las mismas situaciones responden de manera diferente. Ya sabemos que un gato y un perro, ante las mismas circunstancias tienen conductas diferentes. Por más que intentemos convertir al perro en un gato o viceversa, sabemos que hay ciertos límites que no podremos cambiar.
Igual ocurre con nosotros. No podemos ser igual a otro. No podemos ser iguales a nuestros ídolos. Podremos emularlos, pero hay algo que nos dice que ciertas acciones nos quedan muy bien y otras no son nuestras y que si las hacemos, los que nos observan sabrán que estamos actuando, que no somos nosotros.

Para conocernos tenemos que conocer que es lo que queremos y para saber que queremos debemos observar lo que hacemos.

Ejercicios
¿Cómo podremos conocernos?

Una vía es hacer una lista de las cosas que hemos hecho desde nuestra infancia. Habrá cosas que se repiten, habrá incluso cosas que siempre nos han disgustado.
¿Qué cosas hemos hecho a pesar de que los demás no querían que las hicieran?

¿Cuáles de esas cosas las dejamos de hacer porque los demás se molestaban y no podíamos manejar esa situación?

¿Qué tipo de libros leemos?

los libros y el caracter 2 motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

¿Qué libros leemos?

Soy la Naturaleza

Tenemos que considerar que todo lo que percibimos existe porque responde a una necesidad de la naturaleza por seguir existiendo. La naturaleza se expresa también a través nuestro y nos necesita con funciones muy diferentes a las de los demás seres. Así que podemos decir que lo que yo quiero, lo quiere la madre naturaleza a través de mí.

Una parábola sobre los dones individuales

En el nuevo testamento de la Biblia, Jesucristo habla de los dones que se le ha dado a cada ser humano. A uno le da poco, a otro más y a otro mucho más. Algunos se dedican a aumentar esos dones y algunos de ellos prefieren guardarlos para devolvérselos a su dador.

Al final de la jornada los que han aumentado sus dones son premiados con el doble de lo que han regresado. Pero los que guardaron lo que habían recibido y devolvieron justo lo que habían recibido fueron rechazados y perdieron los dones que había recibido.

Esta parábola nos dice mucho sobre nuestro sentido en la vida. Un campesino siembra una semilla y espera cientos o miles de semillas a cambio. Imaginemos que la planta después de ser atendida por el sembrador le regrese solo una semilla. Este se sentirá frustrado.

Nosotros somos semillas y todos los días tenemos sol y alimento, pero a cambio se espera algo. No algo, la vida espera mucho de nosotros. No estamos aquí por casualidad. Nuestra presencia no solo debe enriquecer al mundo, sino que también debe enriquecernos a nosotros.

semilla motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

Un campesino siembra una semilla y espera cientos o miles de semillas a cambio.

Alguien podría pensar que es asunto de egoísmo. Que ser lo que se quiere es aprovecharnos de los demás. Pero el problema es que la vida, espera tanto de nosotros, como de los demás. Si por envidia o por avaricia impedimos que los demás se desarrollen, también estamos impidiendo que los demás se conozcan a sí mismos.

Es importante comprender que los demás están allí, para ayudarnos a comprender quienes somos. No lo vamos a descubrir solos. Nosotros también estamos para ayudarlos a ellos a descubrirse.
Incluso cuando percibimos a los demás como competencia, están allí para impedirnos ser complacientes con nosotros mismos. También están allí para ser nuestros maestros. Algunos están allí para que los evitemos. En la medida en que tienen los defectos que no queremos mantener, son la representación de nuestros vicios y una manera de recordarnos que debemos evitarlos.
En este sentido los motivos que nos hacen crecer se enfrentan a motivos que nos quieren mantener en la decadencia. Esos motivos son externos y son internos. Nuestra conciencia siempre tiene que hacer elecciones.

La lucha que vivimos en nuestro interior es la misma lucha que vivimos en nuestras relaciones sociales. Pero estando conscientes de esta situación tenemos que decidir si vamos a aumentar nuestros dones o si vamos a estancarnos. Ya Jesucristo lo dijo, si los aumentamos, recibiremos el doble. Si nos estancamos, nos quitará lo que ya nos han dado.

Tampoco debemos creer que verdad es lo que decidimos que es verdad. La verdad existe y debemos buscarla.

En síntesis

Hemos revisado los conceptos de motivación y de carácter para comprender que los motivos de la sociedad son diferentes a los da cada individuo. La importancia de comprender esto es que nos ayuda a reconocer que tenemos el derecho a ser diferentes y que debemos darle el derecho a los demás de descubrir quiénes son y de actuar en consecuencia.

Además comprendemos que tenemos un carácter que no depende de las circunstancias sociales, sino que nos ha sido dado por la naturaleza. Tenemos una responsabilidad y es la de expresar quienes somos.

Debemos educar nuestro carácter. Esta educación comienza por observar nuestros actos para conocernos y para decidir mejor nuestras acciones.

De acuerdo a la parábola de los dones, estamos en la obligación de dar mucho a partir de lo que tenemos. Al que tiene poco se le pedirá menos que al que tiene mucho. Pero a nadie se le aceptará haber malgastado los bienes que la naturaleza le ha otorgado.

baile y caracter motivacion 18 el caracter y la motivacion i224038

De acuerdo a la parábola de los dones, estamos en la obligación de dar mucho a partir de lo que tenemos.

Debemos educar nuestro carácter. Esta educación comienza por observar nuestros actos para conocernos y para decidir mejor nuestras acciones.

Referencias

Crescenciano Grave (2006) Naturaleza, Carácter Y Violencia: Derivas a partir de Schopenhauer

Donald Meichenbaum (1987) Manual de inoculación de estrés

 

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

 

¿Qué es la meditación?

Los misterios de los Arcanos Mayores

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Filosofia de La Libertad (4): IX LA IDEA DE LA LIBERTAD

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx